Alberto Fernández asumió la presidencia de la Celac

Reforzar su “liderazgo regional”, y mostrarse como un eficaz “intermediario” entre Washington y regímenes políticos populistas “de la Patria Grande” serán los principales objetivos que el presidente buscará alcanzar después de asumir como presidente de la Comunidad de Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) por todo el año 2022. Juntos por el Cambio rechazó el nombramiento.

Alberto Fernández asumió la presidencia de la Celac

Foto: Publicada por Télam

Actualidad

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 07 DE ENERO DE 2022

Esta mañana se desarrolló el plenario de los cancilleres y enviados de los países miembros en el Palacio San Martín, y después del mediodía llegó el propio Alberto Fernández para asumir su nuevo papel y dar el discurso central.

En su discurso, Fernández afirmó que la Celac “no nació para oponerse a nadie”, en referencia a Estados Unidos, y destacó el rol de México para “revitalizar” el bloque regional. Después dijo sentirse “honrado por el reconocimiento de Argentina como articulador de diálogos”.

“La CELAC no nació para oponerse a alguien, CELAC no nación para enfrentarse con algunas de las instituciones existentes, CELAC no nació para inmiscuirse en la vida política y económica de ningún país”, dijo el Presidente, y después agregó: “Siempre promovió el consenso y la pluralidad en un marco de convivencia democrática sin ningún tipo de exclusiones”.

Al cierre de su discurso, Fernández agradeció “el apoyo” de los países miembros de la Celac en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y expresó que le gustaría discutir “estrategias en conjunto” de cara a la relación con los organismos internacionales de crédito. “Uno se siente mucho más fuerte sabiendo que los hermanos latinoamericanos y caribeños lo están acompañando”, señaló.

El puntapié inicial lo dio el canciller Santiago Cafiero, quien les dio la bienvenida a sus pares latinoamericanos y destacó: “Nuestra identidad común no es un conjunto agrupado de intereses diversos, nuestra identidad común es una construcción política, social económica y cultural, una historia rica que tenemos que seguir bregando para que no se detenga”, indicó.

“La mayor dificultad ha sido la pandemia, pero esto no le impidió ni a México ni a todos los que somos parte de la CELAC, trabajar durante el 2020 y el 2021, y así proyectamos trabajar durante el 2022, todos juntos en la diversidad, para fortalecer el diálogo en nuestra región, entre los estados parte, y continuar con las herramientas de integración que son las necesarias para seguir construyendo una región en paz”, finalizó el canciller argentino.

Por su parte, tras finalizar su informe como presidente pro témpore de la entidad, su par mexicano, Marcelo Ebrad, se pronunció a favor de que la Argentina logre “una solución a las presiones financieras durante este año”. “Es importante que la Argentina salga adelante y que no le impongan restricciones a su crecimiento económico”, agregó en implícita referencia a la negociación con el FMI.

En esa línea, quien también expresó su apoyo a las negociaciones argentinas por “su fraudulenta deuda heredada” fue el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, quien explicitó su “respaldo y solidaridad” para con el país “en sus justos reclamos al Fondo Monetario”.

“Nicaragua, por razón de principio, es defensora de los derechos humanos en cualquier parte del mundo”, señalo, a su turno, el canciller de ese país centroamericano, Denis Moncada. En ese sentido, denunció el “infame bloqueo imperialista norteamericano” a Cuba y criticó fuertemente a la Organización de los Estados Americanos (OEA), entidad que el gobierno de Daniel Ortega decidió abandonar el mes pasado tras denunciar su intromisión en los asuntos internos nicaragüenses.

Creada hace poco más de una década bajo el influjo del venezolano Hugo Chávez, la Celac es desde hace años el ámbito que Nicaragua, Venezuela y Cuba sostienen para dirigir desde allí sus críticas hacia Estados Unidos y su “política injerencista” en América latina. Al igual que Canadá, Estados Unidos no forma parte de la Celac, entidad a la que el gobierno de Mauricio Macri le había dado una nula importancia, un camino seguido hoy por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que ni siquiera envía delegados al foro.

Las deliberaciones en la Cancillería comenzaron a las 10, y está previsto que después Cafiero y Ebrard, anuncien el traspaso de la presidencia pro témpore a la Argentina. Al mediodía está previsto que Alberto Fernández concurra al Palacio San Martín para dar su primer discurso al frente del organismo.

La ola de contagios de Covid, que parece imparable por estas horas, obligó a algunas ausencias como la del canciller de Chile, Andrés Allamand, contagiado en Estados Unidos, y el canciller paraguayo, Euclides Acevedo, por lo que serán reemplazados por sus segundas líneas. La vicepresidenta y canciller de Colombia, Marta Lucía Ramírez, tampoco será de la partida, y en su lugar vendrá su segunda, María Londoño.

Juntos por el Cambio rechazó el nombramiento

Advirtieron que la entidad tiene una postura enfrentada a Washington (ni Estados Unidos ni Canadá participan de la Celac), lo que puede generar consecuencias negativas en las negociaciones del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Asimismo, sostuvieron que el organismo apoya los regímenes políticos de Cuba, Nicaragua y Venezuela, a los que califican como dictatoriales y violadores de derechos humanos.

Al respecto, representantes de los cuatro partidos políticos que integran la coalición opositora emitieron sus críticas y lo mismo hicieron exfuncionarios del gobierno de Mauricio Macri que tuvieron a su cargo las relaciones exteriores.

