Negocio inmobiliario

Las dudas de los vecinos.

Negocio inmobiliario

Las autoridades pretenden reactivar este gran espacio "ocioso". Foto: Axel Lloret.

Sociedad Unidiversidad Pulseada urbana / por Unidiversidad/ Camila Balter. Fotos: Axel Lloret / Publicado el 25 DE AGOSTO 2016

Tras el anuncio del concurso nacional de ideas para urbanizar el predio de casi 24 hectáreas ubicado entre las calles Las Heras, Tiburcio Benegas, Suipacha y Perú, Unidiversidad consultó a los vecinos de la zona para saber qué opinaban del posible proyecto inmobiliario que se realizaría.

Según se comunicó en el Segundo Seminario Metropolitano de Urbanismo, dicho concurso, que será no vinculante, apunta a la presentación, análisis y selección de proyectos para ejecutar en el extenso predio donde funcionó la antigua estación de trenes Mendoza Central y que actualmente alberga los talleres ferroviarios de Belgrano Cargas. En tanto, los talleres serían trasladados a Palmira, San Martín.

Así, la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza y el Gobierno nacional, a través de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), pretende construir emprendimientos habitacionales, de servicios (educación, salud) y comerciales en el último gran "hueco" de la capital. Asimismo, esto estaría acompañado con la apertura de calles –como la postergada avenida Godoy Cruz y Roque Sáenz Peña, entre otras– y la creación de espacios verdes.
 

La opinión de los vecinos

Según pudo averiguar Unidiversidad, existen principalmente dos posturas: aquellos que están preocupados y “hartos” de la inseguridad se encuentran a favor de la urbanización del predio, mientras que los que temen por el colapso de calles y servicios están en contra.

La urbanización de alrededor de 40 mil metros cuadrados permitiría para muchos que se ilumine y se pueble una zona que, consideran, “es tierra de nadie”. Muchos de los consultados han sufrido gran cantidad de robos y esperan que la edificación frene los problemas de inseguridad. También manifestaron que ello contribuiría a “limpiar” el espacio y “sacar los yuyos” que abundan en el predio.

Por otro lado, algunos vecinos señalaron que ya los servicios de agua y electricidad se ven recortados por los departamentos del Procrear, que incluso aún no están terminados. Por lo tanto, temen que colapsen cuando estos se estrenen y entienden que la situación podría agravarse con la potencial urbanización.

Preocupa a los vecinos la provisión de servicios con los nuevos proyectos inmobiliarios. Detrás, el Procrear. 

“Va a ser un caos”, repitieron muchos de los que viven en las inmediaciones del predio. “Las calles no van a aguantar, y los servicios tampoco”, advirtieron. Asimismo, expresaron que lamentarían “dejar de ver la montaña” (sobre todo los que viven sobre la calle Perú) y la relativa tranquilidad con la que viven actualmente. 

Galería de imágenes