Juzgarán a Luque por homicidio

La Tercera Cámara del Crimen no hizo lugar al pedido de su defensa. Declararon las hermanas de Soledad y una de ellas dijo que el obrero estaba obsesionado con la joven.

Juzgarán a Luque por homicidio

Soledad Olivera fue vista por última vez el 18 de noviembre de 2011. Foto: Axel Lloret.

Sociedad Unidiversidad Soledad Olivera / por Verónica Gordillo / Publicado el 26 DE ABRIL 2017

Los integrantes de la Tercera Cámara del Crimen rechazaron el pedido de la defensa de Mariano Luque, por lo que el hombre será juzgado por el homicidio de Soledad Olivera y no por la imputación inicial, que fue la de privación ilegítima de la libertad de la joven lavallina de la que nada se sabe desde el 18 de noviembre de 2011.

Los jueces Eduardo Martearena –quien preside el tribunal–, Laura Guajardo y Pedro Funes comunicaron su decisión a las partes durante una nueva jornada del segundo juicio, en el que Luque es el principal acusado.

Con esta decisión, los magistrados contestaron a una petición que hicieron los abogados defensores de Luque, María del Carmen y Armando Aguilar, que se opusieron al planteo que hizo el representante del Ministerio Público Fiscal, Darío Tagua, de juzgar al obrero de 35 años, no por la privación ilegítima de la libertad de la mujer de 33 años, sino por su homicidio. Esto, teniendo en cuenta que transcurrieron seis años desde la última vez que la vieron con vida, que se archivó la causa que inició la justicia federal por no encontrar indicios de que la mujer haya sido captada por una red de trata de personas con fines de explotación sexual, y el testimonio del subcomisario Jesús Cepeda, quien dijo que Beatriz Chacón le aseguró que escuchó una conversación en la que Luque (su expareja) le dijo a otra persona que “ya se había deshecho” del cuerpo.

Martearena explicó a los defensores su rechazo a la solicitud que hicieron, y les concedió un plazo que deberán estipular –y que por ley no puede ser superior a 15 días– para presentar nuevas pruebas, teniendo en cuenta el cambio de la acusación.

 

Caso Olivera: la defensa se opuso al cambio de carátula

Los abogados de Mariano Luque aseguraron que modificar la imputación del acusado de homicidio viola el derecho constitucional de defensa. Los jueces tienen la decisión final.

 

Los abogados de Mariano Luque aseguraron que modificar la imputación del acusado de homicidio viola el derecho constitucional de defensa. Los jueces tienen la decisión final.

María del Carmen Aguilar pidió reserva de todos los recursos extraordinarios. Además, explicó que incluirá los testimonios de Luis Robledo y Mario Lucero, quienes trabajan en fincas vecinas al lugar donde vivía Luque en Tres de Mayo, y de dos personas más, de las cuales no especificó sus nombres. Además, solicitó ampliar la inspección ocular que el tribunal prevé realizar en breve en Tres de Mayo para conocer la zona donde vivían la mujer y el acusado, a dos fincas vecinas a las que administra Luis Curallanca, que es donde vivía Luque al momento de la desaparición de Olivera.
 

Testimonios

Luque enfrenta el segundo juicio. En 2015 ya fue juzgado por el mismo caso y absuelto por el beneficio de la duda, aunque unos meses después, la Suprema Corte de Justicia anuló la sentencia, por entender que carecía de perspectiva de género, y ordenó realizar un nuevo proceso.

Esa nueva instancia comenzó el lunes 24 de agosto, día en que declararon el padrastro del acusado, Luis Curallanca, y el subcomisario Cepeda, a cargo de la División de Escuchas Telefónicas y Anti Secuestros Extorsivos del Ministerio de Seguridad, quien fue uno de los encargados de realizar la investigación para la causa federal que lideró el fiscal Fernando Alcaraz y que analizó la hipótesis de la trata de la personas.

En una nueva jornada del juicio, los magistrados escucharon los testimonios de las hermanas de Soledad Olivera, quienes contaron qué pasó el último día que vieron a Soledad y confirmaron que mantuvo durante unos meses una relación sentimental con Mariano Luque.

Una de las hermanas, Romina Gisela Giménez, fue la que aportó más detalles, ya que compartía la casa con Soledad. Contó cómo fueron las últimos horas antes de la desaparición de Soledad, confirmó que mantenía una relación con Luque y dijo que en varias oportunidades ella lo quiso dejar, pero que el obrero no lo aceptó y que estaba obsesionado con ella, aunque reconoció que nunca los vio discutir y que él siempre la ayudó económicamente, aun cuando ya no estaban en pareja.

Cuando el fiscal le preguntó qué pensaba sobre el paradero su hermana, la joven dijo que sentía que estaba viva. “Creo que él la tiene, la vendió o le hizo algo”, fueron las palabras de la joven de 20 años ante el tribunal.

Los jueces, ahora, intentarán dilucidar qué le pasó a la joven madre de tres hijos, que el 18 de noviembre de 2011 salió de su casa del barrio Paraíso de Curi, ubicado en la localidad de Tres de Mayo, en Lavalle, nunca volvió y nadie la vio otra vez con vida.