Hablar sobre suicidio, la mejor forma de ayudar a prevenirlo

El 10 de septiembre se conmemora el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. En medio de una época de elecciones, las campañas electorales son una oportunidad para instalar en la agenda pública estas temáticas.

Hablar sobre suicidio, la mejor forma de ayudar a prevenirlo

Foto: El acompañamiento y la escucha, dos factores fundamentales para prevenir el suicidio. Foto: alltuntun.wordpress.com

Sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 10 DE SEPTIEMBRE DE 2021

Cada 10 de septiembre se conmemora el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, una fecha que busca demostrar que estos actos se pueden prevenir. Sin embargo, a horas de las Elecciones Primarias, Abiertas, Simultaneas y Obligatorias (PASO), la fecha toma otra arista. Las campañas electorales representan una oportunidad para instalar en la agenda pública la situación de la niñez y la adolescencia. En particular, este viernes quedó reglamentada en Argentina la Ley para la Prevención del Suicidio, luego de siete años de espera.

“Hoy es el día mundial del Suicidio y es importante remarcar que todos y todas podemos prevenirlo. Es posible estar atravesando una situación de angustia, ansiedad o sufrimiento, quizás lo trajo la pandemia, pero una forma de prevenirlo es que de suicidio sí se habla. Hay un mito que dice que no se debe hablar porque se puede generar la idea. Pero es importante que tanto las escuelas como en las familias y ámbitos laborales podamos hablar del tema y saber que si hay alguien que está necesitando ayuda, la única forma de vehiculizarla es hablando”, expresó la médica psiquiatra Alina Del Canto.

El suicidio en Argentina es la segunda causa de muerte entre la franja etaria de 15 y 29 años. En este contexto, a través de la publicación del Decreto 603/2021 del Boletín Oficial, el Gobierno reglamentó este viernes la Ley Nacional de Prevención del Suicidio, que tiene por objeto la disminución de la incidencia y prevalencia del suicidio, a través de la prevención, asistencia y posvención.

“Cuando, lamentablemente, se consuma un suicidio, quedan las personas y la comunidad muy afectadas, y es necesario un acompañamiento oportuno para acompañar este duelo y evitar que las personas queden en riesgo de suicidio también”, indicó la médica psiquiatra.

La norma había sido votada por unanimidad de ambas cámaras del Congreso en 2015 y llevaba siete años sin reglamentar, y, por ende, su aplicación no se había hecho efectiva. Según había anticipado el subsecretario de Gestión de Servicios e Institutos del Ministerio de Salud, Alejandro Collia, la reglamentación oficializada este viernes, en el marco del Día Mundial y Nacional de la Prevención del Suicidio, fue "consensuada con todas las jurisdicciones, la comunidad científica, universidades y la sociedad civil, y con todos los actores que forman parte de la implementación de la Ley Nacional de Salud Mental N° 26.657.

En tanto, para Del Canto es necesario comprender que el suicidio es multicausal. “Es un proceso determinado por componentes biológicos, psicológicos, sociales, culturales. Cuando pensamos en la problemática o en la causa, son muchas. Por supuesto que los jóvenes tuvieron que atravesar la pandemia y no ha sido fácil porque lo más importante son los lazos sociales y el encuentro con sus pares, y eso no lo tuvieron durante mucho tiempo”.

“Algunos indicios que nos pueden dar son: mayor aislamiento, cambios de conducta, angustia intensa que no calma, problemas de adicciones, cuadros de mucha ansiedad o problemas que tienen relación a violencia intrafamiliar, violencia de género o en el ámbito escolar”, agregó la especialista.

A horas de las PASO, pero con algunos meses de campañas políticas por delante, existe una oportunidad para instalar en la agenda pública la situación de la niñez y la adolescencia frente a estas temáticas. Si bien gran parte de la comunicación reproduce y refleja las dificultades que padecen las chicas, chicos y adolescentes en nuestra sociedad, no los reconoce como actores sociales. Para ello es necesario “generar espacios para la participación y difusión de la voz de los y las jóvenes”.

“Nuestras sociedades son adultocéntricas: organizadas y pensadas por adultos, en función de sus intereses y obligaciones. Suele entenderse todavía —contrariamente a la normativa que consagra sus derechos—, que la niñez y la adolescencia deben ser objeto de control de los adultos, a quienes se considera portadores de una suerte de derecho ‘natural’ a decidir por ellos sin pedirles opinión en los asuntos en los que, según su nivel de desarrollo, tienen derecho a darla”, remarca el Manual de coberturas electorales respetuosas de los derechos de niñas, niños y adolescentes.

Para mejorar esta situación se recomienda promover la inclusión de los derechos y las problemáticas particulares de niños, niñas y adolescentes en la agenda pública generando coberturas de estos temas. En muchos casos los mejores especialistas en niñez y adolescencia son los mismos chicos y chicas.

“A veces cuando escuchamos a alguien que está sufriendo lo primero que hacemos es interrumpir ese relato y llenarlos de consejos. Es muy importante abstenerse y permitir que la persona pueda expresarse libremente sin juzgar”, concluyó la médica psiquiatra Alina Del Canto.

suicidio dia mundial del suicidio como abordar un intento de suicidio que hacer frente a un suicidio