110 Verdades

Abuelas de Plaza de Mayo restituyó la identidad de una nueva nieta en Argentina. "Una vez más, la verdad triunfa sobre la mentira", expresó Estela Carlotto, la titular de la Asociación durante la conferencia de prensa en la que se anunció oficialmente la noticia.

110 Verdades

Agencia Telám

Sociedad

Unidiversidad

Edición UNCUYO

Publicado el 06 DE FEBRERO DE 2014


En la tarde del miércoles 5 de febrero, la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo confirmó a través de las redes sociales la noticia de que una nueva nieta había sido recuperada en Argentina. Mientras que el mediodía de este jueves, en rueda de prensa, el organismo ofreció los datos concernientes al caso.

El rescate de cada nieto y nieta en Argentina se traduce en esperanzas para hallar a los que aún restan. Desde la recuperación de la democracia hasta la actualidad, la búsqueda incansable de las Abuelas ha devuelto la identidad a 110 jóvenes de los 500 que fueron sustraídos de sus verdaderas familias; en la mayoría de los casos, arrebatados de las manos de sus madres capturadas en centros de exterminio y condenados a vivir en familias ficticias, privados de sus orígenes y lazos sanguíneos. 

Los hallazgos son posibles gracias al trabajo conjunto entre las Abuelas, los sobrevivientes de los centros clandestinos y el Estado. Se celebran en tanto constituyen una pieza clave del proceso de reconstrucción de Memoria, Verdad y Justicia profundizado en el país durante la última década. 




En un ejercicio de retrospectiva,
Edición UNCUYO se honra en comunicar a sus lectores que durante sus tres años de vida, la historia lo ha llevado a informar sobre siete restituciones. Fue el 6 de abril de 2011 cuando María Pía Josefina Kerz, hija de exponentes del ERP, secuestrados y desaparecidos –Cecilia Beatriz Barral y Ricardo Horacio Klotzman–,  la nieta 103, recuperaba su verdadera identidad. Luego seguirían los rescates que hoy llegan a los 110. 

Según explicó Carlotto en la conferencia de prensa, la última nieta hallada es la hija de Liliana Acuña y Oscar Gutiérrez; ambos aún permanecen desaparecidos. Sus dos abuelas la buscaron con desesperación por más de 34 años. Una de ellas era Vilma Deolinda Sasarego de Gutiérrez,  una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo. Ambas mujeres fallecieron antes de que sucediera el hallazgo. 

La joven, que hoy tiene 37 años, se reencuentra por estas horas con los brazos de sus tíos y con la oportunidad de transformar su historia con el sustento de la verdad. Carlotto contó que la mujer se había presentado tiempo atrás a Abuelas con dudas sobre su identidad. 

abuelas de plaza de mayo derechos humanos nieta 110 nietos recuperados