Chile decidirá si conserva o deja atrás su Constitución, en medio de una creciente tensión social

La sociedad trasandina elegirá, a través de las urnas, si modifica o no su Carta Magna, heredada de la dictadura de Pinochet. Para algunos, la idea es incluir mayores derechos y cambiar el sistema económico. Para otros, es un avasallamiento sobre los derechos del pueblo.

Chile decidirá si conserva o deja atrás su Constitución, en medio de una creciente tensión social

Chile decidirá si conserva o deja atrás una de las principales herencias del pinochetismo. Foto: Twitter

Internacionales

Constitución de Chile

Unidiversidad

Unidiversidad / Télam

Publicado el 20 DE OCTUBRE DE 2020

En medio de una creciente tensión social en Chile, millones de ciudadanos podrán acudir este domingo a las urnas para elegir si quieren mantener la actual constitución, heredada de la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet (1973-1990), o redactar una nueva para incluir mayores reivindicaciones políticas,y sociales, y cambiar el actual modelo económico. El país vive desde hace más de un año una grave crisis social, que comenzó en octubre de 2019 con marchas multitudinarias y enfrentamientos entre manifestantes y Carabineros (Policía) y fuerzas militares, que dejaron miles de heridosy una treintena de muertos, y pusieron en jaque al Gobierno de Sebastián Piñera.

En las protestas se multiplicaron los reclamos –cambios al sistema de pensiones, mayores posibilidades de acceso a la educación superior, mejoramiento de los salarios y reformas a la institución de Carabineros, entre otros–, pero la principal exigencia terminó siendo que estas reformas se plasmen en una nueva Carta Magna.

Durante el estallido social, que empezó con un acto de desobediencia civil de jóvenes estudiantes, 3023 chilenos sufrieron todo tipo de violaciones a sus derechos fundamentales, según un balance del Instituto Nacional de Derechos Humanos.

Esta ola de masivas protestas hizo tambalear al segundo mandato de Piñera, que a mediados de noviembre se vio forzado a llegar a un acuerdo con la oposición para convocar a un plebiscito que defina si la ciudadanía quiere una nueva Constitución.

El plebiscito, planeado para abril pero que se pospuso para el próximo domingo por la pandemia, propone dos preguntas. La primera es: "¿Quiere usted una nueva Constitución?" y las respuestas posibles serán "Apruebo" o "Rechazo". La segunda será "¿Qué tipo de órgano debe redactar la Nueva Constitución?" y las respuesta son nuevamente dos: la "Convención Constitucional" (órgano elegido por completo solo para esta ocasión) o "Convención Mixta Constitucional" (órgano integrado en partes iguales entre parlamentarios en ejercicio y constituyentes electos para esta ocasión).

En medio de un clima de creciente tensión, todos los partidos políticos promueven la participación en el plebiscito y hasta presentan propuestas de reformas y cambios para incluir en la nueva Constitución, de ganar la opción del "Apruebo".

internacional chile constitución cambio tensión social repudio gobierno octubre 2020