En lo que va de mayo, aumentaron el 57 % los casos de COVID-19 en el interior del país

Argentina atraviesa el peor momento desde que comenzó la pandemia. En 21 de los 24 distritos se registró en las últimas dos semanas una suba de contagios y fallecidos por coronavirus. Preocupación de las autoridades.

 En lo que va de mayo, aumentaron el 57 % los casos de COVID-19 en el interior del país

Fotos: Unidiversidad

Sociedad Unidiversidad Rebrote COVID / por Unidiversidad / Fuentes: Télam e Infobae / Publicado el 19 DE MAYO 2021

Argentina atraviesa el peor momento desde que comenzó la pandemia. Los datos del último parte del Ministerio de Salud de este martes dispararon todas las alarmas y la preocupación de las autoridades nacionales, provinciales y porteñas, que parecen dispuestas a dejar de lado sus diferencias para tomar medidas concertadas que le pongan un freno a la suba de contagios. La postura de la Casa Rosada es, por estas horas, que ha llegado el tiempo de que sean directamente las jurisdicciones las que refuercen sus controles y ajusten restricciones a la circulación.

En mayo, los casos comenzaron a crecer lentamente en 21 de los 24 distritos del país, al igual que los fallecidos por coronavirus. El parte de ayer reportó el récord de 35 543 nuevos contagios en 24 horas y el máximo de muertos por el virus en una jornada: 745. El incipiente descenso en los positivos confirmados con COVID-19 de la segunda quincena de abril se frenó, y entre el 3 y el 13 de mayo, el número se estabilizó en una meseta alta, a la par que comenzaron a subir las muertes por coronavirus, pero en la última semana, la curva epidemiológica comenzó a mostrar nuevamente un ascenso.

En el Gobierno nacional se empezó a mirar con preocupación ya no solo al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), sino también a las provincias del interior país, donde el número de casos y muertos registra una suba sostenida. Sin embargo, a diferencia de cuando Alberto Fernández dictó los dos últimos decretos de necesidad y urgencia (DNU), ahora habría una decisión compartida entre las distintas administraciones de consensuar las nuevas restricciones cuando venza el DNU este viernes. 

Si sigue este crecimiento en los casos, las fuentes de las distintas jurisdicciones coincidieron en que “va a haber que tomar medidas adicionales”. Sin embargo, esta vez, las restricciones se llevarían a cabo de manera coordinada entre la Nación, la CABA y la Provincia de Buenos Aires, en tanto que Santa Fe, por ejemplo, ya lleva adelante estrategias focalizadas. En Mendoza, otro lugar con cifras complejas, el gobernador Rodolfo Suarez, como ya es habitual, esperará el nuevo DNU para decidir luego qué medidas tomar en todos los departamentos, pero particularmente en San Rafael, donde se registra un récord de contagios. El intendente sanrafaelino, Emir Félix, viene haciendo pedidos expresos al mandatario provincial para frenar la escalada de casos en la comuna y ayer mantuvo una reunión con Suarez en Casa de Gobierno.

De acuerdo al análisis de la Unidad de Datos de Infobae de los números oficiales que publica el Ministerio de Salud de la Nación diariamente, la distribución geográfica de los contagios por COVID-19 en la Argentina está cambiando. Mientras el 51 % de los nuevos casos diarios informados este martes se registraron en la provincia de Buenos Aires (PBA) y Ciudad de Buenos Aires –que concentran el 45 % de la población–, el 49 % restante corresponde a las otras provincias. A 14 meses de la pandemia, el total de casos acumulados asciende a 3 371 508.

Esta relación era diferente a principios de mayo. El 1.º de este mes, el 60 % de los nuevos contagios se concentraban en territorio bonaerense y porteño, y el 40 %, en el resto del país.

Si se considera lo que sucedió en los distritos de CABA y PBA juntos, en los últimos 18 días, los nuevos contagios diarios promedio bajaron apenas el 1,46 %. En cambio, en el resto del país, los casos aumentaron el 57 %. El 1.º de mayo, los nuevos casos promedio cada 24 horas en las demás jurisdicciones de Argentina –sin la provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires– eran 8478. Ayer ascendieron a 13 294. Se toma la “media móvil” para los últimos siete días –o el promedio de la semana– a fin de evitar saltos en los casos informados en una jornada en particular por problemas en la carga, o los descensos en los reportes del fin de semana.

De los 35 543 contagios informados ayer en el parte vespertino del Ministerio de Salud de Nación, 14 593 corresponden a la provincia de Buenos Aires (el 41 %), 3465 a la Ciudad de Buenos Aires (el 10 % ), y el 49 % al resto del país.

Entre los distritos que registraron mayor cantidad de casos en las últimas 24 horas figuran Córdoba con 4074; Santa Fe con 3302; Mendoza con 1095 (1352, según el parte oficial provincial); Tucumán con 1194; Entre Ríos con 921; y Neuquén con 807; La Pampa con 799; y San Juan con 735. Fueron nueve las jurisdicciones que registraron ayer su máximo histórico.

El aumento de nuevos contagios en el país tiene un correlato en los casos fatales por coronavirus. En lo que va de mayo, el promedio de nuevos muertos diarios aumentó el 32 %. El 1.º de mes, se registró un promedio de 375 decesos por día. Con los 745 fallecidos por COVID-19 reportados ayer, ese valor pasó a 494. En total, Argentina ya acumula 71 771 fallecidos. 

 

Nuevas restricciones

A días del vencimiento del DNU que fija las restricciones para contener al coronavirus y con el marco de un nuevo récord de casos positivos, el Gobierno inició este martes una ronda de reuniones con representantes de la Provincia de Buenos Aires y de la Ciudad Autónoma –a las que se sumarán en las próximas horas otras con gobernadores y epidemiólogos– para definir los alcances de la norma que regirá a partir del próximo sábado.

La postura de la Casa Rosada es, por estas horas, que ha llegado el tiempo de que sean directamente las jurisdicciones las que tomen más medidas de control y de restricción a la circulación, un planteo que ya vienen adelantando gobernadores de diversas provincias. Mientras tanto, y aunque se esperan más reuniones para las próximas horas, la idea es renovar el DNU 287, cuya vigencia concluye este viernes 21 de mayo, con los parámetros epidemiológicos que están incluidos en el proyecto de ley que ya está en debate en el Congreso.

Esa sola renovación haría que muchas provincias del país pasen a estar en la categoría sanitaria de "alarma epidemiológica", situación que amerita fuertes medidas de restricción; entre ellas, por caso, la limitación de las clases presenciales.

El Ejecutivo nacional, en boca del propio presidente Alberto Fernández y de sus funcionarios más destacados, venía alertando sobre la creciente circulación viral, como también advertía desde hace semanas sobre la necesidad de que las jurisdicciones controlen el cumplimiento de las medidas restrictivas dispuestas en el último DNU. Hace tres semanas, tanto la CABA como Mendoza y Santa Fe desestimaron la suspensión de las clases presenciales ordenada por el decreto presidencial y, ahora, las tres muestran una delicada situación sanitaria.