El puño cerrado en alto por Frida

Bajo los escombros y comunicándose por WhatsApp con sus padres, una niña mexicana sobrevive a la espera de ser rescatada. Su búsqueda se ha convertido en un símbolo de esperanza.

El puño cerrado en alto por Frida

Soldados y socorristas piden silencio a la gente alrededor de la escuela Enrique Rébsamen en Ciudad de México, mientras tratan de encontrar a estudiantes entre los escombros. Foto: Michael O'Boyle para Reuters Latam.

Internacionales Unidiversidad Terremoto en México / por Unidiversidad / Publicado el 21 DE SEPTIEMBRE 2017

Una niña mexicana de 7 años que sobrevive atrapada entre escombros y se comunica por mensajes de WhatsApp con sus padres se ha convertido en el símbolo de la esperanza de vida por encima de la gran mortandad que produjo el terremoto del martes 19. Se llama Frida y las acciones de los rescatistas que intentan salvarla son reflejadas en vivo.

Las personas que buscan vida entre los escombros tienen como señal, para pedir silencio, el puño cerrado en alto. Es otra imagen que simboliza la supervivencia de los mexicanos.  

Esto dice un despacho de AFP que es replicado por Los Andes:

Un centenar de rescatistas y militares centran sus esfuerzos en localizar con vida a niños en una escuela destruida por un terremoto en México, pero la madrugada del jueves sólo se tenía localizada a una menor cuyo nombre era un misterio.

En la escuela Enrique Rébsamen, situada en el sur de Ciudad de México, una de las zonas más afectadas por el sismo de 7,1 grados del martes, han muerto 21 niños. En todo el país se contaban al menos 233 víctimas mortales. "Sabemos que hay una niña con vida al interior (de la escuela destruida), lo que no sabemos es cómo llegar a ella (…) sin riesgo de colapso y sin que se arriesgue al personal" de rescate, dijo a la cadena Televisa el almirante José Luis Vergara, quien coordina el rescate.

La ilusión de un milagro se desvanecía. Horas antes, rescatistas aseguraban bajo anonimato que habían visto a cinco menores con vida; otros señalaban que con escáneres térmicos habían detectado al menos tres cuerpos con vida, pero Vergara prefiere no dar esperanzas. Se ha conseguido hablar brevemente con la menor, le han pasado agua y oxígeno.

“Estoy muy cansada”, dijo la niña, según el militar. Su nombre es un misterio. No fue posible escucharlo con claridad. Horas antes, en los medios se decía que la pequeña se llama Frida Sofía, pero no ha sido posible confirmarlo ni se ha ubicado a familiares de un menor que responda a ese nombre.

Una muy buena semblanza del sentimiento mexicano trasunta en la nota personal de Cecilia González, la periodista mexicana corresponsal de Notimex en Argentina, publicada en el sitio de periodismo alternativo Anfibia titulada "México, esa tragedia permanente".

internacional | terremoto en méxico | rescate | sobrevivientes | escuela rébsamen