Trabajadoras humanitarias, el reto de una tarea rodeada de prejuicios y violencia de género

En el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, destacamos su rol de asistir y bregar por la seguridad de las personas en todas partes del mundo.

Trabajadoras humanitarias, el reto de una tarea rodeada de prejuicios y violencia de género

Foto: www.lac.unwomen.org

Identidad y Género Unidiversidad por Julia López / Fuente: Infobae / Publicado el 19 DE AGOSTO 2020

Desde el 2008 se celebra el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, en conmemoración a un atentado contra la sede de la Organización de las Naciones Unidas en Bagdad en 2003 que causó la muerte de 22 personas. En este día, se busca reconocer a quienes trabajan en la asistencia y protección de poblaciones vulnerables en todo el planeta, bregan por la seguridad de las personas en medio de conflictos armados, la alimentación, la vivienda y los medios de vida de quienes más lo necesitan. 

Prestan servicios en lugares peligrosos, en condiciones de extrema vulnerabilidad. En este marco, las mujeres se enfrentan a retos y riesgos particulares en razón de su género. Incluso se desempeñan en contextos donde la cultura local no aprueba su trabajo ni el de ninguna mujer fuera de las tareas del hogar. 

Desde 2003, más de 4500 trabajadoras y trabajadores humanitarios han sido víctimas de asesinatos, heridas, detenciones, agresiones o secuestros mientras desempeñaban sus tareas. Del total de mujeres, el 8 % fueron violadas o agredidas sexualmente, aunque la ONU asegura que el porcentaje puede ser mayor. 

Este dato solo suma si se interpreta en clave de género, la que permite entender la especificidad de estos ataques sexuales: son perpetrados por varones en razón de su situación de poder frente a las mujeres, una agresión que nunca –o casi nunca– se comete contra otro varón. Alertar sobre las particularidades de lo que atraviesan las trabajadoras humanitarias debe servir para mejorar su situación y promover la igualdad, el respeto y la no discriminación de género, no solo dentro de la ONU, sino en todas las culturas a nivel global. 

La ONU instó a proteger a las mujeres que conviven con maltratadores

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, reclamó a los países que adopten medidas para enfrentar el "estremecedor" aumento de la violencia machista durante el confinamiento por la pandemia de coronavirus, ya que por la cuarentena obligatoria, las mujeres pueden verse "atrapadas con parejas abusivas".

Del más de medio millón de personas que prestan asistencia, son mujeres alrededor del 43 %, una cantidad que no se puede subestimar. El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, destacó el rol de las trabajadoras humanitarias y reconoció su papel fundamental para responder a la violencia machista.

“Están en primera línea, ya sea para apoyar a los civiles atrapados en una crisis o para hacer frente a los brotes de enfermedades. Su presencia amplía el alcance de las operaciones de ayuda y las hace más eficaces. Asimismo, mejora la respuesta humanitaria a la violencia de género, que se agrava en situaciones de emergencia”, expresó Guterres.

Hoy el contexto se complejiza por la pandemia de COVID-19, ya que, a nivel global, aumenta considerablemente el número de personas con necesidades humanitarias. Según estimaciones de la ONU, se suman alrededor de 22 millones y hacen un total de 168 millones de personas que necesitan asistencia en materia de comida, albergue, cuidados médicos, protección u otras necesidades básicas para sobrevivir. 

Si se consideran solamente los sistemas de salud, un artículo del Foro Económico Mundial (Foro de Davos) de marzo de este año explicitó que son mujeres el 70 % de las personas que trabajan en salud y asistencia social, de acuerdo a lo analizado por la Organización Mundial de la Salud en 104 países. Hoy, en contexto de pandemia, el personal de salud es esencial y las mujeres, más de dos tercios del total, son las primeras expuestas al contagio.

Pandemia y aislamiento: aumenta la carga sobre las mujeres

El Foro Económico Mundial -también conocido como Foro de Davos- publicó un informe que afirma que las consecuencias del coronavirus pueden ser peores en las mujeres. Si bien esto no refiere a que la tasa de contagios o muerte sea más alta para esta población, sí se relaciona con la división sexual del trabajo y cómo las tareas de cuidado descansan en ellas.

Sin embargo, las mujeres no son solo la primera línea ante la emergencia sanitaria, sino también ante la emergencia económica que potenció las vulnerabilidades existentes. La coordinación de actividades comunitarias también tiene a la cabeza a las trabajadoras populares, docentes y vecinas que arman redes solidarias ante la falta de alimento, vivienda y otras necesidades básicas. 

día mundial | asistencia humanitaria | mujeres | género | onu