Videojuegos, los nuevos deportes millennials

Las transmisiones en vivo de partidas de videojuegos son una de las principales fuentes de entretenimiento entre adolescentes. El avance de esta nueva modalidad de consumo plantea, en cierto sentido, si este tipo de actividad debe ser considerada un deporte.

Videojuegos, los nuevos deportes millennials

Sociedad Unidiversidad por Ignacio de Villafañe / Publicado el 28 DE MARZO 2018

Recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico. Esas son algunas de las acepciones con las que la Real Academia Española define el concepto de “deporte”. Visto así, los videojuegos no deberían quedar fuera de lo comprendido por dicho término. El mundo gamer crece de manera exponencial  y su imposición como nueva costumbre formula una pregunta inevitable: ¿cuenta como deporte si se hace desde la terminal de una computadora?

El caso de los videojuegos remite de manera inmediata a otra famosa actividad cuyo estatus deportivo, a pesar de los reconocimientos internacionales, también es discutido. Desde que el Comité Olímpico Internacional (COI) incluyó la práctica de ajedrez en su lista de deportes, los debates al respecto no cesaron. Ni siquiera los más de cien países que lo declaran como tal parecen sumar peso suficiente como para cerrar el debate de una vez por todas.

Pero hay razones para decir que el ajedrez es lo que es y todas son aplicables al mundo de los videojuegos. Por ejemplo, en ambos casos se trata de actividades que implican elevados niveles de concentración y, por ende, de una buena aptitud física que siente las condiciones necesarias para el alto rendimiento intelectual que se requiere. En el caso puntal del ajedrez, la profesionalización del juego llevó a que sus jugadores de élite deban recurrir a nutricionistas y preparadores físicos para ser competitivos, al igual que en cualquier otro deporte.

Los videojuegos –o deportes electrónicos– no se quedan atrás. En el mundo, cada vez son más los equipos profesionales que se miden en competencias internacionales de máximo nivel. Para ello, los practicantes de la actividad forman asociaciones y se entrenan del mismo modo que cualquier equipo de fútbol, desarrollan estrategias y se especializan en funciones específicas dentro del juego a desarrollar.

A nivel de producto de espectáculo, los videojuegos tampoco se quedan atrás. Recientemente El Rubius, uno de los youtubers más populares del mundo hispanoparlante, batió récords de audiencia al reunir a otros 99 influencers en una partida de Fortnite –un juego de batalla en red muy de moda actualmente– y transmitirla en vivo. El evento tuvo más de 1,1 millones de espectadores, que siguieron el minuto a minuto de todo lo que ocurrió en la competencia.

 

Ver para aprender

Deportes o no, los motivos para considerar a los videojuegos como algo más serio que un mero entretenimiento sobran. Solamente la práctica, cada vez más difundida entre los jóvenes, de observar las transmisiones en vivo de los torneos de juegos como League of Legends (LOL) sirve como base desde la cual elaborar el análisis. Sus defensores sostienen que no se trata una simple diversión, sino también de aprender, para luego entrenar, nuevas habilidades.

"Veo mundiales, competencias y torneos, a veces mis amigos participan y a veces no", dice Lucas (19), jugador de LOL, que pasa desde media hora a una hora diaria frente a la pantalla consumiendo este tipo de espectáculos. "Veo los mundiales no solo por entretenimiento, sino también para ver las mecánicas que tienen los profesionales y después implementarlas yo", agrega.

Martín (12), jugador de Minecraft, explica que ver a otros jugar es necesario para "aprender algunas cosas". "Por ejemplo, vos no sabés hacer aparato para pasar de nivel, hay una especie de material que vos usás para hacer puertas o cosas así, y no lo sabés usar hasta que aprendés con el video", dice.

Simón (17) juega Fortnite y opina en sentido similar. Para Simón, ver jugar a otros sirve "para aprender, ver cómo juega la gente y saber cómo ganar". "Aumentás la destreza en el juego", dice, "porque empezás a prestar atención a cosas que a primera vista, cuando jugás por primera vez, no te parecen importantes. Pero cuando ves a otros jugar, te prefeccionás y tu modo de juego cambia muchísimo".

Por lo pronto, se sabe que los deportes electrónicos podrían llegar a estar presentes en los Juegos Olímpicos de París 2024. Hasta ahora no es algo seguro, pero dado que el anuncio lo hizo el mismo Tony Estanguet, copresidente del comité olímpico organizador, se trata de algo fuertemente probable. Mientras tanto, queda en las generaciones pre-millennials aceptar esta nueva tendencia mundial como algo de peso a lo que atender, o pasarla por alto como "una cosa de chicos" más.

esports | gaming | videojuegos | deportes