Las creativas, soberanas y poderosas del 2013

El tradicional evento, anualmente convocado por Susana Gamba para lanzar la Agenda de las Mujeres, cumplió 20 años. Las premiadas, todas mujeres destacadas de Mendoza en la defensa de los derechos, son luchadoras extraordinarias y solidarias.

Las creativas, soberanas y poderosas del 2013

Fotos: Eva Guevara

Sociedad

Unidiversidad

Eva Guevara

Publicado el 03 DE DICIEMBRE DE 2012

En la presentación de la Agenda de las Mujeres 2013 se premió a la actriz y docente Valeria Rivas, a la histórica dirigente Angélica Escayola, y al grupo de Mujeres Huarpes de Huanacache, cuya vocera planteó las necesidades, intereses y luchas de esa comunidad del desierto de Lavalle.

La primera en recibir el premio fue Valeria Rivas, intérprete de las expresiones culturales populares, que ha incursionado en la danza, la percusión, el canto y la murga. La investigadora y referente del movimiento de mujeres, Alejandra Ciriza fue la encargada de hacerle entrega de la distinción, previo repaso de la significación del trabajo de Valeria, labor a cargo de la escritora y periodista Sofía D’Andrea:   

“Valeria  Rivas tiene una larga trayectoria de trabajo teatral donde ha cumplido distintas funciones, incluso como asistente de dirección; desde 2004 es integrante del grupo independiente “La rueda de los deseos” y es miembro de ARGONAUTAS, un innovador centro de investigación y experimentación teatral. Desde hace varios años está asentada en Bermejo, pero tuvo la posibilidad de conocer lugares lejanos mediante la participación en giras y festivales dentro del país, en naciones hermanas como Ecuador, Chile y Uruguay y llegó hasta Alemania con su arte”.

Sofía D’Andrea destacó que en tanto docente,  “Valeria viene trabajando en las escuelas públicas rurales en condición de maestra, ha conseguido introducir todo el potencial pedagógico que contiene el teatro y otras formas de expresión, en los procesos de enseñanza-aprendizaje.  Además, ha incursionado en  la recuperación de  la tradición oral en distintas comunidades e investigado para dar un marco de sistematicidad a la riqueza de los relatos populares. En los últimos años ha estado trabajando en salud mental, uniendo trabajo educativo y artístico. Ella refleja a través de su arte el amor a la vida, contagiando de belleza en todos los aspectos posibles, tocando y transformando el dolor en creatividad constante, donde siempre está presente su condición de mujer”.

La primera Agenda de las Mujeres se lanzó en 1994. Desde entonces, no sólo importa el instrumento con la pauta de los días y el coloreo de las ilustraciones, las poesías y los datos de contacto de grupos y organizaciones de mujeres en diversos puntos del país, sino también un lema que año a año es lanzado al imaginario femenino para convocar los premios a mujeres destacadas. Este año, el lema fue “Creativas, soberanas  y  poderosas” y el lugar elegido para la presentación fue el Centro Multicultural Apu Aconcagua, fundado por Leonardo Feldman en Chacras de Coria. Sorprendió en la noche el fuego ceremonial, la ofrenda habitual a la Pachamama entre sonidos ancestrales, y también se lucieron la voz de Cristina Pérez y un remate final de danza ritual.

Llegado el turno de Angélica Escayola, se la distinguió por su larga trayectoria dirigida a los sectores más vulnerables y, en particular, a los derechos de las mujeres. Fuera de todo libreto, Angélica aprovechó la premiación para reflexionar en voz alta sobre la fuerza de las mujeres. Habló de la profunda sensación que tiene una mujer de no haber hecho todo lo que debía, de no ser suficiente, lo cual hace a la aguda necesidad de sentir que están las demás, que están todas, que allí reside la fuerza de las mujeres que es en definitiva la que transforma, aún cuando nunca será lo suficiente.

En síntesis de Sofía D’Andrea, “Angélica Escayola es una mujer fuerte, capaz y de convicciones firmes. Tiene una familia grande: dos hijos varones  y dos mujeres con  varios nietos y nietas.  Es militante política y  abogada laboralista, aunque en situaciones de “emergencia” ofició de defensora de perseguidos políticos; en este rol debutó en el Mendozazo presentando los Habeas Corpus por los detenidos, entre los que estaba su propio esposo, el reconocido abogado Alfredo Guevara (padre). La familia fue hostigada en la etapa militar, vivió en el exilio entre 1975 y 1984, después que un par de  bombas estallaron en su entorno”.

“De regreso al país, Angélica retomó con mayor impulso la profesión y  la militancia.  Fue abogada de la Coordinadora de cesanteados por la Dictadura, que conseguiría la reparación para ese sector; además  se constituyó, hasta el presente, en letrada  de varios sindicatos. Como militante política, sufrió los vaivenes de la época, pero encontró en el movimiento de mujeres un ámbito sugerente.  Llegó a una diputación provincial por el FREPASO entre 1997 y 2001.”

