Se profundiza la crisis hídrica

La acumulación nívea es escasa, lo que se traduce en que los ríos tendrán menos agua.

Se profundiza la crisis hídrica

Marinelli aseguró que la crisis se profundizará. Foto: Axel Lloret - Archivo Unidiversidad.

Sociedad

Emergencia hídrica

Unidiversidad

Verónica Gordillo

Publicado el 25 DE SEPTIEMBRE DE 2017

La crisis hídrica se profundizará, ya que la situación que se prevé para este año es aún más crítica que la de los seis anteriores, en los que también se declaró la emergencia en la materia. Así lo aseguró el superintendente del Departamento General de Irrigación (DGI), Sergio Marinelli.

El funcionario fue uno de los expositores del encuentro “Los desafíos futuros del Agua en Mendoza”, que se realizó en la Legislatura y que organizaron la vicegobernación y los integrantes del Foro Diplomático en Mendoza.

Marinelli explicó que las mediciones que realizaron en distintos puntos de la Provincia demostraron que la acumulación nívea es escasa, lo que significará una disminución de los caudales de los ríos. El pronóstico se ubicó muy por debajo de la media histórica que se registró en 2010, cuando se produjo la primera señal de alerta por el descenso marcado de la acumulación nívea.

Marinelli explicó que en breve darán a conocer el pronóstico completo, aunque adelantó que las zonas más comprometidas son el Norte y Sur.

Otro año de emergencia hídrica

En diciembre, cuando los ríos comiencen a recibir los aportes de la nieve acumulada, se realizará una nueva evaluación.

 

Plan de contingencia

Marinelli explicó que en el mismo momento en el que concluyan el pronóstico y lo comuniquen, anunciarán un plan de medidas a corto y mediano plazo para intentar mitigar las consecuencias del fenómeno. Una de ellas será un plan dirigido específicamente a los productores. La intención es entregarles cartillas para que tomen conciencia sobre la real demanda hídrica de cada cultivo y, así, intentar cambiar el riego a manto por un manejo del agua mediante embalses.

El funcionario señaló que el objetivo de fondo es modificar el sistema de riego para que responda a la demanda real, a diferencia del acutal, en el que existen turnos de riego y los productores deben utilizar los recursos disponibles en ese momento.

Respecto de este cambio en la forma de riego, Marinelli explicó que se pondrán en marcha dos proyectos concretos: uno en Campo Villegas, en Tupungato, con un sistema de riego presurizado cuyas obras ya están avanzados en el 95 %, y otro en Costa de Araujo, en Lavalle, donde funcionará un reservorio de agua.

 

sociedad crisis hídrica irrigación agua riego dgi ríos sergio marinelli