Explosión en México: ya son 96 las víctimas fatales

Así lo informó el Gobierno del Estado de Hidalgo, donde ocurrió el estallido de un oleoducto. También hay 48 personas hospitalizadas. El presidente y su plan para dar fin al al huachicol, el robo sistemático de combustible.

Explosión en México: ya son 96 las víctimas fatales

Foto: Cultura Colectiva News

Internacionales

Unidiversidad

Bolsamanía México / Prensa Latina

Publicado el 23 DE ENERO DE 2019

El número de personas fallecidas a causa de la explosión ocurrida el pasado viernes en un oleoducto a la altura de la localidad mexicana de Tlahuelilpán (sureste) ha ascendido a 96, según ha informado este martes el Gobierno del Estado de Hidalgo, mientras otras 48 personas permanecen hospitalizadas. El ejército y la policía de Hidalgo han tenido que ampliar la zona acordonada para impedir que los familiares merodeen por el lugar en busca de las personas desaparecidas tras la explosión.

Por su parte, el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, ha denunciado que el lunes se registraron ataques en la mayoría de los oleoductos del país que provocaron fugas peligrosas, pero nadie resultó herido.

También ha anunciado un Plan de Desarrollo y Bienestar dotado de 3857 millones de pesos (unos 177 millones de euros) para las comunidades por donde pasan los oleoductos. El objetivo, ha explicado, es que sus habitantes no se vean obligados a saquear las tuberías para conseguir combustible. "Todo esto se fue originado por el abandono del pueblo y la corrupción. Se dedicaron a robar y saquear y les dieron la espalda a los más desprotegidos", ha reprochado a los anteriores gobiernos, de acuerdo con El Universal.

Desde la tragedia, ya se han registrado otras dos nuevas fugas de combustible cerca de Tlahuelilpán. Personal de Pemex, el Ejército y la Policía Federal han atendido la fuga y ambas ya están controladas.

Mientras tanto, López Obrador reiteró que seguirá con el plan para terminar con el robo de combustible e insiste en visitar los 91 municipios de nueve estados por los cuales pasan las tuberías de gasoductos, con el fin de aplicar un ambicioso plan de asistencia social que impida que la población sea usada por los ladrones de combustibles, conocidos en México como "huachicoleros".

 

El huachicol, sinónimo de corrupción

"Huachicol" se llamaba antiguamente a las bebidas adulteradas que contrabandeaban negociantes sin escrúpulos. Por extensión, el nombre se le aplica a la nafta robada, y huachicolero, a quien la sustrae o la vende, aunque también a toda persona corrupta que comete algún hecho ilícito.  

A pesar de la importante vigilancia militar que el gobierno mantiene sobre todo el sistema de ductos de Pemex, los huachicoleros se las arreglan para continuar perforando clandestinamente los tubos. Al parecer, ya no persiguen tanto la finalidad de apropiarse del combustible, sino de sabotear el plan antirrobo y las medidas del gobierno para restablecer la normalidad en la distribución del hidrocarburo.  

Precisamente, una tercera fuga fue reportada al caer la noche de ayer en el propio Estado de Hidalgo, donde se concentra la mayor cantidad de tomas clandestinas en todo el país y el que tiene una mayor vigilancia. El ejército acordonó ese lugar de la colonia Francisco I. Madero a fin de que técnicos de Pemex repararan el daño.

internacionales explosión oleoducto huachicol