De la cuarentena al "relajamiento" en Mendoza

Cada vez son más la voces que ponen de manifiesto que la ciudadanía dejó de cumplir las pautas básicas del aislamiento obligatorio.

De la cuarentena al "relajamiento" en Mendoza

Foto: Télam

Sociedad

Aislamiento obligatorio

Unidiversidad

Unidiversidad / Claudia Durán

Publicado el 15 DE ABRIL DE 2020

Desde el pasado lunes, por momentos salir a la calle en Mendoza se transformó en un viaje al pasado reciente, a esos tiempos en los que no había limitaciones, ni aislamiento, ni cuarentena obligatoria. Es que, a pesar de que la flexibilización que esperaban muchos sectores no llegó, la sensación es que para muchos, mal que nos pese, parece haber terminado.

Basta con recorrer algunas calles para darte cuenta de que los momentos de poca gente transitando quedaron atrás, porque las filas de los supermercados parecen interminables, hay más autos transitando, menos distanciamiento social y algunos controles fijos ya no están.

Tapabocas para todos: fotogalería de las calles en Mendoza

Desde este miércoles es obligatorio el uso de tapabocas o mascarillas faciales para circular por la vía pública en Mendoza. Quien no lo cumpla, podrá ser multado. La medida también rige para ingresar a comercios y para circular en auto.

Mauro, un trabajador de una estación de servicio de Godoy Cruz, nos indicaba que cuando el gobierno aplicó las medidas, cayó abruptamente la venta de combustibles y solo llegaban a abastecerse las personas exceptuadas. También nos dijo que la situación en los últimos días cambió y mucho.

En tanto, el procurador general de la Corte, Alejandro Gullé, aseguró en las últimas horas, en diálogo con Canal 9: “Se nota un relajamiento en la conducta de los mendocinos". Incluso, agregó que le parece que "la gente busca algún modo de circular porque necesitan trabajar o porque no aguantan el encierro". También afirmó: "Llegar a una situación límite para tomar conciencia es un despropósito".

Los especialistas que asesoran a Alberto Fernández y a su Gabinete sostienen que la única vacuna que tenemos contra el coronavirus es el aislamiento. Hasta ahora los datos han estado a nuestro favor, al menos mientras respetábamos la cuarentena obligatoria a rajatabla.

El mapa mundial que muestra el comportamiento del COVID-19 en el mundo revela que, en aquellos lugares donde el aislamiento no era prioritario, los contagios y las muertes parecen aún incontrolables. Si todavía no aprendimos esa lección, todo lo que hicimos desde hace semanas ha sido en vano.

coronarivirus covid19 mendoza cuarentena relajamiento