Buscan ayuda para que 300 chicos y chicas "no dejen de comer" en La Favorita

Mauro Ortiz, colaborador del Merendero Arco Iris, contó en Señal U que "será muy complicado subsistir en la segunda ola" y cerca de 200 familias "corren el riesgo de no poder alimentarse" durante esta etapa de la pandemia.

Sociedad Señal U Atardecid@s / Solidaridad / / Publicado el 19 DE ABRIL 2021

El Comedor Arco Iris está ubicado en el Barrio El Triángulo, en La Favorita, y desde allí se les brinda la merienda a cerca de 300 chicos. Además, se dicta un taller de costura y hay apoyo escolar.

Mauro Ortiz, uno de los colaboradores del comedor, explicó cómo es el día a día en el merendero, y detalló las dificultades y desafíos que planteó la pandemia para este movimiento solidario. "Es gratificante, pero cada vez es más difícil", reconoció.

“Si antes de la pandemia la cosa ya venía complicada, con la aparición de este nuevo virus, las problemáticas se triplicaron para todos nosotros. Si antes les dábamos de comer a 100 chicos, hoy les tenemos que dar de comer a 300”, explicó Mauro.

Ortiz explicó algunas de las iniciativas que surgieron para hacerle frente a la llegada de la pandemia: “Cuando estuvo todo cerrado, organizamos una olla viajera, para que todos los chicos tuvieran comida durante el encierro. Después, comenzamos a hacer viandas desde una olla popular con la ayuda de los padres del barrio”.

En ese sentido, el colaborador del merendero Arco Iris advirtió que, “si en la primera etapa tuvimos grandes problemas”, es un hecho que el comedor “no aguantará los coletazos de la segunda ola”, por lo que solicitó “ayuda para que más de 300 chicos puedan alimentarse” y no sufran necesidades extremas.

 

Para colaborar

Te podés contactar con Mauro al 2616 61-8832.

 

La historia del Comedor Arco Iris

Norma Moya fundó este merendero que comenzó a funcionar en el Barrio Andino, donde estuvieron siete años. Luego, por una enfermedad, esta luchadora tuvo que ponerle pausa a su labor solidaria y, con la ayuda del motivador del Nudo Vial, Abel Trillini, pudo reabrir el comedor en el Barrio El Triángulo.

Fue a través de una colecta, organizada por Trillini y “Un sol en tus manos”, de la cual participaron cientos de mendocinos, que recomenzó la tarea. Así, lunes, miércoles y viernes, todos los colaboradores elaboran la merienda de niños, niñas y adolescentes de la zona. 

Por ahora, el merendero tiene la capacidad de brindar la merienda tres veces por semana, pero las puertas del comedor están abiertas las 24 horas porque entienden que “el hambre, la necesidad y el frío no tienen hora”. Desde el comedor, también se dan apoyo escolar y taller de costura. Entre las tareas diarias, pudieron, junto a las madres, confeccionar gorros y bufandas para los niños.