Día Mundial de la Tiroides: las "fake news" ganan terreno en el ámbito de la endocrinología

Una correcta información, el reconocimiento médico y el diagnóstico temprano son claves. Para las y los especialistas, es vital luchar contra la desinformación que circula en internet. Mitos y verdades sobre la glándula tiroidea.

Día Mundial de la Tiroides: las "fake news" ganan terreno en el ámbito de la endocrinología

Télam

Sociedad

Salud

Unidiversidad

Ernesto Gutiérrez

Publicado el 24 DE MAYO DE 2022

Concientizar sobre las fake news (noticias falsas) y la desinformación en el ámbito de la endocrinología y, sobre todo, evitar que estos mensajes repercutan directamente en la salud de las y los pacientes es la tarea que realizan a diario los especialistas del Hospital Universitario, y mucho más cada 25 de mayo, Día Internacional de la Tiroides.

"Debido a la alta prevalencia de personas con patologías endocrinas, nuestra misión como institución y especialistas es evitar que las noticias falsas se hagan virales, llegando al mayor número de personas y mostrándoles información veraz y contrastada", manifestó a Unidiversidad Gabriela Negri, endocrinóloga del Hospital Universitario.

La médica señaló que la elevada proliferación de ideas erróneas y fake news que se observa en el campo de la endocrinología, con una amplia aceptación demostrada por parte de los pacientes, se encuadra dentro de una situación que se produce de forma general en el caso de las enfermedades crónicas, que son las que más despiertan el interés por las “curas milagrosas”.

“Vivimos en la era del cortoplacismo, y si nos ofrecen una solución inmediata o en breve plazo para una patología en la que el tratamiento científico no ha podido igualar esta oferta, es comprensible que despierte al menos la curiosidad por parte de las y los pacientes, y de la población en general. La mayoría de estos mensajes en redes sociales e internet se centran en la desinformación de gente que se hace pasar por especialistas. La gente debe entender que un buen diagnóstico se realiza visitando a un especialista, tanto de esta patología como de cualquier otra", resaltó.

Otro punto negativo que resaltó la endocrinóloga con respecto a esta enfermedad es el abandono terapéutico. “Es lo más común”, afirmó.

La especialista insistió en alertar sobre las consecuencias de las fake news para la salud de las y los pacientes, e identificó fundamentalmente dos riesgos en este sentido: favorecer el abandono de terapias seguras para sustituirlas por otras sin evidencia científica demostrada, y generar falsas alertas o confusión.

"Aunque no disponemos de datos exactos sobre el porcentaje en que este tipo de mensajes lleva a los pacientes a adoptar actitudes de riesgo, como abandonar la terapia y los controles habituales pautados por los especialistas, está claro que, si el paciente no cumple con el tratamiento farmacológico indicado, especialmente en el caso de la patología tiroidea, esta decisión puede dar lugar a graves consecuencias para su salud", apuntó Negri.

“Ha sucedido en varias ocasiones que las y los pacientes con problemas tiroideos, por no asistir a las consultas con sus especialistas, recurren a la automedicación o a allegados, amigos o parientes que presentan condiciones similares –continuó–. Esto es simplemente una burrada. Los casos de hipo e hipertiroidismo son diferentes y sus tratamientos son diferentes. No todos los pacientes son iguales y no se debe tomar esta enfermedad a la ligera. Cada médico va a indicar el tratamiento de acuerdo a la patología de cada persona. No es tan fácil como lo presentan en internet. En muchas ocasiones, sucede que hay gente que tiene hipo o hipertiroidismo, y viene una vecina y le dice: 'Yo tengo tiroides, tomá esta pastilla', la persona le hace caso y termina internada con un coma hipertiroideo. Además, las personas mal medicadas o aquellas que se automedican pueden tener un coma o una crisis tirotóxica. La mejor medicina es la que el especialista da, y no la que se ve en internet o recomienda un vecino, amigo o familiar”, manifestó.

¿Qué es y para qué sirve la glándula tiroides?

