Detuvieron a Mariano Luque por el homicidio de Johana Chacón

Beatriz Chacón, la hermana de la adolescente que desapareció en 2012, lo acusó de haberla matado. Lo imputaron por homicidio.

Detuvieron a Mariano Luque por el homicidio de Johana Chacón

Foto: Archivo/Axel Lloret

Sociedad

Johana Chacón

Unidiversidad

Verónica Gordillo

Publicado el 06 DE NOVIEMBRE DE 2015

La Justicia imputó a Mariano Luque por el homicidio de Johana Chacón, luego de que su hermana, Beatriz, lo acusara de haberla ahorcado y de quemar y enterrar su cuerpo en la finca donde vivían, en el distrito de Tres de Mayo, en Lavalle. Luque quedó detenido en Contraventores y enfrenta una pena de 8 a 25 años por el homicidio de la adolescente que fue vista por última vez el 4 de septiembre de 2012, cuando se bajó del micro que la trasladó desde la escuela Virgen del Rosario hasta la finca de la familia Curallanca, donde vivía con sus hermanos.

La imputación y detención de Luque fue confirmada a Universidad por fuentes judiciales de la Fiscalía Especial que lidera Santiago Garay, quien tiene en sus manos la causa por la desaparición de la adolescente. Luque es el mismo hombre que hace poco más de un mes fue absuelto por el beneficio de la duda por la desaparición de otra joven lavallina, Soledad Olivera, de la que nada se sabe desde el 18 noviembre de 2011.
 

La confesión

Según confirmaron fuentes judiciales, Beatriz Chacón, hermana de Johana y pareja durante muchos años de Luque, confesó el crimen del hombre ante el fiscal federal Fernando Alcaraz, quien lidera la investigación por la desaparición de las jóvenes, pero con la hipótesis de la trata de personas. En una de las oportunidades en que la entrevistó, la mujer le aseguró que Luque había asesinado a su hermana, la había enterrado en la finca donde vivían y que luego había desenterrado su cuerpo sin que ella supiera nunca dónde había sepultado sus restos.

Los investigadores federales fueron cuidadosos. Hicieron las entrevistas a Beatriz con la asistencia de una psicóloga y le aseguraron que tendría protección, ya que estaba muy atemorizada.

Alcaraz notificó la confesión de Beatriz a la fiscalía especial provincial, que lleva adelante la causa por la desaparición. En un primer momento, el tema lo tomó la fiscal Claudia Ríos, ya que Santiago Garay estaba de vacaciones, pero él retomó la causa al regresar. Garay entrevistó nuevamente a Beatriz Chacón, quien confirmó su versión y aseguró que nunca dijo lo que sabía porque tenía temor a que Luque la matara.

De acuerdo con las fuentes judiciales, Beatriz declaró ante el fiscal Garay que el 4 de septiembre de 2012 ella estaba acostada cuando Johana regresó de la escuela. Fue en ese momento –según su relato– que Luque la ahorcó con una cuerda, quemó el cuerpo en un tacho y luego lo enterró en un sector de la finca, aunque poco después lo desenterró y la mujer dijo desconocer a dónde lo había trasladado.

Beatriz Chacón también aseguró ante el fiscal que el día del crimen, Luque le aseguró que había matado a su hermana porque no quería pasar el resto de sus días en la cárcel por culpa de ella. Los investigadores sospechan que esa aseveración tiene alguna relación con la desaparición de Soledad Olivera, por la que Luque fue juzgado y absuelto por el beneficio de la duda. Desde ese momento, la Justicia realizó muchos peritajes en la finca de los Curallanca, donde vivían los hermanos Chacón. Se tomaron muestras, pero por el momento no existen resultados positivos respecto de los restos de Johana.

Beatriz Chacón repitió el relato en varias oportunidades y con ese elemento clave fue que Garay ordenó la imputación de Luque por homicidio, quien quedó detenido en Contraventores, donde continúa alojado.

Además, las mismas fuentes judiciales confirmaron que colocaron una custodia para Beatriz Chacón, ya que la joven aseguró estar atemorizada.

 

Dos casos conectados

La última vez que sus compañeros de colegio vieron con vida a Johana Chacón fue el 4 de septiembre de 2012, cuando descendió del micro en el que regresó desde la escuela Virgen del Rosario hasta la finca de la familia Curallanca, donde vivía con sus hermanos desde que su padre, Bernardo Chacón, accedió a que se quedaran con ellos.

Poco después, sus maestras se enteraron de la desaparición e hicieron la denuncia. Ese mismo día supieron de la desaparición de otra joven lavallina, Soledad Olivera, de la que nada se sabía desde el 18 de noviembre de 2011.

El fiscal de Delitos Complejos, Santiago Garay, lideró ambas investigaciones. Por el caso Olivera, imputó en agosto de 2013 a Mariano Luque por privación ilegítima de la libertad. Garay fundamentó su decisión en la investigación, ya que determinó que Luque tenía relación con Olivera, lo que quedó demostrado a través de las numerosas comunicaciones telefónicas entre ambos. Además, el día que la joven desapareció, comentó que se encontraría con el imputado.

Luque pasó dos años detenido por la desaparición de Olivera, y los primeros días de septiembre enfrentó el juicio oral y público. Los jueces de la Segunda Cámara del Crimen lo absolvieron por el beneficio de la duda.

Desde que comenzó la investigación por ambas desapariciones, el fiscal Garay abonó la hipótesis de que Luque era la conexión entre ambos casos. La razón fue que las conocía a ambas. Con Soledad tenía una relación y con Johana compartía la vivienda, además de ser la pareja de su hermana Beatriz. Ahora, para los investigadores, la conexión entre ambos casos vuelve a tomar relevancia, ya que creen que Luque temía a Johana porque sabía algo sobre la desaparición de Olivera, aunque por el momento estas son sólo hipótesis.

Desde la desaparicion de su hermana, Beatriz Chacón declaró innumerables veces ante el fiscal especial e incluso lo hizo durante el juicio que enfrentó Luque por el caso Olivera. En ambos casos defendió al acusado. Ahora cambió su declaración y aseguró que nunca habló antes por temor.

 

Repasá acá todas las notas del sistema de medios de la UNCUYO sobre Johana Chacón y Soledad Olivera.

johana chacón mariano luque homicidio