Cornejo busca regular las prisiones preventivas

Fue el único anuncio que hizo el gobernador durante el acto de apertura de las sesiones ordinarias en la Legislatura. La herencia y los primeros cuatro meses de gestión.

Cornejo busca regular las prisiones preventivas

Cornejo pidió a los legisladores que aprueben el proyecto. Foto: Axel Lloret.

Provincial

Ley Cornejo

Unidiversidad

Verónica Gordillo

Publicado el 02 DE MAYO DE 2016

Dos horas se tomó el gobernador Alfredo Cornejo para dar su discurso de apertura de las sesiones ordinarias en la Legislatura, en el que recordó la pesada herencia recibida, recalcó que su gestión se centrará en el orden y enumeró algunas de las medidas adoptadas en sus cuatro meses de gestión. Para el final, dejó el único anuncio que hizo: envío de un proyecto de ley que busca regular las prisiones preventivas, un tema por el cual tuvo el primer cortocircuito con el Poder Judicial a fines de diciembre.

Cornejo celebró su primer Día del Trabajador como gobernador y lo hizo en una Legislatura cercada. En la puerta lo recibieron los aplausos de la vicegobernadora, Laura Montero, y de los integrantes de la Juventud Radical, pero también las bombas de estruendo y los carteles en contra su gestión de los estatales de ATE y SUTE.

Una vez dentro del recinto, todo fue más fácil para el mandatario. Los senadores y diputados oficialistas lo recibieron con un aplauso, al igual que los legisladores nacionales y los intendentes, de los cuales sólo faltaron los justicialistas Alejandro Bermejo y Roberto Righi.

En su discurso, el mandatario repitió la misma fórmula que adoptó desde que asumió: resaltó la pesada herencia que recibió del justicialismo y detalló los números de la deuda provincial. Dijo que la situación es mucho peor de lo que creía, recalcó que su gobierno será de transición y aseguró que estará marcado por la eficiencia y la austeridad.

Los senadores y diputados nacionales de la oposición escucharon cómo el gobernador enumeró las deudas que heredó, al tiempo que sostuvo que la gestión de Pérez estuvo marcada por los privilegios para unos pocos amigos del poder, lo que llevó a la corrupción y la desidia.

Luego de dejar atrás las quejas por la herencia, enumeró las líneas de acción que puso en marcha en sus cuatro meses de gestión en materia de salud, educación y seguridad. Habló sobre la priorización de las obras públicas, de la reactivación que muy lentamente tendrá la construcción de viviendas y de temas relacionados con el medio ambiente.

Cornejo recalcó que, en la situación actual, sus objetivos son simples: ordenar el Estado y lograr que preste lo mejor posible los servicios esenciales, sobre todo a quienes menos tienen.
 

La lupa en las prisiones preventivas

Casi para el final, Cornejo dejó el único anuncio que hizo: el proyecto que envió a la Legislatura para regular las prisiones preventivas, una medida que, si se dicta, obliga al acusado a permanecer detenido durante la investigación y hasta la celebración del juicio. La iniciativa prevé reformar algunos artículos del Código Procesal Penal e instaurar un régimen que determine los pasos del procedimiento y estipule claramente cuándo se debe aplicar y cuándo no, de acuerdo con el tipo de delito cometido.

El titular de la Suprema Corte de Mendoza, Pedro Llorente –el único representante del máximo tribunal que asistió al acto– lo escuchó impávido. Al terminar la ceremonia, salió del recinto sin hacer declaraciones a la prensa.

Los últimos días de diciembre, el tema de la prisión preventiva generó los primeros chispazos entre el Poder Judicial y el Ejecutivo. La causa fue que los supremos aceptaron un Habeas corpus presentaron por asociaciones de derechos humanos y ordenaron al Ministerio Público Fiscal, es decir, al procurador Rodolfo González, regularizar la situación de 874 detenidos bajo esta figura sin el debido control de un juez de Garantías, tal como lo prevé la ley.

En ese momento Cornejo se enojó con el fallo. Dijo que no era lo que pedía la ciudadanía y lo vislumbró como la posibilidad de que las 874 personas quedaran en libertad, mientras se concretaba el proceso en su contra.

Ahora, cinco meses después, el mandatario volvió a cargar con el tema al presentar un proyecto que busca regularizar el sistema y que, de aprobarse, tendrá validez en toda la provincia, incluidas las jurisdicciones donde aún no se aplica el nuevo Código Procesal Penal acusatorio. Según explicó Conejo, la norma dejará de lado las interpretaciones de los jueces, ya que tendrá lineamientos claros.

Para fundamentar la necesidad de contar con esta ley, Cornejo dijo que, según las estadísticas que manejan, hay 400 personas que entran y salen por la “puerta giratoria” de la Justicia, que vuelven a cometer delitos y que –pese a esto– esperan la resolución de los procesos en libertad. Recalcó que el 80 % de los mendocinos cree que los delincuentes ingresan por una puerta y salen por otra.

Cornejo pidió el voto de los legisladores de todos los partidos para aprobar la iniciativa, ya que aseguró que es el único poder que puede determinar este tipo de normas. Justamente, el mismo planteo que le hizo a la Suprema Corte el procurador González cuando le pidieron que regularizara la situación de los detenidos con prisión preventiva y por lo cual presentó un recurso federal que fue aceptado.

El gobernador dejó las emociones para el final. Pidió colaboración a los legisladores de todos los partidos y solicitó especialmente a los senadores y diputados oficialistas que ayuden a crear un clima de tranquilidad y consenso. Dijo que se enorgullece de haber vivido y transitado su carrera en Mendoza y aseguró que es necesario mantener viva la esperanza de mejorar, pero siempre basada en una lectura cruda de la realidad y de la situación provincial.

legislatura asamblea cornejo