Instituto Provolo, capítulo local de "Spotlight"

Lo que pasó en la escuela católica para niños sordos remite al caso de pedofilia global revelado por el diario Boston Globe.

Instituto Provolo, capítulo local de "Spotlight"

Imagen de la película "Spotlight": el equipo de periodistas del Globe debate sobre el caso de múltiples abusos en la Iglesia Católica de Boston.

Sociedad Unidiversidad Abusos en el Instituto Próvolo / por Jorge Fernández Rojas / Publicado el 28 DE NOVIEMBRE 2016

“Para un niño pobre de una familia pobre, la religión pesa mucho. Y cuando un cura te presta atención es importante. Te pide que juntes los cancioneros, saques la basura, y te sientes especial. Es como si Dios te pidiera ayuda. Así que quizá es raro cuando te cuenta un chiste sexual pero entonces compartes un secreto con él, así que sigues. Luego te muestra una revista porno, y sigues. Y sigues y sigues hasta que un día te pide que lo masturbes o le hagas una mamada. Y sigues también con eso. Porque te sientes atrapado. Porque te ha preparado. ¿Cómo le dices que no a Dios, no? Tienen que entender que esto es pesado. No es solo Boston, es todo el país. El mundo entero. Y llega hasta el Vaticano” (fragmento  de uno de los diálogos de la película Spotlight).

Una vez más el horror silencioso del sometimiento de niñas y niños por parte de quienes ejercen poder sobre ellos amparados por la omertá e investidos de hábitos religiosos, pero esta vez entre nosotros, aquí nomás, en Luján. Y la idea global del abuso y la pedofilia por parte los sacerdotes católicos y el movimiento orquestado por la institución para resguardarlos parece repetirse, en este caso, en Mendoza; por eso la referencia casi obligada a la película que muestra la investigación hecha por el equipo de periodistas del diario Globe de la ciudad estadounidense de Boston.

 

El caso judicial

Fue el viernes 18 en un acto oficial en la Legislatura sobre la protección de derechos del niño cuando el referente del Movimiento de Sordos de Mendoza buscó a la senadora radical Daniela García para contar esta historia macabra. Se estima que los casos de abuso a niñas y niñas alojados en el Instituto para Hipoacúsicos Antonio Provolo, ubicado en Boedo M. 385 de Luján, ocurren por lo menos desde hace una década, de acuerdo a los relatos de las víctimas y de testigos.

La causa y la investigación están a cargo del fiscal Fabricio Sidoti (conocido por estar atravesando un enjuiciamiento político por el caso del femicidio de Ayelén Arroyo). Esta vez el magistrado se movió rápido e imputó a tres personas. Son dos curas católicos y otro hombre vinculado con ellos. Al mediodía, Sidoti advirtió que ya había tomado declaraciones a 30 personas y que las niñas entre 9 y 11 años habían presenciado actos de abuso a otros niños. Esas víctimas son en especial las que se alojan en el lugar, ya que esos niños están internados porque provienen de otras provincias, de acuerdo a lo que narró el magistrado.

Los religiosos acusados por abusos son Nicolás Corradi, de 80 años, y Horacio Corbacho, de 56, mientras que no trascendió la identidad del tercero imputado. Ahora se sabe que Corradi fue "escondido" en Mendoza por la congregación después de ser acusado por delitos similares en Italia.  
 

Cómo se supo

Cuenta la senadora radical Daniela García que ella terminó siendo vehículo de esta historia. “El intérprete de señas de la Legislatura ayudó a precisar la denuncia del presidente del Movimiento de Sordos de Mendoza. Empezamos a ver los casos de las víctimas. Tenían mucho miedo y hablamos con el Procurador para garantizarles la seguridad. Se acercan a denunciar víctimas o testigos y los casos son por lo menos de una década. El delito por lo que se los imputa es agravado porque son niñas y niños hipoacúsicos. Hay tres institutos en Argentina, hay niñas y niños de La Rioja, San Luis. Algunos de los padres no estaban en conocimiento de los casos”, describió García.

El Instituto Antonio Provolo tiene sede en Verona, Italia; es una orden que no depende de la Arquidiócesis de Mendoza. Eso es lo que explican desde el Arzobispado de Mendoza, buscando de algún modo excusarse por lo ocurrido allí en Luján de Cuyo.

Las miradas de análisis también se amplían hacia la responsabilidad del Estado, porque se trata de una institución educativa donde han ocurrido estos actos de abuso contra chicos con discapacidad y limitados por el ambiente. Por eso, tras la aprehensión de las tres personas investigadas, la Dirección General de Escuelas decidió suspender las clases y las actividades en ese espacio.