Maternal como la Pacha, vívido como el teatro

Comienza mañana "Latidos", ciclo de teatro hecho por mujeres que tendrá como escenario La Casa Violeta, de Godoy Cruz, durante todo agosto y principios de setiembre. Andrea Simón, mentora y coordinadora, y las protagonistas de las creaciones que se pondrán sobre el espacio de arte nos dan detalles acerca de esta propuesta que vibra en la frecuencia de la tierra.

Maternal como la Pacha, vívido como el teatro

Prensa artista

Cultura Unidiversidad por Emma Saccavino / Publicado el 15 DE AGOSTO 2013

El pulso de la tierra signa el palpitar de los corazones de las artistas que confluyen en Latidos, el ciclo de teatro hecho por “mujeres creadoras” que, desde mañana y durante todos los viernes de agosto, dará brillo al escenario de La Casa Violeta.

Emociones, sensaciones, historias e imaginarios diversos entretejen Latidos, “ciclo que, por un lado, permite mostrar nuestros trabajos, nuestras producciones, y por otro, da lugar a la reflexión, al intercambio, a enriquecernos y a compartir”, cuenta Andrea Simón, responsable, junto con su hermana Gabriela, del espacio artístico independiente de Godoy Cruz (Paraguay 1478) que cumple con el ciclo cuatro años en la escena mendocina.

¿Por qué hacer un ciclo de mujeres en agosto? “Porque es el mes de la Madre Tierra y en nuestro espacio cada año se hace la ofrenda a la Pachamama. El pequeño jardín de la casa cobija a quienes se acercan a compartir y la apacheta se yergue con las piedras que suman los participantes. Por todo esto es que, también a modo de ofrenda, le brindamos al público un ciclo de teatro hecho por mujeres. Somos ‘mujeres creadoras’ las protagonistas de Latidos".

“Por mujeres pero destinado para todo público”, aclara. “Los hombres quedan invitados, los necesitamos como espectadores, ¡no teman que la van a pasar tan bien como nosotras!”.

Acorde a las creaciones que diseñan la grilla del ciclo, Latidos toma este año la forma de teatro-bar. “Pasó algo curioso, al momento de convocar nos dimos cuenta de que la mayoría de las propuestas que ofrece el medio son para cafés o bares”, por lo que decidieron mutar: “La gente vendrá a la Casa Violeta y además de disfrutar de una obra de humor podrá compartir empanadas y algo para beber”.

Múltiples géneros convergen en Latidos 2013, pero todos portan un signo: el humor. “Humor reflexivo y pensante, ácido y punzante, tierno, cálido, encantador y detestable. Humor adjetivado de tantas formas como mujeres somos”.

A las propuestas escénicas se suman este año dos atractivas actividades que nutren la esencia del ciclo. Una de ellas es el Taller de 13 Plantas, que dictará la mexicana Kena Acosta Valero, conocedora de culturas ancestrales. “En este taller, que se dictará este sábado de 16 a 19, se estudian las propiedades y beneficios para la salud de 13 plantas conocidas y utilizadas cotidianamente en casi todo el mundo. Son ideales para tener un botiquín básico también en la cocina. El taller hace foco en las aplicaciones de estas hierbas medicinales en distintas culturas y recetas de uso conocidas que nos ayudan a sobrellevar enfermedades comunes en el hogar”, detalló la mentora del ciclo.

La segunda es La puerta lunar…relatos de una viajera, una performance ejecutada por Gabriela Simón que cerrará las puertas de Latidos y que nos invita a apelar a nuestra memoria ancestral para reencontrarnos con la circularidad del tiempo, con las fases de la luna, metonimia de las etapas de nuestra vida.

 

Brotes escénicos

A continuación, las protagonistas del ciclo Latidos nos hablan de la génesis, médula y dramaturgia de las obras que pondrán sobre las tablas de La Casa Violeta

 

Jessifrando la vida

 

Protagonista: Jéssica Echegaray

Género: unipersonal

Función: viernes 16 de agosto, a las 22.

 

“Al igual que en mis anteriores experiencias en teatro, la historia está íntimamente relacionada con mi vida, siempre en algún punto soy autorreferencial.

“La obra está construida por monólogos, son anécdotas de mi vida contadas de modo que el público se identifique, todo encarado con un tono humorístico.

“Los temas de la obra son más bien universales y a la vez, personales. Hablo por ejemplo de la inseguridad, de por qué necesitamos una pareja, de la dificultosa relación con los padres y de las amistades. El trabajo está armado desde mi vivencia como mujer en el mundo. Si bien no me considero feminista, veo que en el mundo hay cosas que se nos dificultan culturalmente.

"La dramaturgia y la dirección son mías. ¿Qué cómo hice? Me fui filmando, y luego viendo y corrigiendo. Además de los monólogos, la obra contiene historietas de pantomima y música en vivo, compuesta por mí”.

 

¡¡¡En cantadas!!!

 

Dirección: Gabriela Simón

Género: clown.

Elenco: grupo de alumnos del taller de Gabriela Simón.

Función: viernes 23 de agosto, a las 22.

