Ordenamiento Territorial: restringirán proyectos inmobiliarios en zonas rurales

Así lo propone el proyecto presentado por el gobernador Alfredo Cornejo, que deberá tratarse en la Legislatura para que se cumpla plenamente la Ley de Uso del Suelo. Para construir en ciertas zonas, los empresarios deberán cumplir una serie de requisitos. El piedemonte, en situación crítica.

Ordenamiento Territorial: restringirán proyectos inmobiliarios en zonas rurales

El nuevo plan de ordenamiento territorial es necesario para la plena vigencia de la Ley 8051. Imagen del predio ferroviario. Foto: Archivo - Axel Lloret.

Provincial Unidiversidad Ordenamiento territorial / por Milagros Martín Varela / Publicado el 25 DE ABRIL 2017

El Plan Provincial de Ordenamiento Territorial (PPOT) busca restringir la construcción de conjuntos inmobiliarios en zonas rurales. Para ello, quien desee construir un complejo en ese tipo de zonas deberá cumplir con determinados requisitos. En lo que se denomina la zona urbana y la zona de interfaz, las restricciones a la construcción serán menores. Lo que se pretende con esta regularización es no afectar a la “ruralidad” de algunos territorios, principalmente productivos, de la provincia.

Junto al secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, y la vicegobernadora, Laura Montero, el gobernador Alfredo Cornejo presentó en la Legislatura el Plan Provincial de Ordenamiento Territorial (PPOT), que estaba estancado en el tratamiento de los legisladores por haber tenido críticas del radicalismo cuando el proyecto fue presentado, en el año 2014. Este plan es necesario para que se pueda cumplir la Ley 8051 de Usos de Suelo y Ordenamiento Territorial, que está vigente pero no aplicada desde el año 2009.

Durante la presentación de este proyecto, que deberá tratarse en las cámaras de Diputados y de Senadores, la asesora de la Agencia de Ordenamiento Territorial, Silvina Liceda, especificó que una vez aprobado el plan, los distintos conjuntos inmobiliarios que se quieran construir en zonas rurales deberán cumplir con un proceso de evaluación del proyecto y con un dictamen vinculante de la agencia a la que la arquitecta asesora.

El objetivo de esta determinación es proteger la “ruralidad” de los sectores productivos de la provincia, para que el impacto urbano y ambiental no sea significativo en esas zonas. Además, este punto garantizaría, en principio, el fomento y aprovechamiento de distintas actividades económicas según la zona en donde se practique. Liceda afirmó que “el plan tiende a una ciudad compacta, no a hacer salpicar barrios por todos lados.”

Una de las modificaciones del proyecto presentado bajo la gestión de Francisco Pérez en el 2014 es que se define claramente lo que es una zona urbana, una rural y una de interfaz. En este sentido, Mingorance manifestó que esto hace a un criterio unificado con el que las distintas comunas podrán idear sus propios planes de ordenamiento territorial, para lo cual tienen un año a partir de la fecha en la que se apruebe el proyecto provincial.

Por otro lado, el secretario de Ambiente aseguró que uno de los sectores de Mendoza que deben protegerse es el piedemonte, porque las contingencias climáticas, como las que han azotado a la provincia en estas últimas semanas, afirmó, pueden generar un impacto negativo. En este sentido y hasta que se apruebe el plan en la casa de las leyes, el funcionario comentó que una de las medidas que se realizarán es reunirse con la Dirección de Catastro y la Comisión de Piedemonte para restringir los avances urbanísticos en ese territorio.
 

Otros lineamientos del PPOT

En un resumen del proyecto, desde la Secretaría de Ambiente se afirma que el plan pretende hacer foco en “la necesidad de la planificación integrada del hábitat, la mitigación de riesgos ante amenazas naturales y antrópicas, la conectividad y accesibilidad para la integración de la provincia propiciando la movilidad sustentable, el desarrollo económico y energético según la vocación de territorio y la gestión integrada de recursos hídricos”.

Otro de los fines del plan es el compromiso con el desarrollo sustentable: “Se apuesta por un modelo de ciudad compacta, que evite los procesos de expansión urbana indiscriminada, el consumo innecesario de recursos naturales y de suelo, la fragmentación del territorio y la segregación social”, manifiesta el documento.

El PPOT tiene una vigencia estipulada de 30 años. Desde la fecha de su aprobación por el Poder Legislativo, se establecen instancias para aplicar las diversas medidas en el corto, mediano y largo plazo; de 6, 18 y 30 años respectivamente.

Con respecto a la importancia de este plan, el Gobernador aseguró que es muy importante establecer un ordenamiento del territorio, ya que el 70 % de la población de la provincia se ha concentrado en el área del Gran Mendoza. En tanto, Mingorance aseguró que el proyecto es un ejemplo de vanguardia a nivel nacional y Laura Montero destacó la participación y colaboración ciudadana que hubo en la elaboración del plan.