La presidenta del Pro, Patricia Bullrich, se dirigió a Fernández vía Twitter: “Pedimos al presidente Fernández que proponga un debate serio sobre los DDHH, democracia y libertad entre los países miembros del Foro Celac. Caso contrario, será cómplice de dictaduras como Cuba, Venezuela y Nicaragua, que no representan los valores democráticos argentinos”.

De igual modo se pronunció Fernando Straface, secretario general y de Relaciones Internacionales del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. “La pretensión de ejercer la presidencia de la Celac no debe impedir que la Argentina condene las violaciones a los derechos humanos en Cuba, Nicaragua y Venezuela”, dijo en declaraciones radiales. “La renuncia al grupo de Lima, el retiro del apoyo a las demandas contra Maduro en la Corte Internacional de Justicia y las abstenciones en la Organización de Estados Americanos (OEA) en relación con Nicaragua, por nombrar solo algunas acciones recientes del Gobierno, van en contra de nuestra identidad democrática”, afirmó.

El presidente de la Coalición Cívica ARI (CC), Maximiliano Ferraro, compartió un comunicado del Foro Argentino para el Restablecimiento de la Democracia en Venezuela (Fardev), formado por representantes del Pro, la Unión Cívica Radical (UCR), periodistas, escritores y abogados, con un mensaje contundente: manifiesta su “más enérgico repudio a la presencia de los representantes de los regímenes de Venezuela, Cuba y Nicaragua en la celebración de la cumbre de la Celac”.

Argumenta que la postura del Gobierno implica “una ofensa a las decenas de miles de ciudadanos de esos países que residen en nuestra nación” y considera que implica “una mancha para la historia de la Argentina, que ha levantado las banderas de la democracia y los derechos humanos, pero hoy mantiene relaciones con las tres dictaduras de la región”.

Además, sostiene que la Argentina se aleja “de los valores democráticos y de los países libres del mundo”. Por último, el comunicado solicita que el Gobierno denuncie “las atrocidades que Nicolás Maduro, Miguel Díaz-Canel y Daniel Ortega cometen día a día”.

El Pro, a través de su Secretario de Relaciones Institucionales, Fulvio Pompeo, también emitió un comunicado, en el que advirtió que la presidencia del organismo internacional “no puede llevar a olvidar la exigencia de alertar por la situación que en materia de Derechos Humanos tiene lugar en tres países como Cuba, Nicaragua y Venezuela”. Cuestionó “las concesiones que el gobierno nacional ha hecho o pueda realizar en pos de la obtención de votos y/o el evitar vetos frente a los abusos evidentes de las dictaduras de los países mencionados”.

Trabas en las negociaciones con el FMI

Los referentes de la oposición advirtieron sobre los posibles efectos negativos que puede tener este nombramiento en la firma de un acuerdo con el FMI.

Mario Negri, presidente del bloque de Diputados de la UCR, lo explicó de la siguiente manera: “Cuando el país negocia con la comunidad internacional apoyo para reestructurar la deuda con el FMI, el Presidente no tiene mejor idea que recibir a los cancilleres de Cuba, Venezuela y Nicaragua en la cumbre de la #CELAC. Países que buscan invisibilizar la violación de los DDHH”.

Miguel Ángel Pichetto, auditor general de la Nación y referente del Peronismo Republicano, coincidió con los reparos señalados por Negri. “El gobierno intenta liderar un foro regional para excluir a EEUU del Sistema Interamericano y simultáneamente pretende el apoyo de dicho país en las negociaciones con el FMI. Una equivocación estratégica que puede costar muy caro para la Argentina”, sostuvo.

Exfuncionarios del gobierno de Cambiemos también expresaron sus críticas. En diálogo con LA NACION, Jorge Faurie, exministro de Relaciones Exteriores y Culto, dijo: “No es contra el hecho de haber asumido la presidencia de la Celac, sino contra la razonabilidad de este encuentro. Para que se logre la elección de la Argentina se ha tenido que tolerar o aceptar la participación de tres gobiernos que son claramente. dictaduras, antidemocráticos y represores”.

"Es una equivocación estratégica que puede costar muy caro para la Argentina", afirmó Pichetto

Respecto de las negociaciones con el FMI, Faurie opinó que “hay contradicción en los objetivos de política exterior” de la Argentina y que “al embajador Argüello, como portavoz del gobierno argentino, le debe ser difícil explicar a Estados Unidos que le pedimos ayuda pero al mismo tiempo dialogamos con países dictatoriales y violadores de derechos humanos”. Por último, señaló que “se juega con la idea de que la Celac funcione como una alternativa a la Organización de Estados Americanos”, de la que Estados Unidos sí es parte.

"Al embajador Argüello le debe ser difícil explicar a Estados Unidos que le pedimos ayuda pero al mismo tiempo dialogamos con dictatoriales y violadores de derechos humanos", dijo Faurie, excanciller.

Asimismo, Santiago Cantón, exsecretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires y exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), lo describió como un retroceso en cuestiones diplomáticas: “Pasamos de presidir el G20 y acordar con la Unión Europea a pagarle el pasaje a ocho diplomáticos del Caribe para que Alberto presida la Celac para defender a Cuba, Venezuela y Nicaragua. No solo la moneda se devalúa, también la presidencia”.

Fuente: Télam - La Nación

alberto fernández alberto fernández asumió la presidencia de la celac comunidad de latinoamericanos y caribeños celac fmi juntos por el cambio