Brecha de género: aún no se logra la paridad legislativa

A nivel nacional, el Senado se aleja de la paridad de género y la Cámara baja se acerca. En la Legislatura mendocina, el fenómeno es inverso, pero no hay grandes cambios. ¿Cuáles son los números de la representación en clave de género?

Brecha de género: aún no se logra la paridad legislativa

Paridad de género. Foto: www.elsoldehermosillo.mx

Provincial

Elecciones

Unidiversidad

Julia López

Publicado el 15 DE NOVIEMBRE DE 2021

La Ley 27412 de paridad de género en el ámbito legislativo nacional fue sancionada en 2017. Desde ese momento, han pasado dos elecciones y las diferencias se acortan, pero la paridad todavía no se logra. De hecho, después de las elecciones del domingo 14 de noviembre, la brecha se agrandó en el Senado de la Nación y se achicó en la Cámara de Diputados. En Mendoza, el fenómeno se dio a la inversa, pero sin grandes modificaciones, ya que, entre las dos cámaras, el número de mujeres no se modificó.

En las elecciones legislativas generales, se votó para renovar un tercio de las bancas del Senado nacional. Cuando se traspasen los mandatos, la desigualdad de género se acrecentará, ya que las mujeres redujeron una banca: de ocupar 29, pasarán a ocupar 28. Es decir, de representar el 40,2 %, pasarán al 38,8 %. Esto significa que los senadores serán el 61,2 % del total.

En la Cámara de Diputados de la Nación, los números demuestran lo contrario: de los 127 cargos que se renuevan, salen 53 mujeres y entran 59. Mendoza forma parte de este cambio en pos de la paridad de género, ya que, de cinco salientes –José Luis Ramón (Unidad y Equidad Federal); Luis Petri, Federico Zamarbide y Claudia Najul (UCR), y Omar Félix (FdT)–, se reduce en uno la cantidad de varones. Entran Julio Cobos, Pamela Verasay, Álvaro Martínez (JxC), Adolfo Bermejo y Liliana Paponet (FdT). 

En cuanto al ámbito provincial, las dos cámaras renovaron la mitad de sus integrantes. Los números no variaron sustantivamente, ya que las mujeres perdieron una banca en el Senado y ganaron una en la Cámara Baja, es decir que el total de legisladoras es el mismo.

En la Cámara de Diputados, de las 48 bancas, los hombres ocupaban 25 y ahora pasan a ser 26. Es decir, eran el 52,1 % y ahora son el 54,2 % del total. Las bancas femeninas quedarán en el 45,8 %. El Senado provincial está integrado por 38 personas. Las mujeres eran 15 y, con el resultado de las elecciones, pasan a ser 16. Es decir, de ser el 39,4 %, ascienden al 42,1 %. La brecha se achica.

Los avances son sustantivos respecto de décadas anteriores, pero, más allá de los resultados actuales, hay que recordar que la representación en cargos legislativos está pensada en términos binarios de paridad y no en términos de representación justa. Por ejemplo, no hay postulantes ni integrantes de las cámaras de género no binario, travestis o trans y esto es parte también de las leyes sancionadas que, si bien apuntan a la igualdad de género, sostienen el binarismo varón/mujer.

Por ejemplo, la 27412 dice que las candidaturas a cargos legislativos nacionales y del parlamento del Mercosur “deben integrarse ubicando de manera intercalada a mujeres y varones”. La Ley 9100 de paridad de género en el ámbito legislativo provincial va en el mismo sentido. Sostiene que las listas para la Legislatura, concejos deliberantes y convencionales constituyentes “deben respetar la paridad de género entre mujeres y hombres, con el objetivo de garantizar a los candidatos/as de ambos géneros una equitativa posibilidad de resultar electos. A tal fin, deberán postular un/a candidato/a (1) de cada género por cada tramo de dos (2) candidaturas”.

paridad de género cómo queda la representación de género en las cámaras elecciones legislativas