"El traslado de la Casa Cuna no resolverá el problema de fondo"

Marta Salcedo, presidenta de Fedem, aseguró que no está claro el criterio para separar a los niños por edades y que podría generar conflictos con los chicos que son hermanos y se encuentran en el lugar.

"El traslado de la Casa Cuna no resolverá el problema de fondo"

La especialista fue crítica con la situación económica y social de los menores. Foto. Axel Lloret

Provincial

Unidiversidad

Juan Stagnoli

Publicado el 13 DE ABRIL DE 2017

En Mendoza hay 73 chicos que se encuentran en la Casa Cuna y  serán traslados a cuatro dependencias de Guaymallén y Capital. Para Marta Salcedo, presidenta de la Federación de Entidades No Gubernamentales de Niñez y Adolescencia de Mendoza (Fedem) la decisión de la secretaría de Desarrollo Social no resolverá el problema de fondo que tienen  estos niños, niñas y adolescentes de la provincia. En este sentido aseguró que aún quedan aspectos que no fueron claros en el anuncio e hizo un llamado de atención sobre la situación del país.

En comunicación con Unidiversidad, Salcedo señaló que si bien el traslado responde a una situación de sobrepoblación en la casa que alberga a chicos entre 0 u 10 años, muchos pequeños que son hermanos perderían la posibilidad de estar juntos, si se tiene en cuenta sólo el criterio de separación por edad. “Hay que revisar eso. Hay que priorizar que los chicos tengan los lazos con los hermanos, porque muchas veces es el único punto de contacto vivencial que tienen”, señaló.

La especialista en temas de niñez aclaró que desde el cambio de gestión, en 2015, quedaron al margen de muchas decisiones y que el criterio “por edades” que presentó la Secretaría, sería una traspolación de lo que sucede muchas veces en los casos de adopción, donde la familia no quiere a niños entre 5 y 12 años y sí a los bebés. “El problema se resuelve teniendo una vida familiar”, esgrimió Salcedo.

La responsable de la Fedem explicó además que notaron que por la situación económica y social de la provincia, aumentó la cantidad de niños que deben recurrir a comedores comunitarios. En este sentido explicó que se trata de una constante que se repite en las épocas de crisis y que de manera reiterativa los sectores más perjudicados siempre son los niños y la vejez.

 

Detalles del proyecto

En conferencia de prensa Marcela Fernández, secretaria de Desarrollo Social explicó que la decisión responde a una política integral dentro de un cambio de paradigma sobre el lugar donde se quedan los chicos. Se pasó de los macro hogares, a lugares más pequeños que puedan responder mejor a las necesidades de cada pequeño y el traslado de la Casa Cuna responde a visión más integral del desarrollo del menor.

En este sentido se buscó darles a los chicos espacios más confortables y se alquilaron cuatro inmuebles, dos en Guaymallén y dos en Capital que contendrán a chicos entre 0 y 10 años. “Se decidió dividir casa cuna bebé, una para niños de 0 a 2 años, y la otra para chicos entre 2 y 4”, agregó la funcionaria que focalizó en los problemas estructurales de la Institución: los hogares estaban colapsados y según declaró otros pocos eran no habitables.

Según los datos que dio el organismo, en la Casa Cuna hay 73 chicos que llegan a ese lugar cuando su integridad física o psíquica corre peligro, si se quedan en su casa. En todos los casos se trata de pequeños que llegan a  través de una medida excepcional por lo que el Estado tiene su tutela y el juez de Familia controla su legalidad. 

Fernández aclaró que los nuevos espacios serán alquilados por lo que se buscará que los pequeños estén en lugares de barrio, amplios, con luminosidad y habitaciones separadas. Todo esto, agregó, será para que los chicos tengan un mejor desarrollo, aunque no especificó desde cuándo será el traslado ni cómo será.  

Cruces con Ampros

Antes de la presentación oficial, Claudia Iturbe, secretaria gremial de Ampros explicó a este medio que la decisión era buena, pero que debía analizarse la realidad de los empleados públicos porque el sistema está saturado por la falta de personal y al mismo tiempo implicaría cuadriplicar los recursos.

“La Dinaf es un monstruo. Está bien que se divida, pero para eso hay que pensar la infraestructura y que se nos garanticen las cuestiones laborales”, señaló.

Fernández aclaró que comparte la preocupación del gremio. “La Dinaf tiene 31 hogares propios y 10 por convenio”, aclaró la funcionaria quien pidió no colocar intereses particulares y abocar los esfuerzos en los niños. “Se les pedirá a los profesionales que muden su lugar de trabajo. Les corresponde por ser empleados de la Dinaf”, añadió.

Sobre la Ley 

La ley 26061 fue aprobada por el Congreso en 2005, quince años después de la  adhesión de Argentina a la Convención Internacional de los Derechos del Niño.

En una nota de Unidiversidad del año 2014, Aída Kelmermajer explicó los alcances y falencias de la ley. La norma modificó la situación de los niños y niñas que dejaron de ser considerados objetos de tutela del Estado y pasaron a formar sujetos de derecho. Los  pequeños ya no podrían ser judicializados por razones sociales, económicas o culturales, sino que era el Ejecutivo quien,a partir de la implementación de la ley, debía velar por garantizar el cumplimiento de esos derechos.

En Mendoza se aplicó desde el año 2008. Se puso en marcha un sistema que articula la Dinaf, cuya cabeza central es el órgano Administrador Local (OAL) y los servicios locales de Protección de Derechos, ubicados en los departamentos y que manejan las áreas de niñez de las comunas, en coordinación con la provincia.

sociedad difaf casa cuna traslado