Las tres medidas que analizan implementar si sigue el aumento de casos en el país

Antes de fin de mes, se tomarán medidas de contención si la población decide no volver a cuidarse. En dos meses podría saturarse el sistema de salud.

Las tres medidas que analizan implementar si sigue el aumento de casos en el país

Foto: Télam

Sociedad Unidiversidad Distanciamiento social / por Unidiversidad / Página/12 / Publicado el 04 DE ENERO 2021

"No se puede jugar con fuego porque este virus sigue creciendo": así apeló este domingo, desde Mar del Plata, Alberto Fernández a la responsabilidad ciudadana, dos palabras que parecen no estar en el vocabulario de la parte de los argentinos que actúa como si el coronavirus ya no existiera. Las cifras de contagios son alarmantes y recién alrededor del 10 de enero se sabrá cuánta gente enfermó durante las fiestas de fin de año. Mientras tanto, los casos siguen creciendo y el Gobierno tiene que tomar medidas para bajar los contagios, por lo que se están barajando tres posibilidades: implementar más controles en plazas y playas, establecer una suerte de toque de queda sanitario (prohibir que la gente salga de noche a hacer actividades recreativas) y la más dura: volver a un sistema de cuarentena estricta, pero esta vez con el sistema de salud más preparado y la conciencia de que son los jóvenes de entre 18 y 30 años el vector del virus, y los que menos se están cuidando.

Las medidas llegarán de una u otra manera antes de fin de mes, ya que el Presidente adelantó que necesita tomar medidas de contención. Solo este domingo, el parte que difunde el Gobierno cada día dio cuenta de 5884 nuevos casos de COVID-19. En las últimas 24 horas, se notificaron 107 nuevas muertes, de 65 hombres y 42 mujeres. Al día de hoy, la cantidad de personas fallecidas es 43 482.

VER TAMBIÉN: El personal de salud: de los aplausos masivos al borde del agotamiento

Se sabe que el Presidente ya habló el tema con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. "Si esto sigue así, algo vamos a tener que hacer", les dijo, y los tres estuvieron de acuerdo. Lo más grave del asunto es que la cifra actual de contagios es alarmante. Por eso, las imágenes de la relajación total en las playas y las salidas a las plazas de los jóvenes después de la medianoche del 24 y el 31, más la sensación general de que el virus "ya fue", preocupan al Gobierno por una simple cuestión de progresión: los especialistas le dicen al Presidente que si nada cambiara, en dos meses llegarían a la saturación del sistema de salud, algo que nadie se va permitir porque se trabajó durante todo el año justamente para evitar ese escenario.

La situación no es la misma en los 24 distritos del país, por lo cual tomar cualquier medida supone una dificultad. Sin embargo, en el Gobierno tienen claro que en este momento el peligro son los jóvenes de entre 18 y 30 años, que son vectores de contagio y que, aunque saben que probablemente no se van a morir ni van a ocupar una cama si se enferman, pueden contagiar a los adultos mayores de sus familias y a su entorno.

VER TAMBIÉN: Fernández pidió "responsabilidad" tras el aumento de casos de COVID-19

Con optimismo pero sin ingenuidad, cerca del Presidente plantean tres estrategias de intensidad creciente en caso de que el llamado a la responsabilidad social que viene haciendo Alberto Fernández no funcione:

  • Empezar a poner controles policiales en las plazas y en las playas;
  • Ir a un toque de queda nocturno, que se llamaría toque de queda sanitario. Esto es, que las actividades sociales nocturnas estén suspendidas, salvo en el caso de la gente que tenga que ir a trabajar. Esta medida ya la implementaron en Francia, Italia, España, Alemania, Chile, Bélgica, Portugal, Turquía e Israel. En muchos de estos países, la sanción por violarlo fue económica, y es de sabiduría popular que el bolsillo es un órgano que duele.
  • Volver a una cuarentena estricta, medida que en esta ocasión sería radical y compleja, pero que no se descarta si se trata de salvar vidas. En el Gobierno saben que la situación en el interior del país no es la misma que en el AMBA y en las playas, y que va a ser difícil de digerir, pero ya quedó dicho que no sería el primer país en tener que retroceder para salvar vidas.

VER TAMBIÉN: Según el Gobierno nacional, las reacciones a la Sputnik V "son leves y son las esperadas"

Con los números de contagios de estos días, Argentina retrocedió a los niveles de junio, algo inadmisible si se tiene en cuenta que se machacó con las medidas de prevención durante meses y llegaron las primeras dosis de la Sputnik V, pero comprensible si se considera que la negación es un mecanismo de defensa de la psiquis humana y el hartazgo a veces le gana al "deber ser", sin medir los riesgos que eso implica para la vida.

Hoy los especialistas le señalan al Presidente que es "imprescindible" reducir la cantidad de contagios: la tasa de la semana anterior implicaba un estimado de casos activos dentro de 100 días (para el 5 de abril) de 148 000 casos, nivel semejante al actual. Con las tasas relativas de esta semana, al 12 de abril (dentro de 100 días), tendríamos 392 000 casos, superando en 120 000 el número máximo de camas UTI.

Enio José García, el jefe de asesores del Ministerio de Salud bonaerense que encabeza Daniel Gollán, dijo este domingo que "el toque de queda sanitario puede ser una opción", aunque advirtió que se trata de una medida que no puede ser encarada de manera aislada. "Son medidas antipáticas, pero no queda otra", agregó. El funcionario opinó: "Uno no quiere que la temporada se cancele, pero hay que tomar algunas medidas para disminuir los contagios, que vienen fuerte no solo en Mar del Plata, también el Partido de la Costa está registrando muchos casos. Va a ser una semana clave para tomar definiciones".

coronavirus | contagios | aumento | rebrote | medidas | gobierno | alberto | fernandez