Recuperación e incertidumbre

Cuáles son las perspectivas para 2017 al analizar la economía argentina e internacional. Una radiografía al informe anual 2016 del IERAL.

Recuperación e incertidumbre

Foto: Prensa Municipalidad de Guaymallén

Sociedad

Especial perspectivas económicas

Especiales

Unidiversidad / Florencia Martínez del Rio

Publicado el 07 DE ABRIL DE 2017

El 2017 será un año de recuperación moderada y de crecimiento que vendrá más por el lado del consumo que de las inversiones y exportaciones, explica el Informe Anual 2016 Perspectivas 2017 de la economía de Mendoza de IERAL Fundación Mediterránea. Sus expertos esperan que mejore el poder adquisitivo de los salarios y que la inflación sea la mitad de la registrada en 2016. En cuanto al empleo, no mejoraría demasiado pero tampoco caería. Además, hay incertidumbres sobre lo que sucederá si el resultado de las elecciones legislativas no favorece al Gobierno nacional.

El informe revela que algunos motores de la economía de Mendoza traccionarán a favor mientras que otros presentan incertidumbres sobre si irán en sentido positivo o negativo para la recuperación provincial. Las actividades como el comercio, la administración pública y los servicios, es decir las vinculadas al sector interno, tendrán un mejor año que las que apuntan al mercado externo, ya que aunque el mundo presente buenas expectativas, el dólar continuará barato. 

 

Situación mundial y del país para 2017

En el contexto internacional, se advierten aspectos positivos y negativos para la recuperación. Entre los primeros se encuentra el crecimiento de las economías compradoras de productos mendocinos, como Estados Unidos, Brasil y Chile. Mientras que entre los segundos, destacan el encarecimiento de las tasas de interés de mediano plazo, el fortalecimiento del dólar en el mundo y su posible efecto negativo sobre el precio internacional de las materias primas. Todo ésto como consecuencia de las políticas fiscales que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, prometió realizar en su país.

Con respecto a la Argentina, considerada por los expertos como otro motor importantísimo para la economía de la provincia, mostró una pequeña mejora en el cuarto trimestre del año 2016, a pesar de que fue un año recesivo y con gran aceleración de la inflación. Para este año esperan que la situación continúe por ese camino y que la actividad se recupere con el consumo, producto de una "pequeña recuperación en los ingresos de buena parte de la población" (mayor poder adquisitivo de jubilaciones y salarios). Además, el gasto público nacional también traccionaría a favor. Por lo que consideran que el país comenzará a recuperarse y terminará con un crecimiento cercano al promedio histórico.

En cuanto a las inversiones y exportaciones, los especialistas tienen más incertidumbres que certezas. Con la llegada de Trump al poder, ha aumentado el costo de financiamiento de las inversiones y se han generado dudas sobre cuán profunda es su política proteccionista. Todos estos aspectos debilitan el proceso de inversión en mercados emergentes como la Argentina y a las exportaciones por distintas razones como encarecimiento de costos, problemas de competitividad, entre otros.

La mayor incertidumbre es qué sucederá si el gobierno nacional pierde las elecciones legislativas de octubre y si podrá llevar a cabo las reformas estructurales para el desarrollo del proceso de inversiones y de crecimiento sostenido que pretende.

 

Perpectivas para Mendoza en 2017

En la provincia, según los economistas de IERAL, el empleo no mejorará sustancialmente pero tampoco se va a contraer más que en el año 2016. Los salarios en cambio, podrían mejorar y así se recuperaría parte del poder adquisitivo perdido el año pasado. Además, señalan que los préstamos serán mejores que en 2016.

En cuanto al sector público, consideran que allí seguirá el ajuste pero al ser un año de elecciones, se puede complicar el objetivo del gobierno de reducir los desequilibrios fiscales. Es por esto que este motor presenta incertidumbres para 2017.

Con respecto a las perspectivas sectoriales, en el informe destacan distintos escenarios para este año: la construcción privada y pública cambiará el rumbo que tuvo el año pasado y las fuerzas que la movilizan empujarán en sentido positivo.

El petróleo, en cambio, no resultaría un motor a favor, ya que la extracción tendrá menos impulso estatal y un menor precio interno. La parte industrial (refinación), por su parte, seguirá operando a pleno en un mercado que todavía no se autoabastece.

Para el sector agrícola se pronostica menos fruta pero más uva que en 2016 por lo que los precios, especialmente de vinos tintos, podrán matenerse altos y con stock en el mínimo.

Para los especialistas, Mendoza debería mejorar sustancialmente su productividad para reducir los indicadores de pobreza y volver a mostrar una dinámica económica más pujante que la nacional. Esto implica un gran desafío para el Gobierno pero también para las empresas. 

Según el informe, los empresarios muestran un gran optimismo con respecto a que 2017 resulte mejor que 2016, pero mantendrán sus inversiones en los mismos niveles que en el año anterior. Además, manifestaron que la contratación de personal durante este año se mantendrá o aumentará moderadamente. Para los empresarios, los sectores productivos con mayores posibilidades de crecimiento en 2017 son la construcción y el desarrollo inmobiliario, los servicios financieros y la energía. 

especial perspectivas económicas