Día del periodista: los desafíos del oficio en cuarentena

Una serie de reflexiones, debates y encuentros virtuales en todo el planeta hacen foco en los nuevos retos que afronta el mundo de las noticias ante la pandemia. Teletrabajo, nuevos protocolos y coberturas inéditas, incluso tras las rejas.

Día del periodista: los desafíos del oficio en cuarentena

Foto: Publicada por Diario el Espectador de Colombia

Sociedad Unidiversidad Día del periodista / por Unidiversidad / Fuente: ONU- Infobae- FOPEA / Publicado el 07 DE JUNIO 2020

El atentado a las torres gemelas, en 2001, cambió el mundo y supuso un cambio de época para el periodismo allanando el camino para la irrupción pública de los medios digitales. Casi dos décadas después, el mundo entero asiste a un nuevo desafío mundial, esta vez de la mano de una pandemia por el nuevo coronavirus, que promete cambiar las formas de relacionarlos para siempre. Y en este contexto, el periodismo, no queda exento.

Pocos dudan de que la pandemia supondrá un nuevo antes y después en todo el mundo. Como mínimo, cambiará los protocolos de seguridad sanitaria y modificará muchos hábitos sociales. Y, una vez más, transformará también el periodismo. De hecho, está ocurriendo.

En estos días de aislamiento, la prensa de todo el mundo incorpora inevitablemente los sistemas de difusión digital. Los medios audiovisuales modifican sus narrativas, abriendo espacio a las voces e imágenes de los ciudadanos y especialistas que intervienen mediante teleconferencias y contenidos compartidos en las redes sociales.

Los periodistas consiguen teletrabajar y desarrollar protocolos informativos nunca antes experimentados, que les permiten seguir cumpliendo con sus tareas de siempre, pero de un modo radicalmente nuevo. También enfrentan la pandemia del coronavirus como uno de los desafíos más difíciles de su profesión, con incertidumbre, con miedo y compromiso salen a las calles todos los días en medio de una rígida cuarentena, al menos en la Argentina.

No cabe duda de que su rol es vital para la población que busca información verídica sobre la nueva enfermedad que atemoriza al mundo y por ende, deben trabajar para el bien común de los individuos en una situación tan particular.

En este marco de cambios, se buscó destacar la responsabilidad, tanto de los medios de comunicación y de los periodistas, como de las agencias de publicidad y de relaciones públicas. Para ello se realizó una conferencia denominada “La comunicación en tiempos de pandemia”, organizada por la Universidad Católica Argentina (UCA), una jornada que reunió a diferentes especialistas del área de la comunicación.

El encuentro tuvo como protagonistas a las periodistas, Nora Bar y Daniela Blanco, quienes abordaron la ética periodística en la cobertura de la pandemia. “Es un momento para estar en alerta permanente, donde el rol como periodistas debe estar muy agudo, muy certero y muy colaborativo. Hay que entender que no somos replicadores de estudios científicos sino que tenemos que hacer un trabajo de ponderación sobre nuevos descubrimientos, poner blanco sobre negro”, expresó Blanco periodista de Infobae.

Por otro lado, Bar, editora de ciencia en La Nación, escritora y periodista, explicó que es vital en tiempos de pandemia llevar a cabo una coberturas responsable: “Estamos hablando de vidas humanas y cada dato erróneo que brindamos tiene un impacto equivocado en la vida de las personas. Los problemas son a veces más complejos, uno advierte más por las noticias que se ven en la televisión que se desconoce cómo funciona la ciencia”.

En la misma línea, ambas profesionales apuntaron a la ética y a la responsabilidad del periodismo en tiempos de pandemia. “Nos enfrentamos a audiencias muy informadas que nos agregan datos constantemente, me parece que es un momento muy estimulante e interesante para las noticias de salud”, enfatizó Blanco.

En otro orden de ideas, la Secretaría de Medios y Comunicación Pública de la Nación organizó una capacitación especial para periodistas de medios públicos y privados sobre el tratamiento informativo de la epidemia del coronavirus (COVID-19), que estuvo a cargo de profesionales del Ministerio de Salud de la Nación y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Durante el encuentro se hizo hincapié en la importancia de centrarse en las fuentes oficiales con información confiable y evitar la gran multiplicidad de voceros, lo que puede generar mayor confusión. En ese sentido se habló de la “infodemia”, un concepto que se utiliza para hablar de una “epidemia de mala información”.

Además, se destacó el rol clave de los medios de comunicación para ayudar a que la población confíe en lo que se informa, y se hizo hincapié en la importancia de la responsabilidad individual, para lo que es fundamental lograr que la percepción de la comunidad respecto de lo que significa el coronavirus sea lo más cercana posible a la realidad para que, de esta manera, adopte las medidas apropiadas, sin subestimar ni sobreestimar los alcances de la epidemia.

La palabra en quienes cumplen su labor en cuarentena.

"Los periodistas argentinos enfrentan con la pandemia del coronavirus una de los desafíos más difíciles de su profesión, con incertidumbre, con miedo y compromiso salen a las calles todos los días en medio de una rígida cuarentena dispuesta por el presidente [Alberto Fernández]", señala Julieta Egul, reportera del estatal Canal 7 de Buenos Aires.

