El Banco Nacional de Datos Genéticos, tres décadas y media al servicio de los derechos humanos

Fue el primero de su tipo a nivel mundial. Pronto se convirtió en referencia para los bancos de ADN de criminalística y búsqueda de personas que comenzaron a surgir en todo el mundo a mediados de la década del 90.

El Banco Nacional de Datos Genéticos, tres décadas y media al servicio de los derechos humanos

Fotos: Télam

Sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 01 DE JUNIO DE 2022

El Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), el primero en su tipo a nivel mundial y que permitió la restitución de 75 víctimas del robo sistemático de bebés durante la última dictadura, cumple 35 años. Tiene el desafío de contar, dentro de dos años, con tecnologías que permitan restituir la identidad biológica a partir de los bisnietos, en caso de que los nietos hayan fallecido sin saber quiénes eran.



"Si vos ves la historia de la humanidad, el desarrollo de la ciencia en general no estuvo enfocado en el respeto de los derechos humanos, sino más bien en violarlos, y por eso se generaron armas químicas o proyectos eugenésicos", dijo a Télam la directora general técnica del BNDG, Mariana Herrera Piñero.

"El del Banco fue uno de los primeros casos en los que se planteó poner la ciencia al servicio de la reparación a las violaciones de esos derechos", afirmó.

De hecho, el BNDG fue el primero en el mundo y referencia para los bancos de ADN de criminalística y búsqueda de personas que comenzaron a surgir en todo el mundo a mediados de la década del 90. "En general, casi todas las bases de datos genéticos están abocadas a la resolución de casos de criminalística, como es el caso de Codis (Combined DNA Index System) en EE. UU. o el NDNAD (National DNADatabase) de Reino Unido", explicó la responsable del área de ADN Mitocondrial del BNDG, Florencia Gagliardi.




"Por eso, todas las herramientas de las que disponemos fueron desarrolladas principalmente para resolver casos policiales y lo inédito en el mundo consistió en su aplicación para la reparación por parte del Estado de los delitos que él mismo cometió", continuó. Con la identificación de los nietos que fueron víctimas de supresión de identidad durante la dictadura como principal misión, la creación del BNDG el 1.º de junio de 1987 fue consecuencia de un movimiento iniciado por las Abuelas cuatro años antes, cuando recorrieron 12 países para ponerse en contacto con los más renombrados genetistas. El trabajo motivado y mancomunado dio sus frutos y en 1984 pudieron acercar una primera herramienta, el "índice de abuelidad".

"En ese momento, la genética molecular no estaba completamente desarrollada, por eso había que pensar en marcadores (serológicos), que no son genes propiamente dichos, sino la expresión o producto de los genes que se podían analizar en la sangre, como los grupos sanguíneos, los antígenos de histocompatilidad que se usan para trasplantes o las proteínas del suero (sanguíneo), que son altamente variables en la población", detalló Herrera.

Gagliardi explicó: "El índice de abuelidad es un cálculo estadístico que usa las frecuencias de esos marcadores serológicos; conociendo este dato, uno puede calcular si el niño compartía esos antígenos por azar o porque estaban relacionados biológicamente con esos familiares, con una certeza del 99,9 %".

Un año antes de la creación del Banco, Paula Logares –que por entonces tenía ocho años– se convirtió en la primera nieta restituida cuya filiación se comprobó a través de estudios genéticos, en ese momento, por el "índice de abuelidad". "Está buenísimo contar con la ciencia como aliada, como sustento (para las restituciones), por el valor que tienen en sí la ciencia y sus herramientas en nuestra sociedad, valor que excede lo político", dijo a Télam Logares.

Esos estudios se hacían por pedido judicial en la Unidad de Inmunología del Hospital Durand, que contaba con un laboratorio acorde a este desafío. "A partir de ese primer caso, cada vez que Abuelas encontraba un posible nieto, hacía la denuncia y la justicia ordenaba que tomara la muestra, pero la comparación se hacía uno a uno con el posible grupo familiar", recordó Gagliardi. La especialista explicó que este mecanismo "no era viable porque los abuelos iban creciendo, podían fallecer" antes de poder cotejar su sangre con el de su nieto o nieta, por un lado, y, por otro, "era engorroso y llevaba mucho tiempo" poder comparar cualquier joven con la identidad cambiada con todo el universo de familias que estaban buscando bebés robados.

