Alertan sobre casos de sarampión en Argentina

Después de haberse declarado libre de esta enfermedad a todo el continente en 2016, hubo nuevos brotes el año pasado en Venezuela, Canadá y Estados Unidos. También se registraron casos en el país.

Alertan sobre casos de sarampión en Argentina

Una persona no protegida tiene el 90 % de probabilidades de contagiarse si es expuesta al virus.

Sociedad

Salud

Unidiversidad

Unidiversidad / Los Andes

Publicado el 23 DE MARZO DE 2018

El sarampión vuelve a ser una amenaza en América Latina y Mendoza no debe quedar ajena a la advertencia. Después de haberse declarado libre de esta enfermedad a todo el continente en 2016, algunos casos rebrotaron al año siguiente en Venezuela, Canadá, Estados Unidos y también en la Argentina. Hubo nueve infectados en lo que va de 2018 en países de la región.

Por ello, la Organización Panamericana de la Salud y el Ministerio de Salud de la Nación lanzaron una alerta sobre la avanzada de brotes de esta enfermedad altamente contagiosa.

Rubén Cerchai, director del Departamento de Epidemiología de Mendoza, dijo que tal alerta estaba más vinculada al hecho de que el sarampión reapareciera después de haberse creído que estaba controlado en gran parte del mundo que a un peligro inminente para la provincia.

Solamente en África y Asia se registraban focos infecciosos latentes, restringidos a algunos países, todos de bajos recursos. Sin embargo, desde el año pasado, cuando se registraron los primeros rebrotes en Europa, los casos comenzaron a multiplicarse hasta trascender las fronteras oceánicas.

El mayor riesgo de propagación global del sarampión consiste en la imposibilidad de ejercer un control total sobre los turistas que realizan viajes internacionales. Tras haberse bajado las defensas en materia de políticas públicas por haber creído que la enfermedad estaba erradicada, la actual reaparición de la enfermedad ahora representa un conflicto más grave.

Estadísticamente, una persona no protegida –que nunca tuvo sarampión ni fue vacunada– tiene el 90 % de probabilidades de contagiarse si es expuesta al virus.

Venezuela es el país de América Latina donde hay mayor cantidad de casos de personas infectadas. Las crecientes emigraciones de venezolanos debido a la profunda crisis económica que atraviesa ese país implican un peligro epidemiológico para las naciones receptoras de estos movimientos.

De ahí la necesidad de alertar a la población para que tomen las precauciones pertinentes.

 

Un dejo de tranquilidad

Mendoza lleva años sin registrar casos de sarampión, ni autóctonos ni importados. Sin embargo, para prevenir un posible revés de este panorama, desde el Gobierno recomiendan verificar que tanto niños como adultos tengan el esquema de vacunación completo.

El calendario nacional establece dos dosis de la vacuna triple vírica. La primera debe proporcionarse cuando el niño cumple un año y la segunda, cuando ingresa a sala de cinco. Se considera que los mayores de 50 están protegidos porque entonces no había vacuna y, al ser tan contagioso, deben haberlo padecido.

El grupo etario que va de los 5 a los 50 años es el que más riesgo presenta. Todo persona comprendida dentro de dicho rango de edad deberá verificar en su carnet de vacunación si tiene las dos dosis recomendadas. De no ser así, tendrá que completar el esquema.

 

Alta propagación

El sarampión es una enfermedad que se transmite de persona a persona a través de las gotitas respiratorias. Los expertos señalan que es muy contagiosa y que el virus puede permanecer en el aire hasta por dos horas luego de haber abandonado al portador.

Entre las complicaciones que genera esta enfermedad se pueden enumerar los cuadros de otitis, faringitis, neumonía y meningoencefalitis, una enfermedad asociada a altas tasas de mortalidad y morbilidad.

Entre los primeros síntomas a los que se debe prestar atención se detallan la fiebre elevada, el catarro de la vía aérea superior y la conjuntivitis. El último síntoma visible es la presencia de erupciones (exantemas) que comienzan en la cabeza y luego descienden. La enfermedad se puede contagiar desde días antes de que la persona infectada muestre los signos de manchas en la piel y hasta una semana después de haberse brotado.

El protocolo indica que, en caso de aparecer un niño con fiebre y una erupción, se debe notificar a la autoridad sanitaria para que esta tome muestras de fluidos con el fin de elaborar un diagnóstico. Si se confirma la presencia de sarampión, se realiza una vacunación de bloqueo a todas las personas no protegidas que hayan estado en contacto con el enfermo.

sarampión muerte epidemia alerta