"No es mi presidente", el grito contra Trump

Miles de manifestantes salieron a las calles en distintas ciudades de Estados Unidos a protestar por el resultado de las elecciones.

"No es mi presidente", el grito contra Trump

"No es mi presidente", la consigna de los indignados antiTrump. Foto: CNN en Español.

Internacionales Unidiversidad Ganó Trump / por Unidiversidad / Fuente: CNN en Español - RT en Español / Publicado el 10 DE NOVIEMBRE 2016

La mañana después del día de las elecciones los demócratas lidiaban con una mezcla de shock y tristeza: Donald Trump sería el próximo presidente de Estados Unidos. Para miles, la decepción se convirtió en protesta cuando algunos partidarios de Hillary Clinton canalizaron su incredulidad en un mensaje desafiante: "No es mi presidente", gritaban.

Según publica el sitio de la CNN en Español, como respuesta a la victoria de Trump, decenas de miles de estadounidenses en al menos 25 ciudades de Estados Unidos, incluyendo Nueva York, Nashville, Chicago, Cleveland, San Francisco y Seattle, gritaron consignas anti-Trump, quemaron neumáticos y realizaron vigilias con velas para llorar por el resultado.

Muchas de estas manifestaciones, que tuvieron lugar en las zonas que apoyaron a Clinton, continuaban la madrugada de este jueves 10. "La gente está furiosa, y no sólo por los resultados de la elección, sino por la retórica de Donald Trump", dijo Ahmed Kanna, un organizador de Social Alternativa Berkeley, al sitio.
 

Manifestaciones frente a las propiedades de Trump

En Nueva York, las autoridades estiman que alrededor de 5000 personas, incluyendo a la estrella de pop Lady Gaga, acérrima partidaria de Clinton, protestaron contra el magnate de bienes raíces frente a la Torre Trump. Sus preocupaciones incluían de las propuestas políticas y su plan de construir un muro en la frontera con México a la polarización de la campaña que había avivado los temores xenófobos. Quince personas que se manifestaban en la puerta del edificio fueron detenidos la noche del miércoles por alteración del orden, dijo un portavoz de la policía de Nueva York.

En Oakland, California, salieron a las calles 7000 personas, hubo 30 arrestados y tres policías resultaron heridos. En Los Ángeles fueron arrestadas otras 13 personas. En esa ciudad, los manifestantes prendieron fuego a una piñata que representaba la cabeza del presidente electo y bloquearon una autopista.

En Chicago, los activistas marcharon por Lake Shore Drive, una autopista de ocho carriles a lo largo del lago Michigan, hacia la Torre Trump de la ciudad, con carteles en los que se leían consignas tales como: "Todavía no puedo creer que tenga que protestar por los derechos civiles". "Como nación, nos pareció que habíamos llegado tan lejos, pero parece que estamos dando muchos pasos hacia atrás", dijo una mujer. "Queremos unirnos para cambiar eso", remató.

Mientras tanto, los manifestantes en Washington coreaban: "No Trump, no KKK, no un Estados Unidos fascista", al tiempo que marchaban hacia el Trump International Hotel. En otras partes de la capital del país, una señal luminosa proclamaba que Estados Unidos es "mejor que la intolerancia". "Todo lo que se ha construido ha sido destruido", dijo el manifestante Brian Barto a una filial de la CNN. "Estados Unidos ha fallado (a las minorías)", argumentó.

 

 

Partidarios: Trump es un "agente de cambio" 

Mientras los manifestantes antiTrump ventilaban sus quejas, sus partidarios también salieron en algunos lugares para expresar su entusiasmo por el presidente electo.

En Nueva York, el miércoles por la mañana, grupos de republicanos aclamaron su victoria fuera de la Torre Trump. Otros fueron a la Casa Blanca la noche del martes y la madrugada del miércoles para mostrar su apoyo.

Nicholas Elliot, un estudiante de la Universidad de Georgetown, dijo que estaba eufórico por la elección de Trump y comparó la elección con el voto del Brexit. "Me siento bastante bien, un año y medio de proceso ha terminado y terminó a mi manera", confesó.

JD Vance, autor del libro Hillbilly Elegy, dijo a CNN que los partidarios de Trump en la clase media estadounidense votaron por él porque muy pocas personas –incluyendo a Clinton o sus partidarios– hubieran prestado atención a su difícil situación. "Ellos ven a Trump como un agente de cambio y el agente de protesta contra quienes sienten que realmente les han fallado en el gobierno", dijo Vance.