El proyecto que apunta a que Argentina lidere la industria del cannabis medicinal

La iniciativa presentada por el Gobierno nacional busca favorecer la producción privada de cannabis y cáñamo bajo la idea de que será una fuente de empleo de calidad y generará divisas para el país.

 El proyecto que apunta a que Argentina lidere la industria del cannabis medicinal

Foto: Unsplash

Sociedad Unidiversidad Cannabis medicinal / por Unidiversidad / Fuentes: Télam, Infobae / Publicado el 03 DE JUNIO 2021

El Gobierno presentó un proyecto para el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial. Buscan que Argentina se convierta en un líder regional al crear empleos y generar divisas. Los puntos principales de la iniciativa.

El proyecto de ley "Marco regulatorio para el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial" fue presentado el miércoles 2 de junio por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, que declaró que con esto apuntan a generar "mayor conocimiento, actividades intensivas y desarrollo federal", y que incluso en el norte del país "puede ofrecer la posibilidad de reconvertir parte del sector tabacalero".

La iniciativa fue pensada con el objetivo de desarrollar una cadena que tendrá incidencia positiva en el empleo, las exportaciones, el desarrollo federal y el acceso a la salud, debido a que la Argentina tiene una enorme oportunidad para ser un líder regional en este punto, dadas sus capacidades agropecuarias y su entramado científico y tecnológico, aseguraron desde el Gobierno.

"La experiencia internacional muestra que la cadena de cáñamo y cannabis medicinal tiene un mayor potencial de crecimiento si se encuentra regulada por el Estado para evitar desvíos al mercado ilegal y garantizar la trazabilidad de procesos y productos con destino medicinal", dijo Kulfas.

En cuanto a lo económico, el Gobierno cree que el desarrollo de esta industria puede generar unos 10 000 nuevos empleos para 2025, unos 500 millones de dólares en ventas anuales al mercado interno y otros 50 millones por año en exportaciones.

El ministro explicó que el mercado de cannabis medicinal y cáñamo industrial "crece exponencialmente a nivel global" y "es una nueva fuente de empleo de calidad y desarrollo productivo". Además, puntualizó: "El proyecto crea las condiciones para el desarrollo de la cadena a nivel local, aprendiendo de las mejores lecciones internacionales. El desarrollo de la cadena tendrá múltiples impactos positivos en el país; más empleo, más exportaciones, más innovación, desarrollo federal y acceso a la salud". Hay más de 50 países que han avanzado en algún tipo de legalización para el cannabis de uso industrial medicinal e industrial, según Kulfas, que puntualizó que hay "una producción global proyectada para dentro de tres años en 42 700 millones de dólares, es decir, 14 veces más que hace diez años", y enumeró a Israel, Canadá y Estados Unidos como líderes a nivel mundial; y en la región, a Colombia y Uruguay.

Puntos principales del proyecto

La ley contempla la creación de una agencia regulatoria para administrar y fiscalizar la cadena productiva. Además, otorgará autorizaciones para la comercialización interna y para la exportación.

En relación con el cannabis medicinal, el objetivo del Gobierno es desarrollar una cadena con uso medicinal y fisioterapéutico mediante un marco regulatorio para los proyectos que hoy existen y poder, también, complementar la Ley 27350. En cuanto al cáñamo, una variedad específica con bajo contenido de THC, quieren impulsar su uso como insumo para varios sectores productivos, fibras textiles, ropa y calzado, cosméticos, materiales para la construcción y papel, y "legalizar su producción excluyéndola del listado de estupefacientes".

De esta manera, la iniciativa amplía las leyes vigentes para favorecer el desarrollo de proyectos privados de producción de estas dos especies. La idea es que serán una fuente de empleo de calidad y fomentará el desarrollo local.

 

Otras voces

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, durante la presentación del proyecto, declaró: "Este círculo virtuoso complementa la Ley 27350. Se facilita el acceso a un producto seguro y de calidad. Con la nueva normativa, se saldará una cuenta con la sociedad civil que usa el cannabis medicinal".

Otra participante del acto fue la asesora presidencial Cecilia Nicolini, que destacó el rol de las mujeres activistas "que lucharon para que este marco regulatorio sea posible" y también a las productoras "por la posibilidad de desarrollarse en una cadena que genere valor".

Luis Basterra, ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, por su parte, informó que con el Instituto Nacional de Semillas (Inase), "se busca la identidad genética para promover la calidad de la semilla"; con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), "la experimentación y desarrollo de variedades", y con el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), "el análisis de riesgo de plagas".