El costo fiscal de tarifazo es de $225 mil millones

Así lo ha calculado el Ministerio de Energía. El informe reconoce el esfuerzo que debe hacer la gente ya que "durante un tiempo las tarifas deberán crecer por encima del crecimiento de los salarios". El jefe de gabinete, Marcos Peña, adelantó que si se aprueba una ley en este sentido, será vetada por el Ejecutivo.

El costo fiscal de tarifazo es de $225 mil millones

Foto ilustrativa Victoria Gaitán para Unidiversidad

Nacional

Tarifazo

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuente: Clarín

Publicado el 02 DE MAYO DE 2018

"Estamos recorriendo una incómoda transición, consecuencia de la hipoteca recibida en termino de tarifas y del facilismo regulatorio implementado por el gobierno anterior". Casi a modo de justificación, este es uno de los balances que el Gobierno realizó en un informe interno en el que analizó el proyecto de dictamen con el que sectores del peronismo, junto a otros bloques de la oposición, buscarán limitar los aumentos de los servicios públicos. Según publica Clarín, el reporte calculó el costo fiscal si se aprueba la iniciativa, el cual sería de alrededor de 225 mil millones de pesos.

El documento de ocho páginas, elaborado por el Ministerio de Energía, llegó a manos de Mauricio Macri, previo a la reunión que encabezó en la mañana de hoy, miércoles 2, en la Quinta de Olivos para definir la estrategia a seguir ante el proyecto opositor para congelar por dos años -y retrotraer a noviembre de 2017- las tarifas.

"Los aumentos graduales de las tarifas de gas y electricidad del 2017 y los previstos para el corriente año permitirán una fuerte reducción de los subsidios en términos reales. Es así que el presupuesto 2018 prevé una caída de los subsidios del 33 % (descontada la inflación), es decir una reducción del 0,6 % del PBI respecto a 2017", se explica en el informe.

Y cuestiona: "El dictamen no sólo da marcha atrás con los aumentos previstos, sino que la cobertura de subsidios aumenta para el año 2018 producto de las modificaciones propuestas en la implementación de la Tarifa Social".

En relación con el gas natural apunta: "El Estado subsidia la diferencia entre el costo de abastecimiento de gas y el precio que paga la demanda, mediante transferencias a ENARSA -que realiza las importaciones por barco (GNL)- y transferencias a las empresas productoras a través del PLAN GAS, que reconoce un precio sostén a la producción de gas no convencional".

Entre las principales objeciones al proyecto consensuado por el massista Marco Lavagna y el justicialista Diego Bossio giran en torno a "la ampliación del universo de destinatarios, modificando el umbral de inclusión de 2 sueldos mínimos a tres y bonificando al 100 % hasta el 80 % de la energía consumida".

Para el Gobierno, el aumento de tarifas "no debería suspenderse ni modificarse, ya que fueron diseñados en base a costos auditados que reflejan el desempeño de una empresa eficiente". Y en ese punto surge otra de las diferencias con la oposición: la Casa Rosada considera "necesario que las empresas recuperen su capacidad de inversión, que a su vez permita recuperar la calidad del servicio".

En otro tramo del documento, el Gobierno reconoce el impacto que ocasiona el aumento de los servicios públicos y del esfuerzo que debe hacer la gente ya que "durante un tiempo las tarifas deberán crecer por encima del crecimiento de los salarios, para compensar las pérdidas en la calidad de servicio de la década pasada y superar el facilismo regulatorio que se consumió el capital necesario para prestar un servicio de calidad".

El costo fiscal, que según el proyecto deberá ser asumido íntegramente por el Estado nacional, supera largamente los 200 mil millones de pesos, según los cálculos del Gobierno. ¿Cómo se compone esa cifra? Sólo por el congelamiento de las tarifas de luz, el Estado debería reunir unos $ 186 600 millones: $ 86 600 millones por 2018 y unos $100 mil millones por 2019. En tanto, por el gas, serían unos 40 mil millones de pesos: $ 15 350 millones por 2018 y $ 24 250 millones, en 2019.

 

Veto asegurado

Mientras la oposición busca los caminos para llevar al recinto (y aprobar) las iniciativas para frenar los aumentos tarifarios, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, confirmó que el Ejecutivo vetará cualquier intento que se convierta en ley.

"El dictamen de la oposición lo consideramos inviable en términos fiscales, una gran irresponsabilidad. Y seguramente si sale así, terminará siendo vetado. No creemos que haya un espacio para una demagogia de ese tipo que ponga en peligro la posibilidad de desarrollo que necesitamos los argentinos", aseveró el ministro en declaraciones a radio La Red recogidas por aquel diario.

política nacional tarifazo costo fiscal veto