El consumo problemático de sustancias en las escuelas

"Los establecimientos escolares constituyen un espacio ideal para detectar precozmente posibles factores de riesgo entre niñas, niños y adolescentes", afirma la autora, magister en Drogadependencia.

El consumo problemático de sustancias en las escuelas

Facultad de Educación

Suplementos

Diana Calderón

Publicado el 27 DE JULIO DE 2015

Como afirma el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol de Chile (2013), la  evidencia científica muestra que el período en el que se concentra el mayor riesgo de iniciar consumo o desarrollar dependencia a sustancias adictivas es hasta los 21 años. Después de esta edad, las probabilidades de desarrollar un consumo problemático casi desaparecen.

Los establecimientos escolares constituyen un espacio ideal para detectar precozmente posibles factores de riesgo entre niñas, niños y adolescentes. Los profesores, preceptores, directores, entre otros actores de la comunidad educativa, son agentes preventivos debido a su cercanía con los alumnos, a su papel como modelos y a su función educadora.

En nuestras escuelas aun se toman medidas como prohibir el uso de los baños porque allí se consume, realizar denuncias o expulsar a los alumnos. Se suele identificar y "sacar", sin preguntarse qué está pasando, qué nos quieren decir los jóvenes a través de estos consumos.

El consumo problemático de drogas se instala desde adentro porque la persona piensa que consumiendo va a sentirse mejor, va a poder tolerar las angustias, va a poder soportar lo que le pasa. Es un tema complejo y puede pensarse como una muestra del malestar cultural, en el que tanto la salud, los vínculos familiares como la vida social van a resultar seriamente afectados.

Es importante reconocer que existen distintas formas de consumir sustancias y no todas se constituyen en adicciones. La legalidad o ilegalidad de las drogas a veces nos confunde y nos hace perder conciencia de que el alcohol y el tabaco, ambas aceptadas socialmente, son las que mayor riesgo representan en nuestro país.

Dentro de los consumos problemáticos de sustancias pueden identificarse tres tipos:

  • Las intoxicaciones agudas: se presentan muchas veces cuando las personas no consumen habitualmente, pero esporádicamente lo hacen en exceso. Por ejemplo, alcoholizarse algunos fines de semana, quedando expuestos a accidentes de tránsito, situaciones de violencia, tener relaciones sexuales sin protección, etcétera.
  • Los usos regulares crónicos: incluyen a las personas que consumen habitualmente sustancias y en quienes la frecuencia con que lo hacen interfiere en la salud o en la vida cotidiana.
  • Las adicciones: la persona tiene la necesidad inevitable de consumir alguna sustancia y depende física y/o psíquicamente de ella.

Es muy poco probable que un alumno con una adicción permanezca inserto en la escuela; suelen ser chicos que se acercan esporádicamente a ver a sus compañeros o a averiguar sobre exámenes a los que no se presentan. Es en esos momentos en los que el docente puede acercarse y orientarlos en las alternativas de apoyo extraescolar que existan para que realicen una consulta especializada, u ofrecer algún otro espacio en el que puedan participar.

Sí es mucho más probable que en las escuelas encontremos riesgos de intoxicaciones agudas y usos regulares crónicos. Es en el conjunto persona-contexto-sustancia donde se puede empezar a comprender si estamos o no frente a un consumo problemático, pero es responsabilidad de los profesionales de la salud realizar ese diagnóstico.

Cualquier intervención que se realice desde los ámbitos educativos frente al consumo de drogas debe basarse en el respeto por los derechos y la comprensión. Es muy importante que el docente se focalice en el proceso escolar del alumno e intervenga desde allí, que es lo que el docente sabe hacer y en lo que tiene experiencia. Estos aspectos incluyen: el desempeño del alumno, su rendimiento, la convivencia escolar, la asistencia a clase. Son las vías de intervención más adecuadas en torno al problema, al menos inicialmente. Esto porque, cuando hay algún consumo problemático de drogas, es allí donde aparecen dificultades; por ello es muy importante intervenir cuando estas recién se presentan.

La prevención verdadera no pasa por evitar algo ni decir obviedades. Pasa fundamentalmente por la escucha, saber qué necesita el otro, ayudar a construir proyectos, a realizarse.

 

Fuentes:

Ministerio de Educación de la Nación, Programa Nacional de Educación y Prevención de las Adicciones y el Consumo Indebido de Drogas. Bs As. (2011) "Consumo de drogas ¿Qué hacer desde la escuela?"

Calabrese, A. (2012). Entrevista realizada en el marco del curso virtual "Prevención del Consumo Problemático de Drogas".

Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol Ministerio del Interior y seguridad pública (2013). Programas preventivos en el ámbito escolar, Chile.

Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) (2012). Quinta Encuesta Nacional a Estudiantes de Enseñanza Media 2011. Informe Final de Resultados Provincia de Mendoza.

 

Autora:

Diana Calderón, Licenciada en Creatividad Educativa, egresada de la Facultad de Educación Elemental y Especial de la UNCUYO. Magíster en Drogadependencia.

consumo sustancias drogas adolescentes escuela