El Papa acepta la renuncia de tres obispos chilenos

El jefe de la Iglesia católica admitió de, entre otros, monseñor Juan Barros por sus vínculos con el escándalo de pedofilia que salpicó al clero local.

El Papa acepta la renuncia de tres obispos chilenos

El obispo Juan Barros mira mientras el papa Francisco deja la misa de playa Lobito, en Iquique, en su visita a Chile en enero de este año. Foto Alessandro Bianchi para Reuters, publicada por Radio Francia Internacional

Internacionales

Abuso sexual eclesiástico

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuente: Radio Francia Internacional

Publicado el 11 DE JUNIO DE 2018

El papa Francisco aceptó la renuncia de tres obispos chilenos, entre ellos la de monseñor Juan Barros, en relación al escándalo de pedofilia que sacudió al clero chileno, anunció este lunes 11 el Vaticano. El conjunto del episcopado chileno había presentado su dimisión conjunta el 18 de mayo tras una serie de encuentros con el papa Francisco en el Vaticano.

Varios miembros de la jerarquía de la Iglesia católica chilena están acusados de haber ignorado o encubierto los abusos del cura chileno Fernando Karadima en las décadas de 1980 y 1990.

Además del obispo Barros, el Papa aceptó la renuncia de Cristian Cordero, obispo de Puerto Montt y de Gonzalo Duarte, de la diócesis de Valparaíso.

"Barros y Duarte tienen acusaciones gravísimas, de haber encubierto abusos -por parte de Barros- sino también de haber cometido abusos, por parte de Duarte. Supongo que en el caso de Caro Cordero hay acusaciones igualmente graves", dijo a RFI José Andres Murillo, victima del cura chileno Fernando Karadima.

Murillo, quien, al igual de que otras víctimas de la iglesia chilena, fue recibido por el Papa Francisco hace unas semanas, calificó de primer paso "fundamental" esta decisición del Papa. La renuncia de los tres jerarcas "significa arrebatar la plataforma de poder a obispos que tenían la posibilidad de entrar en contacto con personas más vulnerables, estudiantes, seminaristas, mujeres, para abusar sexualmente, de sus vidas. Eso ya no lo tienen hoy día", se felicitó José Andres Murillo.

Francisco, que un primer momento defendió durante su viaje a Chile en enero al obispo chileno Juan Barros, acusado de encubrir los abusos, dio giro en su posición. El papa se disculpó con las víctimas y admitió "graves errores" luego de leer un informe de 2.300 páginas sobre los abusos en Chile.

El Sumo Pontífice recibió a principios de mayo en el Vaticano a tres víctimas del padre Karadima, reconocido culpable en 2011 por un tribunal de la Santa Sede de haber cometido actos de pedofilia en los años 1980 y 1990.

internacional abuso sexual eclesiástico chile obispos renuncia papa francisco