La pelea entre kirchneristas y militantes tradicionales, el nuevo dilema del PJ local

En Mendoza, la aparición del Peronismo para la Victoria divide las aguas y crea resquemores entre los tradicionales militantes, que buscan alejar al partido de las estructuras de la Cámpora y otras agrupaciones K. El jueves se lanza formalmente el espacio kirchnerista.

 La pelea entre kirchneristas y militantes tradicionales, el nuevo dilema del PJ local

Guillermo Carmona, Alejandro Abraham, Anabel Fernández Sagasti y Lucas Ilardo, las cabezas visibles del Peronismo para la Victoria, el nuevo espacio del PJ.

Provincial

Quiebre en el PJ

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 16 DE FEBRERO DE 2016

El lanzamiento del “Peronismo para la Victoria” –un reducto ultrakirchnerista mendocino que será presentado en sociedad el jueves 18– vino a echar por tierra el único acuerdo e intento de reconstrucción partidaria del PJ luego del 2015, el peor año electoral para el mítico partido.

El acuerdo se plasmaría en una reunión con carácter conciliatorio que iba a realizarse este lunes 15 en Tunuyán. Había sido acordada por los únicos dos grupos de peronistas locales que ostentan poder: los azules –dueños de cuatro de las seis comunas que aún posee el PJ–  e Integración –de los hermanos Omar y Emir Félix, reyes y señores del sur mendocino–. Sin embargo, el acuerdo se fue diluyendo, sin que desde el llano se entendiera bien por qué. “Es posible que la reunión pase para más adelante. Hay que esperar que todos estén de acuerdo”, dijo Adolfo Bermejo, uno de los peronistas azules que quiere conducir el partido local.

En off, otra voz femenina del sector puso el grito en el cielo: “Si los de la Cámpora vienen a querer marcar la cancha, yo no voy a hacer ningún acuerdo. Nos han llevado más a perder que a ganar”, se quejó la dirigente. En cambio, los Félix, expertos en prudencia y en lavar los trapos sucios a espaldas del público, no dijeron nada. O al menos, no dieron a conocer su disgusto, si es que realmente lo tienen.

Lo cierto es que en la Provincia, el desacuerdo dista de asemejarse al panorama nacional. Ciertamente, el peronismo tiene que sanar heridas de guerra, pero en Mendoza, la guerra parece ser entre el PJ tradicional y las nuevas olas kirchneristas.

En la organización del Peronismo para la Victoria hay dos cabezas principales: la de los legisladores nacionales Anabel Fernández Sagasti y Alejandro Abraham. También protagoniza el exparlamentario y uno de los que aspiraba a gobernar la provincia, Guillermo Carmona. A nivel local, han sumado algunas voluntades, como la de los legisladores provinciales Gustavo Arenas y Lucas Ilardo, y la del exintendente de Malargüe y actual senador, Juan Antonio Agulles, aunque este último aún no se define completamente como integrante del sector.

En definitiva, el kirchnerismo quiere jugar y fuerte en la provincia. Quiere que lo tengan en cuenta. Algo que no sucedió en épocas de Paco Pérez, cuando no se lo tuvo para nada en consideración. Hoy apuestan a ocupar el lugar vacío que dejó la Corriente Peronista, el desmembrado espacio del ex vicegobernador Carlos Ciurca.

Por esto, esperan que en la próxima convocatoria al encuentro peronista provincial se los invite formalmente. Este es el problema a resolver, porque hay muchos tradicionales militantes locales que se niegan terminantemente a incorporarlos.

Sin embargo, al peronismo mendocino no le conviene dividirse más, y sus integrantes lo saben. En resolver ese dilema se encuentran hoy, a horas del lanzamiento de PpV.

 

peronismo para la victoria pj kirchnerismo