El acceso a la tierra, en el centro del reclamo de las familias campesinas de Mendoza

Así lo consideraron integrantes de dos organizaciones que producen en la provincia. El 17 de abril es el Día Mundial de las Luchas Campesinas.

El acceso a la tierra, en el centro del reclamo de las familias campesinas de Mendoza

Carmen, que integra la organización Crece desde el Pie, cultiva frutillas en Campo Los Andes. Foto: gentileza Crece desde el Pie

Sociedad

Unidiversidad

Verónica Gordillo

Publicado el 13 DE ABRIL DE 2022

El acceso a la tierra está en el centro de los reclamos de las familias campesinas de Mendoza, además del pedido de políticas públicas de orden local y nacional que las acompañen en el proceso de producción y venta de alimentos agroecológicos. Esa fue la visión que compartieron integrantes de dos organizaciones locales en el Día de las Luchas Campesinas, que se instauró el 17 de abril, como un homenaje a 19 personas asesinadas en Brasil en 1986, justamente por reclamar acceso a la tierra.

Unidiversidad dialogó con Diego Montón, integrante de la Unión de Trabajadores Rurales sin Tierra (UST), con presencia en 11 comunas de Mendoza, y con Damián Moreno, de Crece desde el Pie, con base en Tunuyán, San Carlos y San Rafael. Ambos hablaron desde la práctica, ya que el corazón de las organizaciones son familias que producen alimentos sanos y de calidad, que venden en puestos propios y a través de redes de comercio justo.

Para conmemorar el 17 de abril, la UST organizó distintas actividades: ya abrieron una nueva sede de la Escuela Agroecológica en Malargüe, el sábado 16 celebrarán el primer año del Almacén Campesino ubicado el centro de la Ciudad, el domingo 17 habrá una Peña en el Puesto La Griselda, de Nueva California, San Martín, y el lunes 18 realizarán un verdurazo en Casa de Gobierno. En tanto, desde Crece desde el Pie, decidieron que el homenaje lo harán en el campo, porque están en plena elaboración de tomate triturado, jugo de uva y conservas de membrillo.  

Ambos consideraron que la labor de la agricultura familiar tiene mayor visibilidad debido especialmente a que los y las consumidoras les dan importancia a los alimentos sanos y de cercanía. Sin embargo, expresaron que esa visibilidad no tiene un correlato en políticas que los acompañen en el proceso.

El sector tiene una importancia sustancial en la producción de alimentos y en el concepto de soberanía alimentaria. De acuerdo al último dato oficial, en Mendoza hay 12 mil familias registradas como agricultoras; de ellas depende el 95 % de la producción caprina y el 60 % de la producción hortícola.

Uno de los campesinos integrantes de la UST, en plena faena de cuidado del ganado caprino. Foto: Gentileza UST

Tierra para producir

Montón comentó que el acceso a la tierra está en el centro de las demandas y enumeró los reclamos que impulsan. En la zona del secano, dijo, es necesario que se aplique la Ley Provincial de Arraigo, que se analicen mecanismos de financiamiento para que las familias puedan adquirir tierras, así como la propuesta de que el Estado ponga tierras públicas a disposición de las comunidades para que las destinen a la producción.

En el mismo sentido, Moreno destacó la importancia del reclamo por el acceso a la tierra, porque consideró que es la base para producir alimentos sanos y de calidad. Comentó que presentaron ante las autoridades de San Carlos un proyecto de colonias agroecológicas, que impulsaba la ocupación de 14 hectáreas con derecho al agua, que actualmente están abandonadas, para producir frutas y verduras, pero no lograron que la iniciativa avanzara, aunque su planteo es que el Estado no pierde, porque se sigue produciendo y esas fincas no se convierten en terrenos para la venta.

Ambos productores coincidieron en otro reclamo: la falta de políticas públicas, tanto locales como nacionales, que acompañen a las organizaciones en el proceso de transición de una producción tradicional a otra agroecológica, que es la meta de ambos grupos y que es un reclamo de quienes consumen sus productos.

Montón sumó otro aspecto: la necesidad de impulsar la comercialización de los productos a través de mercados de cercanía. En este sentido, y dentro de las actividades por el 17 de abril, celebró la decisión de abrir un sector especial para la agricultura familiar en el Mercado Central de Buenos Aires.

Para el ingeniero agrónomo, otro aspecto que es necesario contemplar y solucionar es la informalidad en la que trabaja el sector. Por eso, desde la UST propusieron una figura de cooperativa especial para estos casos y reclamaron que se active el mecanismo del monotributo social para las familias campesinas.

 

Sin semillas no hay producción

Moreno resaltó otra de las luchas de la organización que nuclea a 70 familias de Tunuyán, San Carlos y San Rafael: contar con semillas propias, que, aseguró, son la contracara de los transgénicos. Teniendo en cuenta esa necesidad, contó que hace cuatro años comenzaron a trabajar en el proyecto de la Casa de Semillas, donde guardan, multiplican y distribuyen semillas de una gran cantidad de alimentos, algunos de los cuales estaban a punto de desaparecer en la zona.

El joven consideró como una verdadera estrategia de supervivencia contar con semillas autóctonas y de calidad. Dijo que, sin este recurso, las familias se convierten en dependientes de corporaciones que les venden productos transgénicos, a un costo muy alto y cuyo mayor componente es el azúcar.

El acceso a la tierra y la puesta en marcha de políticas públicas que las acompañen en su proceso de producción agroecológica: esas son  las luchas que reivindican las familias productoras de Mendoza para conmemorar el Día Mundial de las Luchas Campesinas.  

campesinos lucha mendoza tierra semillas