Afganistán: Derechos Humanos en jaque, incluso antes del regreso del régimen Talibán

Luego de la partida de las tropas estadounidenses del territorio y la nueva toma del poder por parte de los Talibanes, la situación ha empeorado y se teme por más atentados violentos contra las mujeres. Pablo Sigismondi, geógrafo y periodista, analizó la problemática en Radio U.

Afganistán: Derechos Humanos en jaque, incluso antes del regreso del régimen Talibán

Foto: France 24

Internacionales

Dale!

Radio U

Unidiversidad/ Fuente: Radio U

Publicado el 17 DE AGOSTO DE 2021

Después de 20 años fuera del poder, los Talibanes llegan nuevamente al mismo tras la huida del Presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, el pasado domingo. Esta situación puso en alerta a toda la comunidad, pero especialmente a las mujeres, ya que se teme que pierdan los derechos adquiridos en los últimos años y aparezcan otros maltratos, como la prohibición de trabajar o salir solas de sus casas.

Pablo Sigismondi, geógrafo y periodista gráfico, explicó en Radio U cuáles son las prohibiciones que debe cumplir el pueblo afgano, especialmente las mujeres, tras el avance talibán y advirtió que "esto puede ser el preludio a algo mucho peor en materia de derechos humanos y los atentados contra las mujeres". 

En ese sentido, Sigismondi hizo hincapié en que la violencia machista "no comenzó desde la caída del último gobierno" sino que es una situación que "es arrastrada desde hace años por esta cultura". 

“El tema de las mujeres es uno de los ‘leitmotiv’ principales de esta situación que está preocupando a toda la comunidad internacional. Muchas veces se producen lágrimas de cocodrilos o rasgaduras de vestiduras, sin tener en cuenta que la ocupación militar occidental también ha producido un daño enorme en violaciones, en muertes de niños y mujeres, además de arrasar con aldeas enteras, pueblos completos, y destruir la poca infraestructura de Afganistán para poder apoderarse y dominar el país”, explicó el geógrafo.

En ese sentido, el reportero gráfico criticó algunas versiones que circulan alrededor de esta situación y remarcó que en ambos gobiernos la situación del género femenino es alarmante y preocupante: “Acá daría la sensación, según las informaciones que recibimos y muchas veces se replican sin pensar, que la situación de las mujeres en Afganistán hasta la caída del gobierno hispano/talibán era fabulosa y que a partir de ahora es crítica y problemática. De ninguna manera esto es real. La situación de las mujeres es extremadamente débil porque es una cultura donde el sexo femenino está en segundo plano. Esta situación no solo sucede en Afganistán sino en todas áreas que manejan culturas similares”.

Por otra parte, Sigismondi analizó la situación de los Derechos Humanos desde la llegada de los talibanes al poder: "Según los Talibanes, llegan al poder más moderados y menos extremistas. Es pronto para hacer un pronostico semejante ya que no hay confianza en ellos, por lo que es lógico que muestren una imagen más suave quizá en sus dichos. Hay que recordar que entre 1996 y 2001 hicieron muchísimo daño en la sociedad".

"Es probable que no reconozcan internacionalmente al Gobierno Talibán como lo hicieron hace años atrás", se refirió el periodista en la repercusión política internacional que tiene este hecho. 

 

¿Quiénes son los Talibanes? 

La historia del mulá (líder religioso) Abdulghani Baradar, nacido en la provincia de Uruzgan en 1968, sirve para conocer el auge, caída y resurrección de los talibanes. Baradar es uno de los fundadores de este movimiento fundamentalista nacido a finales de los años ochenta de entre los seminarios religiosos en la frontera afgano-paquistaní. Bajo la dirección del mulá Mohamed Omar, el más buscado por Estados Unidos junto a Osama Bin Laden tras el 11S, Baradar ocupó varios puestos en el aparato militar talibán hasta la invasión norteamericana. Interpol le situó como viceministro de Defensa.

Actualmente, Baradar es el líder político de los talibanes y uno de sus rostros más conocidos. No obstante, en lo más alto de la cúpula talibán está Maulaui Hibatullah Akhundzada, nacido en 1961 en Panjwayi, en la provincia de Kandahar. Akhundzada es considerado el emir al muminin, esto es, el líder o príncipe de los creyentes, máximo responsable político, religioso y militar de los talibanes y sus fieles. De este modo, cuando se confirme el traspaso de poderes a los fundamentalistas tras abandonar el país el presidente Ashraf Ghani, Akhundzada sería el principal dirigente de esta suerte de emirato islámico que el grupo armado quiere instaurar en Afganistán. 

De Akhundzada se conoce menos. Veterano de la guerra contra la URSS de los años ochenta como la mayoría de los líderes talibanes, su papel ha estado más vinculado al aparato religioso, al frente de los tribunales de la sharía, órganos que aplican de forma estricta la ley islámica, y de escuelas coránicas en la provincia paquistaní de Balochistán, en la frontera sur con Afganistán. El veterano muyahidín tomó las riendas de los talibanes tras la muerte en 2016 en ataque de EE UU del mulá Akhtar Mohamed Mansur, sucesor del mulá Omar, fallecido en 2013 a causa de una enfermedad en un hospital de Karachi (Pakistán). 

Sirajuddin Haqqani, cuya edad se encuentra entre los 40 y 50 años, lidera la red desde hace precisamente 20. Los servicios de inteligencia estadounidenses sitúan a esta organización en Waziristán, en la frontera entre Pakistán y Afganistán, desde donde ha atacado a fuerzas afganas y de la coalición liderada por EE UU. Se lo ha responsabilizado de intentar matar al hasta ahora presidente afgano, Ashraf Ghani.

En esa línea, el periodista gráfico agregó: "En definitiva los estadounidenses abandonan como lo hicieron la Unión Soviética, como lo hicieron los ingleses también. Internamente es insostenible e injustificable esta presencia colonial en Afganistán entonces abandonan", dijo ante la partida de las tropas de Estados Unidos del país asiático. 
 

Al menos cuatro argentinos se encuentran en medio de la crisis que vive Afganistán tras el triunfo militar y la toma del control total del país por parte de los talibanes, todos en contacto con autoridades diplomáticas argentinas y con posibilidades de abandonar el país en breve, informaron este lunes fuentes oficiales. El embajador argentino en Pakistán, Leopoldo Sahores, que atiende los asuntos de Afganistán, dijo en declaraciones a la TV Pública argentina que esa legación diplomática se encuentra "en contacto permanente" con el grupo que espera se active un plan de evacuación.
 

"Que los Talibanes estén en el poder trae mucha incertidumbre a nivel internacional. En algunos casos, esto es el preludio a algo mucho peor en materia de Derechos Humanos y los atentados contra las mujeres. Hoy en día se encuentran vulnerables ante toda esta situación y es horroroso lo que ocurre. El problema es que quiénes sufren son inocentes", cerró.  

Audio

  • Entrevista a Pablo Sigismondi.

    Geógrafo y reportero gráfico

afganistan argentinos crisis internacional pablo sigismondi