Con el PJ dividido, Cornejo se ilusiona con el Presupuesto

La votación de las leyes de Avalúo e Impositiva, que este lunes obtuvieron media sanción de la Cámara Baja, partieron el bloque del FPV. Si la tendencia continúa, la primera pauta de Cornejo saldrá con el endeudamiento de 5000 millones de pesos.

Con el PJ dividido, Cornejo se ilusiona con el Presupuesto

Vista de la sesión de Avalúo e Impositiva (Foto: Prensa Diputados)

Provincial Unidiversidad Presupuesto 2016 / por Unidiversidad / Publicado el 05 DE ENERO 2016

A río revuelto, ganancia de pescadores, dice el refrán popular. La idea podría aplicarse al tratamiento del primer presupuesto del gobernador Alfredo Cornejo en la Legislatura provincial.

Si bien el frente que gobierna la Provincia tiene quórum propio, y para votar iniciativas donde es necesaria la mayoría simple sólo precisa de su propia gente, no sucede lo mismo cuando se trata de autorizar deuda, pues para esto se requiere mayoría especial. Pero, si la tendencia continúa como sucedió este lunes durante el tratamiento de las leyes de Avalúo e Impositiva, el Presupuesto saldría aprobado sin mayores inconvenientes. Esto, claro está, por la intervención de los 6 intendentes peronistas –dos de ellos ya demostraron su cercanía al gobernador: Emir Félix, del sector Integración de San Rafael, y Alejandro Bermejo, de los azules de Maipú-. Los demás también apoyan porque necesitan dinero fresco para sus comunas y no necesitan una pelea con Cornejo.

Sin embargo, hay un núcleo duro de legisladores peronistas que juegan a ser “la oposición” y que no están dispuestos a darle al gobernador una prueba de fidelidad con tanta calma. Más bien pretenden hacer un poco de ruido antes. De todas maneras, y aunque sean quienes lleven los bombos, claramente no van a marcar la cancha. Porque el bloque no muestra una posición de conjunto y eso, en el contexto en el que se encuentra el peronismo mendocino, es su verdadero talón de Aquiles.

 

El punto de conflicto: los 5000 millones

El endeudamiento fue, es y será la fuente de conflictos entre oficialismo y oposición. No sólo por las intenciones de no endeudar más a la Provincia que externalizan los legisladores contrarios al gobierno de turno, sino porque autorizar deuda es darle una herramienta al oficialismo que en la jerga política se denomina “hacer caja”. Esto significa aprovechar el dinero de los ingresos provinciales –recaudación propia, coparticipación y otros fondos que llegan de Nación– y, además, patear algunos gastos para adelante, lo que descomprime al gobierno de las obligaciones coyunturales como el pago de sueldos, los gastos fijos, el pago a proveedores, entre otros aspectos.

Traduciéndolo en términos cotidianos, es lo mismo que si en una familia se obtiene una tarjeta de crédito con un límite de compras elevado. Con el dinero del sueldo se pueden pagar los gastos fijos y con la tarjeta, encarar proyectos a mediano plazo. Este es el instrumento que se disputa en el presupuesto, básicamente porque hacer obras, es construir poder.

El conflicto es más político que económico, los peronistas duros –los que no tienen en este momento intendente a quien responder– no le quieren dar la tarjeta dorada al gobernador. Esto porque cuando ellos pidieron permiso para endeudarse, el cornejismo se les plantó duramente en Diputados y no se los permitió. Esto ocurrió durante los últimos dos presupuestos del exgobernador Francisco Pérez (PJ) que, cada vez, pidió cerca de 2000 millones de pesos en carácter de endeudamiento. Ahora, Cornejo pide 5000 millones. El argumento de más valor que esgrimieron al momento de solicitarlo es que lo necesitan para salvaguardar las cuentas en rojo que dejó el Gobierno anterior. Pero es una teoría que no termina de convencer a los separatistas del FPV.

En este sentido, el presidente de la Cámara de Diputados, Néstor Parés, se ha cansado de decir: “Se olvidan de los otros seis presupuestos que les aprobamos a los peronistas sin problemas, cuatro de Celso Jaque y dos de Pérez. Los que tuvieron problemas fueron los últimos dos. Y estoy seguro de que si les hubiéramos dado permiso para endeudarse, hoy directamente no podríamos gestionar la Provincia”.

 

Quién es quién en el PJ

Los que el lunes 4 hicieron, de hecho, rancho aparte de los intendentes fueron los que provienen de la Corriente Peronista, La Cámpora y los azules de General Alvear, que se quedaron sin intendencia. Se trata de Norberto González, Daniel Rueda, Sonia Carmona, Mario Díaz, Patricia Galván, Lucas Ilardo, Gustavo Majstruk, y además, Omar Parisi, que proviene del desmembrado “Paquismo”.

Mientras, los que le dieron el sí a Cornejo, sin objeciones, fueron los ligados a las comunas justicialistas, como Javier Cofano, Silvia Ramos, Alejandro Viadana y Carina Segovia, Cristina Pérez, Jorge Tanús –obligado por su intendente, Jorge Giménez, de San Martín–, Lidia Ruiz, Javier Molina, Leonardo Giacomelli y José Muñoz.

En tanto, Carlos Bianchinelli (aliado a los Bermejo de Maipú) no estuvo presente en la sesión.

El oficialismo necesita sólo siete votos para pasar la prueba del endeudamiento, por lo tanto, estaría sobrado con 11 peronistas a favor. Hay que ver qué fue lo que se negoció en el mediodía de ayer en Casa de Gobierno, en una reunión entre los intendentes opositores y el gobernador Alfredo Cornejo.

Por lo pronto, hoy comenzará a debatirse en la comisión de Hacienda y Presupuesto de Diputados, presidida por Jorge López (FCM). Y se podrá ir armando un panorama de lo que pueda ocurrir en la sesión de mañana.