“Por otro lado, fue  organizadora del III Encuentro Nacional de Mujeres realizado en Mendoza en 1988, y luego formó parte de la Corriente 8 de marzo integrada por el núcleo fuerte que peleó la inclusión de los derechos de las mujeres  en la reforma de la Constitución Nacional en 1994, a través de la incorporación de la Convención para la Eliminación de toda forma de Discriminación contra las Mujeres, conocida como CEDAW, y otras normas.”  

“También batalló para el logro de la Ley de Cupos femeninos en cargos electivos y la de Salud Reproductiva; en esta línea, semanas atrás se la escuchó haciendo un brillante alegato, ante los senadores provinciales, para la pronta aprobación de la Ley de adhesión al Protocolo de atención al aborto no punible propuesto por Nación”.

El premio más emotivo fue para las Mujeres Huarpes de Huacache. Se trata de un colectivo formado por mujeres de once comunidades localizadas en Lavalle, que cuentan con personería jurídica otorgada por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas. Las mujeres contaron al público la dificultad que tienen para movilizarse, viviendo como lo hacen entre puestos muy alejados unos de otros, sin vehículos y con maridos educados a la antigua,  o sea, con pocos recursos para habilitarlas a la práctica de la vida pública y la lucha política a la que pese a todo, están abocadas”.

Estas mujeres luchan por el territorio, lucha que pone en vilo la propia cultura huarpe. Como escribió y dijo Sofía D’Andrea: “esas mujeres no quieren ser vistas como pasado, sino como presente”.

“Durante mucho tiempo la historia oficial argentina y mendocina las ha negado como pueblo preexistente; sin embargo, a pesar de la desvalorización de la que son objeto, todas y cada una se reconoce como huarpe. En conjunto han construido un  espacio para fortalecerse en la lucha por sus derechos como mujeres de un pueblo originario; desde el 2000, anualmente, realizan encuentros regionales para capacitarse e intercambiar sobre identidad, derecho indígena, violencia, trabajo, salud reproductiva, nutrición, adolescencia y otras temáticas. La instancia es considerada como un espacio íntimo donde reflexionan juntas sobre el pasado, presente y futuro.

“Las mujeres huarpes –dicen- no nos concebimos sin nuestra madre tierra “la Pecne Tao” y nuestra comunidad: es a través de esta relación armoniosa que somos y existimos - agregan-  por eso, junto con los demás miembros de las comunidades luchamos por la pronta aplicación de la ley provincial 6920, que nos reconoce como dueños legítimos del territorio que ocupamos y que debe otorgarnos el título de propiedad comunitaria para todo el pueblo huarpe. Esta es la lucha en la que nos hallamos actualmente y de pie exigimos al gobierno provincial, se cumpla”.

“Todos los años, un grupo participa de los encuentros nacionales de mujeres que se realizan en distintas provincias. En ese ámbito debaten y comparten experiencias con otras de distintos pueblos originarios del país. Cabe destacar que todas las actividades llevadas a cabo son autofinanciadas, lo que requiere organizarse año tras año. Este colectivo cuenta, desde su génesis, con el apoyo de Alicia Martínez, miembra del Comité Latinoamericano de Defensa de los Derechos de las Mujeres –CLADEM-, quien se desempeñó como docente en estas comunidades lavallinas.  Ella ha puesto el corazón en esta tarea, está comprometida con las necesidades, intereses y luchas de la población lugareña y se involucró, particularmente, con la problemática de las mujeres, acompañando sus propuestas”.

 

Un fragmento extraído de las conclusiones del 1º Encuentro de las integrantes de estas comunidades huarpes, pone en palabras su sentir y dice:

 

Yo soy una mujer que piensa, soy un poco rebelde pero muy abierta en mi interior. Me reconozco trabajadora, sincera, con emociones. Soy una persona que tiene ideas, que procura construir sus sentimientos cerca de sus compañeros y sus hijos.

Soy una mujer que pido me respete como mujer y tengo derechos: de religión, origen y de cultura.

Tengo un sentido social para trabajar porque soy alegre y dinámica.

Me reconozco heredera de las enseñanzas de mis mayores huarpes, con algo y mucho de común con los otros”

 

Con forma de apoyo y hermandad a su labor, la Agenda de la Mujeres 2013 distinguió a las Mujeres Huarpes de Huanacache y fue un enorme placer escucharlas hablar en público, exponiendo con claridad una lucha y un pensamiento que, si se afirma en unas, es porque también se hace fuerte en otras.  

susana gamba agenda mujeres 20 años premiadas destacadas mendoza defensa derechos luchadoras solidarias