La UNCUYO y Godoy Cruz buscan diseñar entornos urbanos que incentiven la movilidad a pie

Florencia Ginestar, arquitecta egresada de la UNCUYO, estuvo en "Atardecid@s" y contó cómo es el plan que busca evaluar la calidad y las características de la vía pública.

Sociedad Señal U Atardecid@s / Medio ambiente / por Unidiversidad/Atardecid@s / Publicado el 13 DE JUNIO 2021

La Facultad de Ingeniería de la UNCUYO, a través de la carrera de Arquitectura, participa junto a la Dirección de Planificación Urbana de la Municipalidad de Godoy Cruz en el proyecto “Índice de caminabilidad-Propuestas de optimización del espacio público en el departamento de Godoy Cruz". El proyecto busca fomentar que los vecinos y vecinas elijan medios de movilidad no motorizados para realizar sus actividades diarias. Florencia Ginestar, arquitecta egresada de la UNCUYO, estuvo en Atardecid@s y contó sobre este plan que busca evaluar la calidad y las características de la vía pública.

“La propuesta apunta a desarrollar herramientas para la evaluación de la caminabilidad y la mejora de los espacios públicos del municipio.  Es decir, proponer diseños de entornos urbanos integrales y flexibles, que incentiven la movilidad a pie. Para eso se analiza qué tan amigable es una zona o área para que las personas puedan realizar sus actividades cotidianas caminando, en vez de elegir medios motorizados”, sostuvo Florencia Ginestar.

Según la arquitecta, se utiliza una herramienta denominada índice de caminabilidad, que asigna puntajes a las calles de la ciudad. “Tener barrios y ciudades con índices altos trae beneficios económicos, sociales y ambientales, ya que está directamente relacionado con la salud, el bienestar, la seguridad y la equidad, además de generar ciudades más atractivas y eficientes. El índice ya ha sido aplicado en grandes ciudades a nivel mundial, como Buenos Aires, Nueva York y Bogotá, entre otras”, apuntó Florencia.

“Entonces, entre los objetivos del proyecto se encuentran el desarrollo y la aplicación de una metodología de evaluación local, que permita identificar la respuesta de las áreas peatonales. De esta manera, se podrán evaluar las características morfológicas de tramos urbanos de la ciudad, teniendo en cuenta aspectos cuantitativos y cualitativos, como los usos, el estado de las veredas, la accesibilidad peatonal, el mobiliario, la iluminación, el espacio viario destinado al peatón, entre otros; por otro lado, contemplar las vivencias y percepciones de los usuarios en los espacios, en especial de las mujeres, jóvenes y niñas”, completo Ginestar.

Actualmente se está trabajando en una prueba piloto con relevamientos in situ, analizando un paquete de 19 indicadores en conjunto con el relevamiento de encuestas a los vecinos y vecinas del sector. Más adelante, se pretende generar recomendaciones de optimización del sector que contemplen la participación ciudadana.