Figurita repetida

El proceso recesivo en Mendoza.

Figurita repetida

Foto de archivo ilustrativa

Sociedad

Especial perspectivas económicas

Unidiversidad

Unidiversidad / Florencia Martínez del Rio

Publicado el 07 DE ABRIL DE 2017

Según los economistas del IERAL Fundación Mediterránea, el nivel de actividad económica de la provincia se resintió fuertemente por la caída del poder adquisitivo de los salarios, la devaluación, los ajustes en las tarifas de los servicios públicos y el brusco ascenso en las tasas de interés, ocurrido principalmente en el primer semestre del año. Los datos de Mendoza fueron "peores" que a nivel nacional.

El Informe Anual 2016 Perspectivas 2017 de la economía de Mendoza detalla que durante el segundo semestre del año, la inflación comenzó a descender producto de la desaceleración en la emisión monetaria, induciendo a una caída de tasas de interés y a una leve recomposición del poder adquisitivo de los salarios. De esta manera, algunos sectores comenzaron a mejorar hacia fines de 2016, pero a pesar de ello, la economía mendocina durante el promedio anual, se contrajo por tercera vez en los últimos 8 años y el nivel de actividad económica en la provincia terminó en un nivel similar al de 2011.

Otro dato importante es que el proceso recesivo en Mendoza fue más intenso que a nivel nacional. El 2016 fue el séptimo año consecutivo en el que la provincia mostró una performance económica peor que el promedio nacional, la misma fue de 2,3 % mientras que en la provincia cayó 4 puntos.

 

Causas

Distintas causas propiciaron este proceso recesivo en Mendoza. Para explicarlas, el IERAL analizó los mercados externos con los que la provincia comercializa (economía mundial y argentina) y los mercados internos (laboral, financiero y de las cuentas públicas), ya que de estos depende la dinámica económica de Mendoza.

Con respecto al comercio mundial, del que dependen las exportaciones de la provincia y los precios internacionales, destacan que presentó una desaceleración del crecimiento durante 2016, por sexto año consecutivo, y que los socios comerciales de Mendoza crecieron por debajo del promedio mundial por tercer año consecutivo: Recesión de Brasil (20 % de las exportaciones), desaceleración de Estados Unidos (29 %), Chile (8 %) y Reino Unido (6 %).

Para los economistas Jorge Day y Gustavo Reyes, caras visibles del IERAL en Mendoza, este contexto de no crecimiento de la economía mundial afectó los precios de las exportaciones de Mendoza, que cayeron un 3,6 % en relación al año 2015. El vino fraccionado (-3 %) y las aceitunas (-2 %), fueron algunos de los productos que sufrieron caídas en sus precios. Otros fueron la excepción y mostraron subas en sus precios, como el ajo (66 %), el mosto (16 %) y el vino a granel (19 %). Además, algunos subieron sus exportaciones: ajo en un 80 %, y en menor medida las aceitunas y las ciruelas secas con carozo.

Con respecto al país y su economía, tampoco fue buena. Según el informe, la economía nacional se contrajo por cuarta vez en los últimos 8 años. El 2016 fue un año de transición para el Gobierno nacional en el que, para los especialistas, debía realizar reformas para "acomodar" la economía.

En este intento, la Nación eliminó el cepo cambiario, suprimió los movimientos de capitales, desmanteló los controles de precios, realizó ajustes tarifarios, cambió la política monetaria en el Banco Central, pero estos cambios, entre otros, tuvieron consecuencias negativas: los salarios comenzaron a disminuir ubicándose muy por debajo de la inflación (que llegó a niveles muy altos) y los préstamos -junto con el poder adquisitivo- se redujeron. Esto provocó una gran caída del consumo ya que la población tuvo menos dinero y otros perdieron su empleo. Además, la inversión no alcanzó los niveles necesarios para un crecimiento económico sostenido en el tiempo, explica el informe.

Según éste, las mayores caídas en ventas registradas en Mendoza sucedieron en los centros comerciales (-17 %) y en los comercios minoristas (-7 %), ambos perjudicados por el gran movimiento de mendocinos hacia Chile para realizar compras, causa que se suma a las generales ya mencionadas. Asimismo, la venta en supermercados también disminuyó en un 12 %. Es importante mencionar que todas estas caídas fueron más profundas que a nivel nacional, al igual que la recaudación de impuestos, que fue menor que en la Nación.

Por otro lado, explican los técnicos, la industria vitivinícola tuvo una muy mala cosecha y por ende una menor producción, por lo que no fue un buen año para este sector. Para el petróleo fue un año regular, debido a una mayor extracción de crudo pero con menor ritmo de crecimiento. El turismo se vio perjudicado por el cierre temporario del aeropuerto, con su impacto, en mayor medida, en los hoteles de mayor categoría, lo cual provocó menos visitas de extranjeros y más de argentinos. Otros sectores que tuvieron un 2016 "muy malo" fueron: la construcción y el financiero. La electricidad y el gas se vieron beneficiados por la recomposición tarifaria.

Respecto del mercado laboral, es decir el empleo y el salario real, ambos fueron "contractivos": Hubo una "destrucción" de los mercados laborales, afirman los economistas, y donde más cayó el empleo fue en la construcción. Dato importante es que en Mendoza el porcentaje de población con empleo informal es más alto que el promedio nacional.

Por otra parte, en el sector público hubo un gran ajuste y caída del gasto público: la planta de personal bajó 1,6 % cuanto debería aumentar 1 % por año, según los expertos. En obra pública también se percibió el ajuste. Si bien mejoraron las cuentas fiscales, esto no impulsó la economía.

Con respecto a los salarios de los mendocinos, afirman que son bajos y que se ubicaron por debajo de la inflación, lo que influye en los altos números de pobreza, en bajo poder adquisitivo y en que la economía se contraiga.

especial perspectivas económicas