“Cuando hablamos de tiroides, nos referimos a una glándula con forma de mariposa que se sitúa en la región anterior y base del cuello. Es una de las glándulas endocrinas, encargadas de producir hormonas tiroideas (T4 y T3), que tienen múltiples funciones en nuestro organismo, entre las que están la velocidad de consumo de calorías, y participan directamente en el metabolismo de nuestro organismo, en concreto, en el de los hidratos de carbono y los lípidos, en el crecimiento, control de la temperatura corporal y otras funciones endocrinas, cardiovasculares y neurológicas. Además, la formación de esas hormonas requiere de elementos como el yodo, y su secreción está regulada a través de la secreción de la hormona estimulante de tiroides (TSH) secretada en la glándula hipófisis”, explicó Negri.

Cuando este sistema deja de funcionar de manera integrada, sostuvo la especialista, se producen las enfermedades tiroideas. "Si la glándula disminuye su secreción hormonal, hablamos de hipotiroidismo; en cambio, si aumenta su secreción, hablamos de hipertiroidismo. Otras enfermedades que podemos encontrar en la glándula son alteraciones estructurales, como bocio, nódulos tiroideos o, en algunos casos, cáncer de tiroides", dijo.

“Existen muchas causas de alteración de la función tiroides: causas autoinmunes, inflamatorias, infecciosas, cirugías, drogas o medicamentos –continuó–. Los pacientes que tiene hipotiroidismo pueden presentar síntomas como cansancio, fatiga, dificultad para descender de peso, uñas quebradizas, caída del cabello, piel seca, estreñimiento, intolerancia al frío. En cambio, los pacientes con hipertiroidismo suelen tener descenso de peso, temblor de manos, insomnio, caída del cabello, intolerancia al color, irritabilidad, ojos saltones, aumento del tamaño de la glándula”, detalló.

En cuanto a las alteraciones de su estructura, en Mendoza, por años se habló del bocio endémico.

“Este se refiere al agrandamiento de la glándula tiroidea para intentar producir más hormonas ante una ingesta disminuida de yodo. Por eso, en el año 1952 se creó el Instituto del Bocio en el Hospital Central, dirigido por el Dr. Hector Perinetti. Junto a sus investigadores, estableció que las aguas mendocinas eran pobres o carentes de yodo y la población ingería pocas cantidades de este elemento, por lo que la glándula aumentaba su tamaño. Por ello, solicitó que se sancionara la Ley Provincial N 2112, que establecía el uso obligatorio de sal enriquecida con yodo”, recordó la endocrinóloga.

Otras alteraciones de la estructura de la glándula tiroidea incluyen los nódulos tiroideos, que son agrandamientos localizados de la glándula, y muchos pacientes pueden palparlos como tumores en el cuello.

“En su mayoría, son nódulos benignos, pero si el médico lo cree necesario por las características ecográficas y su presentación, puede solicitar una punción tiroidea. Si se sospecha que son nódulos malos o el tamaño es muy grande, se pueden operar. Existen muchos mitos y desinformación con respecto a este tema. Por eso, lo más importante en estas patologías es estar atentos a la sintomatología y realizar consultas de manera precoz con su especialista. El medico hará una evaluación detallada y, teniendo en cuenta su caso en particular, prescribirá un tratamiento individualizado”, sostuvo.

Mitos y verdades de la glándula tiroidea

Para la especialista, también existe una notoria falta de información sobre este tema, lo que hace que las personas demoren la consulta al especialista, ya que, la mayoría de las veces, los síntomas pasan desapercibidos. A continuación, Negri aclara algunos mitos de esta enfermedad.

Mito: "No sé si tengo tiroides"

Todos tenemos la glándula tiroides.

“Si bien en la mayoría de las personas esta funciona correctamente, en algunos casos, la glándula no produce la cantidad hormonal suficiente, por lo que se necesita un suplemento diario de hormona tiroidea”.

Verdad: Las enfermedades tiroideas tienen una alta incidencia familiar

Las estadísticas indican que la mayoría de los pacientes afectados tiene algún antecedente familiar de enfermedad tiroidea.