 

"Este año el entrenamiento ha estado muy orientado a lo musical, a abordar canciones como parte del viaje del clown. En el grupo hay varias integrantes de la murga La Mascarada, está Luciano Serpa también y Oscar Ferreras, que tienen mucho conocimiento musical, entonces ya naturalmente la música funciona como un lenguaje vinculante".

“En uno de los tramos del proceso de clases les pedí que armaran un playback con algún tema que por alguna razón sus payasos y payasas en un momento decidieran cantar. En ese proceso tenían que transformarse y vivir la situación de la canción, también tenían que desarrollar muy bien la técnica de modulación sobre el audio y jugar una escena sobre ese mundo planteado. Salieron varios materiales interesantes y con las mujeres decidimos que los trabajaríamos puntualmente y que formarían parte del ciclo Latidos.

“Se llama ¡¡¡En Cantadas!!! porque se plantea al principio como un encuentro típico de chicas hablando de lo que le sucede a cada una en su cotidianeidad. Luego se proponen accionar de alguna forma sobre lo que les pasa y es a partir de allí que se despliega este mundo casi fantástico del playback. De allí también el juego del nombre: En Cantadas o En Canciones.

“Además, en el imaginario colectivo En Cantadas resuena como un eco de personajes que deben cruzar una prueba y volver de otra manera a la vida. Si pudieran elegir, ¿volverían a la misma vida? ¿Cómo será despertar del sueño, ganarle a un hechizo, salir del adormecimiento? ¿Vencer solo por unos momentos a este juego social de encantar, de estar divina, de ser una mujer encantadora? Todas estas son premisas que no sabemos por qué todavía son tan fuertes en lo cotidiano.

“Así, sobre una base de preguntas recurrentes en el tiempo de cada una, nos aventuramos esta vez a cruzar los encantos y a adentrarnos en la fisura que nos permita ir más allá de lo que a simple vista vemos de nosotras mismas. ¿El resultado? No tenemos ni idea, porque el 50 por ciento de lo que hagamos se completará con la mirada del público que forme parte de esta noche donde un ramillete de payasas pondrán en escena fragmentos de sus vidas En Cantadas”.

 

El miedo de toda mujer

 

Protagonistas: Leticia Gili, Miranda Sauervein y Eliana Borbalás.

Género: café concert.

Función: sábado 31 de agosto, a las 22.

Nos habla Miranda Sauervein: “Es una obra que arrancó como un espectáculo de humor solo para despedidas de solteras, porque nos dimos cuentas de que a las chicas que se casaban ya no les gustaban los strippers o pasearse en auto por el Parque. Con el correr del tiempo observamos que la obra funcionaba bien con el público masculino".

“Decidimos entonces complejizarla un poco y llevarla a sala. La estrenamos en el bar Los Angelitos, que es donde trabajamos con el elenco El Taller, como show de café concert. Y la respuesta fue 100% genial.

“La obra aborda los miedos de las mujeres e intenta desmitificarlos: el casamiento, el embarazo, la pérdida de la virginidad, el engaño y todos los prejuicios que una tiene respecto de esos temas. El proceso creativo fue colectivo y partió de nuestras vivencias, pero la idea es que el público se refleje en la obra y pueda reírse de eso, pues está armada con mucho humor e ironía, es súper delirante”.

 

La puerta lunar… relatos de una viajera


Intérprete: Gabriela Simón.

Género: performance.

Función: domingo 1º de setiembre, a las 20:30.

“En el ciclo de las lunas se puede vislumbrar el ciclo del tiempo; en el ciclo del tiempo, el de las estaciones; en el de las estaciones, el de nuestras pieles. Viajaremos por cuatro lunas, cuatro arquetipos, cuatro puertas, cuatro relatos”.

La puerta lunar… es un trabajo que realizo hace siete años, lo he desarrollado mucho en talleres para mujeres pero ahora lo vivo más como una performance. El año pasado lo hice para hombres y mujeres y recibí mucho agradecimiento por parte del público, entonces siento que es necesario. La propuesta es una invitación a recordar lo cíclico del tiempo. La luna nos muestra cada noche sus fases y ellas se relacionan con nuestros procesos personales, colectivos, creativos. Descubrimos la fuerza que nos impulsa hacia afuera y que nos hace regresar hacia adentro. Eso que nace al mismo tiempo que algo muere, en ese instante en el que todo está disponible, en el que se entrecruzan los mundos.

“Comparto este conocimiento porque a mí me permitió transformar mi vida, conocer mucho más sobre mi naturaleza humana, redescubrir mi relación con el tiempo y sobre todo, con la manera de habitarlo. Me hace bien dejarme guiar por la luna, por el sol, por las estaciones del año, por los ciclos de la naturaleza, le hace bien a mi trabajo, le hace bien a mucha gente a la que tengo la suerte de ver recuperar su alegría, su expresión, sus límites, su soledad, su mundo de relaciones. Decidimos entonces que es importante cerrar el ciclo Latidos con esta performance porque es como un abrazo, un espacio para recibir a todxs los que sientan ganas de vivir cada vez más todo lo que son”.