"La pasión por el periodismo lo supera todo... pero hoy se sale con miedo y se vuelve con miedo a nuestras casas, se piensa mucho en la familia y en lo solo que estamos... estamos muy solos frente a esta guerra con un enemigo invisible y muy peligroso", indicó Egul.

Mientras, Orlando Morales, cronista de radio de la Cadena 3 de Córdoba, la emisora con más cobertura en todo el país, dice que lo que más le produce dolor es ver a los abuelos y a los pobres afrontar esta situación.

"Aquellos que no tienen forma de protegerse ni prevenirlo al virus, porque viven en una pieza de a 4, 5 o 6 personas, eso me pone muy mal. Veo criaturas y abuelos que están totalmente indefensos", señaló Morales.

En tanto, José Inesta, corresponsal en la provincia de Tucumán de la cadena de televisión Todo Noticias - TN- la más grande de Argentina, reconoce que la libertad de prensa, muchas veces, se ve restringida por la desinformación de las fuerzas de seguridad en estas emergencias.

"Muchas veces obstaculizado en mi tarea periodística, pero más que nada por policías, y a medida que pasa el tiempo esto se va profundizando, pero veo que la gran responsable de esta situación es la gran desinformación de las fuerzas policiales sobre la situación", dijo Inesta.

 

Los periodistas: el “antídoto” contra la pandemia de la desinformación

El nuevo informe del Instituto Internacional de Prensa sostiene que la pandemia no solo aceleró los problemas de los periodistas para acceder a la información, sino también la violencia contra quienes informan. Tan solo en dos meses y medio, el organismo registró 162 violaciones a la libertad de prensa relacionadas con el coronavirus, de las cuales más de 50 son amenazas y ataques verbales y físicos contra los periodistas mientras cubrían las novedades sobre el Covid-19.

David Kaye, el relator especial de la ONU para la libertad de opinión y expresión, considera que la pandemia es un “patógeno de represión” para la información, como lo sostuvo en su más reciente informe sobre la libertad de prensa.

Kaye recibió múltiples denuncias de todo el mundo contra policías que están intimidando a los trabajadores de los medios de comunicación y los están interrogando sobre sus coberturas del Covid-19, y contra gobiernos que aprovechan las restricciones que imponen por la pandemia para expulsar a periodistas internacionales. Este es el caso, por ejemplo, de Egipto que le quitó las credenciales a una periodista del diario británico The Guardian porque su reportaje sobre el Covid-19 señalaba que el número de contagios “probablemente” era mayor que el oficial, lo que el gobierno egipcio calificó como una “difamación intencionada y reiterada”.

Lo mismo ocurrió en China, que expulsó a 13 corresponsales de diferentes medios norteamericanos a mediados de marzo; y en Estados Unidos, que un día después de dicha decisión, disminuyó por lo menos en 60 el número de periodistas chinos admitidos dentro del país.

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro, “han utilizado la pandemia como excusa para insultar aún más a periodistas críticos, desacreditar a los medios y socavar la confianza en ellos”, según el informe del Instituto Internacional de Prensa.

En Hungría, por último, se aprobó una ley relacionada con el coronavirus que permite encarcelar hasta por cinco años a quienes difundan noticias falsas, algo que Reporteros Sin Fronteras calificó en su más reciente informe como una “forma de coacción completamente desmesurada”.

Los reporteros que están tras las rejas durante el Covid-19

En un caso más cercano, 15 policías de Venezuela llegaron a la casa del periodista Darvinson Rojas supuestamente porque una llamada anónima había informado que él estaba contagiado. Las autoridades lo retuvieron durante casi dos semanas desde el 21 de marzo; lo presentaron en secreto ante un juez y, sin que pudiera contactar a su abogado privado y bajo la defensa de uno público, lo acusaron bajo la Ley contra el odio. Además, durante los interrogatorios le preguntaron sobre las fuentes con las que cubría el Covid-19, según la organización venezolana para la libertad de prensa Espacio Público. El Sindicato de Trabajadores de Prensa de Venezuela cree que a Rojas lo retuvieron por un tweet relacionado con la pandemia.

Que los periodistas vayan a prisión precisamente cuando múltiples gobiernos están permitiendo la liberación de presos para evitar una crisis sanitaria a raíz de la pandemia es una de las nuevas preocupaciones contra la libertad de prensa. “En un momento en que los brotes de enfermedades se propagan por los centros de reclusión, queda en evidencia la crueldad de la detención, imponiendo un castigo adicional excesivo que comporta el riesgo de enfermar y de morir”,  expresó Kaye.

Es por eso que, la coalición One Free Press Coalition -que agremia a la mayoría de agencias de prensa y a medios internacionales como CNN, Al Jazeera o DW- pidió la liberación de los periodistas que están encarcelados y cuyas situaciones podrían empeorar durante la expansión del brote. Especialmente, la organización internacional habla de 10 casos urgentes, dentro de los que se incluye al venezolano Darvinson Rojas.

Esto es tan solo una parte de los 250 comunicadores que están presos, algunos de los cuales están tras las rejas desde hace más de una década, según el Comité para la Protección de Periodistas. La mayoría son acusados de difundir noticias falsas o propagar el odio justo después de que hacen publicaciones que ponen la lupa sobre las acciones oficiales.

 

dia | periodismo | cuarentena | labor | desafios |