La UBA lanzó su propio Metaverso, en una experiencia única para la región

Como si fuera un videojuego, estudiantes podrán recorrer ese mundo para aprender sus aspectos técnicos y reflexionar sobre sus desafíos regulatorios. El interrogante es cómo estas herramientas tecnológicas pueden abrir un nuevo paradigma de aprendizaje, lo que también obliga a pensar en su costado ético y social.

La UBA lanzó su propio Metaverso, en una experiencia única para la región

Imagen: Télam

Sociedad

Tecnología y sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 06 DE MAYO DE 2022

La Universidad de Buenos Aires lanzó este jueves su propio Metaverso, un espacio digital que tiene como escenario a la Facultad de Derecho y se asemeja a un videojuego. Allí, los y las estudiantes podrán recorrer espacios, leer, interactuar entre sí sobre contenidos pedagógicos y hablar con sus docentes a partir de personajes gráficos (avatares), lo que inaugura una experiencia de enseñanza-aprendizaje única en la región.

Como si fuese el tráiler de una película animada, un avatar camina por los alrededores de la escultura Floralis Genérica, situada en la Plaza Naciones Unidas, y luego va hacia las escalinatas de la facultad, donde ingresa y se encuentra con otra persona que le dice: “En el Metaverso, también tenemos derechos”; es una pequeña muestra del nuevo mundo interactivo que se presentó esta tarde en el salón de actos de la Facultad de Derecho.

Un nuevo paradigma que se abre con el Diplomado en Metaverso y Gaming que dictará el Laboratorio de Innovación e Inteligencia Artificial de la UBA (Ialab), una formación que abordará el tema desde diversos enfoques: desde las tecnologías y las oportunidades de trabajo que plantea este mundo hasta la cuestión ética y los desafíos regulatorios. Por ejemplo, ¿qué responsabilidad penal le cabe a quien comete un delito en el metaverso? ¿Cuáles son los límites entre el mundo físico y el virtual? ¿Qué sucede con los actos de discriminación o de agresión sexual? ¿Con qué medidas de seguridad se cuenta? Interrogantes a los que también se suman la cuestión de los sesgos algorítmicos de género y los problemas que pueden surgir de los sistemas de reconocimiento facial.

El aula será el metaverso, el escenario que se intentará enseñar: “Desarrollamos un metaverso para explicar el metaverso, y es una experiencia que no existe en ninguna otra universidad latinoamericana”, destacó Juan Corvalán, director de la formación y del Ialab.

Imagen: Télam

Hay diferentes formas de definirlo y hoy no tiene una versión acabada, ya que está en desarrollo, pero, en términos generales, se lo conoce como un universo inmersivo que integra la realidad virtual y la aumentada, donde se pueden generar diferentes acciones (tal como en el mundo físico, por ejemplo, comprar en un supermercado) y que tiene como puerta de entrada a los avatares, que constituyen un nuevo modo de intermediación con la tecnología, explicó el especialista. “Hoy, nuestro modo de intermediación con la tecnología es a través de clics, aperturas de ventanas, el mouse/joystick o hablarle a una máquina para que haga algo, pero lo que hace el avatar es enriquecer esa experiencia", completó Corvalán. Es una expresión más sofisticada que, en algunos casos, suma técnicas de representación superrealistas, como sucede, por ejemplo, con los personajes de jugadores de fútbol en algunos videojuegos.

Existen metaversos más y menos sofisticados. En el caso de la UBA, quisieron hacerlo inclusivo, por lo que no se requerirá contar con un casco para recorrerlo y bastará para ello con el teclado de la computadora, como si fuese un espacio digital, explicó Juan Corvalán.

Las personas van a poder descargarse en su computadora un programa ejecutable de esta primera versión del metaverso; luego, elegir su avatar (están diseñados sin género) y, finalmente, empezar a moverse por el escenario, que incluye la Facultad de Derecho y sus alrededores (hasta el monumento de la Floralis Genérica). Allí van a disfrutar de algunas experiencias como, por ejemplo, poder recorrer los rincones de esa casa de estudios y encontrarse con una persona que les contará la historia de la UBA.

Corvalán explicó que la formación tiene dos modalidades: una gratuita, para cualquier persona y sin requisitos previos, que tiene una duración de 20 horas; y otra paga, con característica de posgrado.

Imagen: Télam

La cuestión social y ética

Durante la presentación, hubo paneles con referentes que abordaron los diferentes enfoques de este universo, como la cuestión ética y social del metaverso y el desafío que plantea en el futuro. Uno de ellos fue Lee Ullmann, director para América Latina de la Escuela de Administración del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que consideró excelente que la UBA ingrese a este mundo, pero remarcó la importancia de que se siga pensando en el aspecto social de la inteligencia artificial sobre cómo mejorar la vida de las personas y del planeta.

“No creo que debamos parar, pero, en paralelo, necesitamos pensar en la ética y la responsabilidad social de lo que estamos haciendo”, completó el referente del MIT.

En esta línea, se expresó Cecilia Danesi, investigadora y profesora en Inteligencia Artificial y Género, que dijo que es clave que se trabaje con una mirada ética y social de la inteligencia artificial, y no detrás de un objetivo económico. En la presentación, también expusieron Daniela Dupuy, directora de la Diplomatura Internacional en Ciberdelincuencia y Tecnologías en Investigaciones; Leandro Vergara, decano electo para el período 2023-2027 de la Facultad de Derecho de la UBA, y Daniel Pastor, secretario de Investigación de la Facultad de Derecho de la UBA, entre otros referentes.

Fuente: Télam

uba metaverso