La guerra civil de la que nadie habla ya se cobró 382 000 vidas

Un estudio realizado por el Departamento de Estado de Estados Unidos dio a conocer la cifra oficial de fallecidos producto de la brutal guerra civil que se desarrolla en Sudán de Sur desde 2013. Conocé la experiencia de un mendocino.

La guerra civil de la que nadie habla ya se cobró 382 000 vidas

Sudán del Sur lleva más años en guerra que en paz. Foto: Twitter.

Internacionales Unidiversidad por Unidiversidad / Por: Santiago Serrano / Publicado el 26 DE SEPTIEMBRE 2018

Tras casi cinco años de una sangrienta guerra civil en Sudán del Sur, un estudio realizado por el Departamento de Estado de Estados Unidos reveló que, por lo menos, 382 000 personas han fallecido producto del conflicto interno en aquel país y vaticinó que la cifra crecerá considerablemente en los próximos meses. Los números arrojados por esa investigación encendieron las alarmas de la ONU, que calculó una cifra mucho menor a la real, según informó el periódico Washington Post.

Sudán se independizó en 2011 y desde 2013 vive en un estado de guerra permanente, en el que mueren en promedio 220 personas por día.

En ese sentido, la responsable de la ONU para Niños y Conflictos Armados, la argentina Virginia Gamba, explicó: "El año pasado, más de 1200 menores fueron reclutados en las filas de las partes del conflicto en Sudán del Sur, así como tuvieron lugar unos 26 ataques contra escuelas y hospitales y se registraron unos 738 casos de bloqueo de la llegada de ayudas humanitarias para niños que las necesitaban".

Una familia escapa por el desierto de Sudán para no transformarse en víctimas del brutal conflicto bélico que atraviesa el país.

Para dimensionar un poco más la magnitud del conflicto, Unidiversidad dialogó con el mendocino Omar Miranda, quien participó de diversos programas de la ONU en Argentina y adoptó a un niño de 7 años nacido en ese país africano. “Lo mío es un caso particular, pero la violencia en el mundo va mucho más allá de una situación puntual y está creciendo día a día”, opinó Miranda.

En cuanto a su experiencia personal, el mendocino contó: “Apenas llegó a casa (el niño sudanés), fue muy complicado” porque “estaba aterrado” por todo lo que le tocó vivir y “no hablaba nada de castellano”. Agregó: “Con el transcurso del tiempo, se ha acomodado bastante, pero todavía hay muchas cosas que le cuestan, como el idioma y la confianza con los desconocidos. Los primeros días se levantaba por la noche gritando desesperadamente”.

Por último, Omar Miranda consideró: “Poco a poco se va a ir adaptando cada vez mejor y podrá desarrollar una vida normal como cualquier niño”. “Tan solo lleva un año en la Argentina y meses en la provincia, es lógico el proceso”, remató.

En cuanto al futuro del niño, Miranda consideró: “Lo próximo que tenemos que lograr es incluirlo de alguna manera en el sistema educativo”.

 En marzo de 2016, la ONU realizó un estudio que arrojó un saldo total de 50 000 muertos durante el conflicto iniciado en 2013 en este país del centro de África, pero no se contaba con una cifra más precisa y actualizada, ya que es difícil realizar estos estudios en zonas de guerra afectadas por la destrucción de archivos y millones de refugiados en constante movimiento.

Esta nueva estimación de 382 000 supera ampliamente lo considerado hasta el momento y pone a la guerra civil en Sudán en el mismo nivel que la guerra civil en Siria, el brutal conflicto de más de siete años en el cual ya se calcula medio millón de muertos y millones de refugiados.

Un grupo armado se prepara para una nueva jornada de conflicto bélico en Sudán.

Sudán del Sur se separó de Sudán en 2011 tras décadas de conflicto civil interno que llevaron a la independencia. Sin embargo, la violencia retornó rápidamente en 2013 debido a tensiones internas entre el presidente Salva Kiir, del grupo étnico Dinka, y el entonces vicepresidente Riek Machar, de los Nuer.

 

Declaraciones cruzadas  

Algunos, sin embargo, rechazan esta nueva cifra, como el subdirector de la misión de la Embajada de Sudán del Sur en Estados Unidos. Para el funcionario, la estimación no es precisa y el número real se encontraría en las 20 000 personas, "incluyendo enfermedades y todo", dijo Gordon Buay.

Francesco Checchi, epidemiólogo que trabajó en el nuevo estudio, defendión en cambio los hallazgos y sostuvo que el análisis estadístico tomó información sobre la mortalidad en el país entre diciembre de 2013 y abril de 2018, especialmente 200 encuestas realizadas entre trabajadores humanitarios en Sudán del Sur. La información provino de agencias humanitarias e informes de prensa, incorporando factores como la situación alimentaria, la presencia de grupos humanitarios y la intensidad de los combates para crear un modelo estadístico preciso. "Un proceso meticuloso", dijo Checchi al Washington Post.

Desde entonces, el país se encuentra atravesado por una violencia extrema, incluyendo atrocidades cometidas por ambos bandos, en medio de un conflicto armado muchas veces opacado por la guerra en Siria y Yemen.