"Ahí se vio la necesidad de un banco de datos genéticos que almacenara tanto la muestra biológica remanente como la información genética obtenida de cada uno de los posibles nietos y de todos los integrantes de cada uno de los grupos familiares que estaban buscando", con la posibilidad de entrecruzar toda nueva incorporación con este universo, marcó Gagliardi. Ese Banco se creó por Ley 23511 de 1987, y en 2009 se sancionó una nueva norma que dispuso el pasaje del BNDG a la órbita del Ministerio de Ciencia, como un organismo autónomo y autárquico.

Cinco años después de la creación del BNDG –y también a pedido de las Abuelas–, se creó la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi), cuya misión es la búsqueda de los menores secuestrados o nacidos en cautiverio durante la última dictadura y es una de las dos instituciones –la otra es la Justicia– que puede solicitar al banco un análisis de ADN. Actualmente, el BNDG incluye los perfiles genéticos de unos 300 grupos familiares y un promedio de 100 personas por mes acuden a hacerse un análisis de ADN contra su base de datos.

Las extracciones de sangre u otros elementos personales para muestras de ADN no se hacen solo en las instalaciones del banco o en un juzgado, o en el marco de un allanamiento. "Entre el 2001 y el 2019, hice trabajo de campo, que consistía en ir por el interior y países limítrofes junto a la Conadi para tomar muestras a familias y jóvenes. Era todo a pulmón, mucho recorrer casa por casa, porque a veces era difícil encontrar las direcciones, y cada vez que pasabas un aeropuerto con los tubos con sangre, era adrenalina pura por las objeciones sanitarias que podían poner los agentes aeroportuarios", contó a Télam el técnico extraccionista Daniel Alcázer.

Actualmente, "a todas las muestras que ingresan se les hace un perfil genético completo" según las técnicas más avanzadas para determinar filiación en ausencia de los padres o con grupos familiares incompletos, con un porcentaje de certeza del 99,99999 %. "Consiste en estudios de marcadores genéticos autosómicos –aquellos que se heredan el 50 y el 50 % de línea materna y paterna– y aparte, los marcadores de linaje: a todos se les hace estudio de la secuencia de ADN mitocondrial que la madre traspasa a toda su descendencia, pero que solo sus hijas mujeres van a continuar transmitiendo; y a todos los varones se les hace el análisis del cromosoma Y, que solo se trasmite de padres a hijos", dijo.

"Ahora estamos preguntándonos si podemos desarrollar herramientas que nos permitan identificar bisnietos", agregó Herrera. La especialista explicó que no están lejos de lograrlo: "Es cuestión de un par de años", afirmó, porque "las tecnologías están en etapa de validación, es cuestión de probarlas y, en función de esos resultados, incorporarlas luego a la rutina del banco".

Con esta metodología complementaria, denominada "genealogía genética forense", se podrán establecer "vínculos más lejanos, como medio hermanos o primos en primero y segundo grado", o bisnietos. "En los archivos del banco está resguardada la historia de la evolución de la genética forense en el mundo", sostuvo Gagliardi.

Una de las cosas que más disfrutan tanto trabajadores como directivos del Banco es la visita de los nietos, que le ponen un rostro, una historia y un final feliz a cada una de las coincidencias detectadas en el laboratorio. "Es muy lindo para el personal del banco, porque nos da ánimo y refuerza en nuestra función, porque la mayoría de las restituciones tienen un final feliz. Además, para los nietos también es bueno venir, para saber cómo trabajamos y tener plena confianza en que, cuando damos una respuesta, no dudamos de que es el verdadero resultado", reconoció Herrera.

Fuente: María Alicia Alvado para Télam

banco