El capuchino Iberá, un ave argentina que fascina a la comunidad científica mundial

En tiempo récord, el animal ayudó a entender cómo surgen las nuevas especies en el mundo animal.

Sociedad Señal U Atardecid@s / Medio ambiente / / Publicado el 07 DE ABRIL 2021

Un ave de los Esteros del Iberá tiene fascinada a toda la comunidad científica. Se trata del capuchino Iberá (cuyo nombre científico es Sporophila iberaensis), que apareció a la vista científica en 2016. En tiempo récord, este pequeño animal ayudó a entender cómo surgen nuevas especies en el mundo animal. Soledad Brandi, integrante del Programa de Educación y Comunicación Ambiental del Instituto de Ciencias Ambientales (ICA), dialogó con Atardecid@s sobre este descubrimiento.

En Argentina, hemos sido espacio de estudios y todo el mundo está mirando este caso porque es un tipo de especiación rápida. Esto ha pasado con  múltiples especies a lo largo de todo el planeta, pero en tiempo muchos más largos y en generaciones subsiguientes de muchos miles de años. Pero en esta oportunidad, este caso es muy inusual y no es típico en estas especies, no es característico en aves", detalló Soledad Brandi.

Los capuchinos Iberá son pequeñas aves migratorias que habitan el Cono Sur de América y se encuentran en peligro de extinción. Pueden pesar unos ocho gramos y su alimentación se basa en semillas. Sin embargo, su comportamiento es lo que llamó la atención de científicos de Estados Unidos, Brasil y Argentina que, a partir del análisis, lograron documentar cómo funciona el mecanismo de especiación rápida en los capuchinos.

La investigación fue liderada por un equipo del Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell y de la Universidad de Boulder Colorado, ambas de Estados Unidos, con el aporte de expertos en ornitología y genética del Conicet, pertenecientes al Centro de Ecología Aplicada del Litoral (Cecoal, Conicet–Unne) y al Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia, además del Museo de Zoología de San Pablo, de Brasil.

Aunque actualmente se distinguen al menos diez especies de capuchinos que habitan en el sur del río Amazonas, después de analizar los comportamientos, los resultados indicaron que los capuchinos siempre se aparean con los de su misma especie. De esta manera, la investigación resalta que “los procesos de aislamiento y de selección de pareja están posibilitando la formación de nuevos linajes que, a su vez, tienen la posibilidad de evolucionar y diferenciarse en nuevas especies”. Esto constituye un fenómeno muy poco frecuente en este tipo de animales.

"Lo que revolucionó al conocimiento científico fue el comportamiento de los machos, que elegían a través del canto y de su plumaje a la hembra correspondiente a su especie. Los machos tienen diferente plumaje, identificable con el ojo humano, pero las hembras son idénticas. Los científicos, al analizar su comportamiento y muestras de sangre, pudieron identificaron que los machos, a pesar de ser diferentes morfológicamente, siempre elegían un ave que coincidía con el genoma. Eso fue desembocando en especies diferentes", expresó Brandi.