Más del 60% de niñas y niños hiperactivos o con déficit de atención continúa con síntomas en la adultez

Contrariamente a lo que se pensaba hace unos años, el TDAH no es solo una condición que se encuentre en la infancia. Así lo explican especialistas en el tema.

Más del 60% de niñas y niños hiperactivos o con déficit de atención continúa con síntomas en la adultez

Imagen: YouTube

Sociedad

Salud

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 13 DE JULIO DE 2022

Más del 60 % de los niños y niñas que padecen trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) continúa con esta enfermedad en la adultez, por lo que "no es solo una condición que se encuentra en la infancia", afirmaron especialistas al celebrarse este 13 de julio, como cada año, el Día Internacional de este trastorno.

"Contrariamente a lo que se pensaba hace unos años, el TDAH no es solo una condición que se encuentre en la infancia, sino que más del 60 % de los niños que tienen este diagnóstico persiste con sintomatología evidente en la adultez", destacaron especialistas de Ineco.

“En el consultorio, vemos casos de adultos que presentan estas características y manifiestan haberlas tenido durante toda su infancia, pero, por incomprensión o desconocimiento, tanto de ellos como de los profesionales, no se habían tratado anteriormente de forma adecuada", dijo Pablo López, psicólogo y director académico de Fundación Ineco. Según la Organización Mundial de la Salud y estudios epidemiológicos realizados en distintos países, la prevalencia del TDAH es de alrededor del 4 al 5 % en niños y niñas.

El TDAH es un trastorno del neurodesarrollo. Sus síntomas centrales son la inatención, la hiperactividad y la impulsividad; las personas que lo padecen presentan dificultades en sus funciones ejecutivas, en la regulación emocional y en la motivación.

Especialistas sostienen que es una condición habitual en niños y niñas de edad escolar y, generalmente, un gran porcentaje de este grupo tiene algún familiar que ha sido tratado por el trastorno o que presenta algunas características de diversa intensidad. Si bien su origen es neurobiológico, existen factores que pueden llevar a que los síntomas se expresen en mayor medida.

“Si bien los tratamientos han demostrado ser sumamente efectivos en población infantojuvenil, el problema surge cuando, aun existiendo dificultades académicas, sociales o conductuales, por desconocimiento o ideología, el individuo no recibe el diagnóstico o tratamiento adecuado”, dijo Andrea Abadi, directora del departamento Infanto Juvenil de Ineco.

En infantes, indicó que algunas señales de alerta pueden ser dificultad para prestar atención o la fácil distracción, falta de atención en los detalles, errores en las tareas por descuido y desprolijidad, dificultad para escuchar, poca capacidad para esperar su turno e impaciencia. También la inquietud, no poder quedarse sentado, correr o trepar de manera excesiva, hablar de forma excesiva o interrupciones frecuentes en las conversaciones de otros.

En personas adultas, el TDAH afecta las relaciones interpersonales, el rendimiento en el estudio y el trabajo, y está frecuentemente asociado a síntomas de ansiedad, depresión y abuso de sustancias. "De acuerdo con estudios especializados, la afectación del TDAH posiblemente sea mayor en personas que no han sido diagnosticadas en la infancia, situación frecuentemente observada tanto en las investigaciones como en la práctica clínica", dijeron especialistas de Ineco.

En esta línea, a través de diferentes estudios, "se pudo observar que la terapia cognitiva conductual se asocia con beneficios significativos, dado que brinda estrategias orientadas a mejorar los síntomas centrales del TDAH". “La terapia cognitiva conductual está organizada en sesiones breves, focalizadas y estructuradas. En ellas, el objetivo principal es modificar las conductas que fuerzan los efectos negativos, y se enseña a las personas a manejar los síntomas centrales para mejorar la adaptación emocional y la autoestima, y reducir los otros problemas asociados con esta condición”, explicó Juan Sorondo, neuropsicólogo de Ineco.

Fuente: Télam

trastorno por déficit de atención e hiperactividad infancias