“Esto es así, tanto para los problemas funcionales como para la presencia de nódulos, ya sean estos benignos o malignos. Muchas veces detectamos problemas tiroideos en los padres luego de haberlos diagnosticado en sus hijos. Por tal motivo, aconsejamos chequear al grupo familiar cuando se detecta el problema en una persona determinada", explicó.

Mito: Si estoy gordo, es porque "tengo tiroides"

"El aumento de peso es solo una de las manifestaciones del hipotiroidismo, pero no es la única. Por otro lado, la mayoría de los pacientes obesos tienen su función tiroidea normal. Lo interesante de este mito es que, en muchos casos, ha permitido diagnosticar la enfermedad, ya que el exceso de peso es el motivo de consulta más común que lleva a estudiar la glándula tiroidea".

Verdad: El chequeo tiroideo es necesario a pesar de "no sentir nada"

Los problemas funcionales de tiroides son comunes en la población general y sus manifestaciones son bastante inespecíficas.

"La mayoría de los pacientes llegan al diagnóstico habiendo consultado por otro motivo. Sólo un especialista puede interpretar los síntomas y orientarlos al estudio de la tiroides, por lo que recomendamos un "chequeo" regular con el médico clínico o endocrinólogo", resaltó.

Mito: La disfunciones en la tiroides se dan solo en mujeres

"Si bien es cierto que las enfermedades tiroideas son más frecuentes en mujeres, también es cierto que ellas son las que consultan con más frecuencia al médico. Probablemente, si los hombres consultaran más a menudo, se encontraría en ellos un mayor índice de problemas".

Verdad: más del 50 % de las personas tiene nódulos tiroideos

"El desarrollo de la ecografía, que nos permite incluso visualizar nódulos de pequeño tamaño, ha demostrado que esto es real. La clave radica en identificar qué tipo de nódulo tiene cada paciente para poder aconsejar el tratamiento más adecuado".

Mito: Los nódulos de tiroides producen dolor en el cuello cuando aparecen

"El gran problema de los nódulos tiroideos es que, en general, no producen ningún tipo de síntomas; por ende, solo pueden ser detectados a través de un control médico. Los síntomas aparecen en casos avanzados, cuando los nódulos han alcanzado un tamaño muy grande o cuando afectan a órganos vecinos. De allí la importancia de realizar controles periódicos de la tiroides para detectar tempranamente la aparición de estos nódulos”.

Verdad: La punción de un nódulo no disemina la enfermedad cuando este es maligno

"La punción de un nódulo guiada por ecografía es un método diagnóstico fundamental que ayuda a identificar al nódulo tumoral que debe ser operado. En caso de que este sea maligno, se impone efectuar la cirugía a la brevedad. A posteriori, se crea un tratamiento complementario con yodo radioactivo que permite quemar cualquier célula tumoral que circule en el organismo".

Mito: El cáncer de tiroides es "buenito"

"Si bien algunas variantes del carcinoma de tiroides tienen buena evolución cuando se realiza un tratamiento adecuado, otras tienen una evolución muy tortuosa y son difíciles de erradicar. El comportamiento de este tumor maligno depende de muchos factores que están identificados, por lo que hoy sabemos cuáles son los pacientes que tendrán buena evolución y cuáles no luego del tratamiento".

Verdad: El cáncer de tiroides se puede curar con cirugía

"Una cirugía minuciosa que contemple la extracción completa de la glándula tiroidea y de los territorios  donde se asientan los ganglios linfáticos más comúnmente afectados, seguida por un tratamiento con yodo radioactivo, puede ofrecer la curación de la enfermedad en más del 98 % de los pacientes. La clave radica en elegir a un especialista con experiencia y formación suficiente como para lograr este objetivo".

Negri remarcó la importancia de efectuar un diagnóstico temprano, prestando atención a los signos y síntomas, y acudir al médico, ya que es lo que permite un tratamiento adecuado y mejoría en las manifestaciones clínicas de cada una de estas afecciones.

hipotiroidismo hipertiroidismo fake news endocrinología día mundial de la tiroides gabriela negri hospital universitario