Las tasas de embarazo adolescente y mortalidad infantil registraron una disminución histórica

Así se refleja en los registros tomados durante todo el año pasado en la provincia. La causa más común de muerte materna fue por COVID-19.

Las tasas de embarazo adolescente y mortalidad infantil registraron una disminución histórica

Foto: Wavebreak Media Ltd

Provincial Unidiversidad Salud reproductiva / por Unidiversidad / Publicado el 06 DE MAYO 2021

El Gobierno de Mendoza informó bajas históricas en los índices de embarazo adolescente y de mortalidad infantil y materna durante la pandemia de COVID-19 en 2020. Estas disminuciones se deben al aumento de la accesibilidad a métodos anticonceptivos y al alto porcentaje de nacimientos en maternidades seguras, afirmaron desde el Ministerio de Salud. La causa de muerte materna más común fue por contraer COVID-19.

Desde la Casa de Gobierno, la ministra de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Ana María Nadal, junto a la directora de Salud Sexual y Reproductiva, Miriam Ferreyra, y la directora de Maternidad e Infancia, Mónica Rinaldi, brindaron una conferencia de prensa este jueves para informar las tasas de embarazo adolescente y mortalidad infantil y materna. Los datos se desprendieron de las estadísticas realizadas el año pasado.

"Con mucho orgullo del sistema de salud, informamos esta disminución de los indicadores, que tienen un impacto social muy importante en la vida de las personas. Son números históricos. La tasa de mortalidad infantil es la más baja de la provincia. Los datos son alentadores", expresó Nadal al comenzar la conferencia. 

La funcionaria declaró que las bajas históricas se debieron a la atención y los controles brindados durante la pandemia, tanto en el sistema de salud público como en el privado, durante el embarazo y el puerperio. Además, el año pasado, las chicas y las personas con capacidad de gestar accedieron a la canasta de anticonceptivos del Estado, lo que redujo los embarazos no deseados. "Diferentes áreas trabajaron en la prevención y en los cuidados de la salud sexual y reproductiva, con el Programa de Adolescencia y el Programa Provincial de Prevención y Atención Integral del Maltrato a la Niñez y Adolescencia, para evitar el embarazo no intencional", afirmó.

Foto: Prensa de Gobierno de Mendoza

 

Embarazo adolescente

Según los datos brindados por la Dirección de Salud Sexual y Reproductiva, hubo una disminución histórica del embarazo adolescente durante 2020, que pasó de ser del 9,7 % al 8,3 %. Desde 2014, la tasa viene bajando (15,8 %), con una reducción de casi el 14 %.

"Es un orgullo. A pesar de que 2020 fue un año muy difícil, esto muestra el trabajo que se realizó en esta materia. Las políticas de salud que se mantienen en el tiempo siempre dan buenos resultados. Esto habla de un sistema sanitario comprometido y presente, que trabaja de forma coordinada, con una acción territorial intensamente trabajada en pandemia", aseguró la directora de Salud, Sexual y Reproductiva, Miriam Ferreyra, a la vez que destacó el labor del personal de salud. Ferreyra resaltó la accesibilidad que hubo durante 2020 a los métodos anticonceptivos. "Tenemos 16 métodos, de los cuales seis son de larga duración. En 2020 se llegó a 5085 personas bajo la cobertura anticonceptiva. Haciendo una proyección acumulada, ya que los métodos duran entre 3 a 6 años, 70 635 personas están cubiertas. La población alcanzada es del 77 %, es un índice muy bueno", señaló.

La directora de Salud Sexual y Reproductiva también informó la disminución de 21 embarazos de adolescentes menores de 14 años.

 

Mortalidad materna e infantil

La directora de Maternidad e Infancia, Mónica Rinaldi, indicó que en 2020 hubo 23 464 nacimiento totales, 3962 menos que en 2019, y la tasa de prematurez fue del 6 %. Hubo 176 defunciones infantiles, 47 menos que en 2019. La tasa de mortalidad infantil fue del 7,5 % por mil nacidos vivos.

 El 75 % de las muertes infantiles ocurrieron en los primeros 27 días de vida. Las causas fueron perinatales (el 51 %), el 38 % por malformaciones, el 3 % fueron externas y el 1 % fueron infecciosas, indicó el ministerio de Salud. "El 96 % de los nacimientos fueron en maternidades seguras. Parece básico, pero es difícil de conseguir en todo el país. La tasa de mortalidad infantil viene descendiendo hace varios años. Llegamos a una tasa que es difícil de seguir descendiendo", explicó Rinaldi.

En cuanto a la mortalidad materna, también está en descenso, informó el Gobierno. En 2020, la causa más importante de muerte fue la COVID-19: ocurrieron 8 fallecimientos y 3 fueron por coronavirus, por lo que queda el índice en 3,4 muertes por 10 mil nacidos vivos. 

 

COVID-19 durante el embarazo

Según el seguimiento realizado en Mendoza, 503 mujeres tuvieron coronavirus durante el embarazo, de las cuales 238 fueron contactadas. La mayoría perteneció al grupo etario de entre 25 y 35 años. Actualmente, hay 3 embarazadas en terapia intensiva.

Rinaldi señaló que hubo poco conocimiento relacionado con el embarazo y la COVID-19, y se creía que no traía complicaciones. Sin embargo, en agosto de 2020, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) emitió una alerta informando que las mujeres embarazadas tenían mayor riesgo de fallecer y ser internadas en terapia intensiva, y a su vez, mayor riesgo de tener bebés prematuros.

En el 8 % de los casos, los bebés fueron prematuros. En el 67 %, tuvieron síntomas similares a la población general. Las comorbilidades analizadas relacionadas fueron diabetes, sobrepeso, obesidad e hipertensión.

Para finalizar, Rinaldi afirmó: "Esto no es para asustar a las embarazadas, pero así como se cuidan los ancianos, son un grupo de riesgo. Es importantísimo que refuercen todas las medidas, eviten reuniones familiares y sociales, trabajen de forma remota, usen tapaboca, se laven las manos y respeten el distanciamiento".

 

Datos anteriores

La mortalidad materna en 2019 bajó de 3 cada 10 000 nacimientos a 2,2 cada 10 000. Las causas directas fueron hipertensión y hemorragia en hospitales privados, el resto fueron causadas por esteatosis hepática del embarazo, aneurisma y paro cardiorrespiratorio (en domicilio).

Ese año, la mortalidad infantil fue de 8,1 por 1000 nacidos vivos, de los cuales el 70 % corresponde a mortalidad neonatal (antes de los 28 días de vida). En relación con 2018, hubo un descenso del componente neonatal con una tasa de mortalidad de 5,7 por 1000 nacidos vivos. La mortalidad infantil domiciliaria en 2019 fue del 8 %, con un descenso de 10 casos con respecto al 2018 (pasó de 28 a 18 casos).