Olas de calor tempranas, valores “extremadamente altos” y un diciembre récord

Juan Rivera es investigador del Conicet, como especialista en Ciencias de la Atmósfera colaboró en un estudio de la World Weather Attribution (WWA) y habló con Unidiversidad para analizar cómo el calentamiento global está provocando fenómenos extremos cada vez más usuales.

Olas de calor tempranas, valores "extremadamente altos" y un diciembre récord

Ola de calor tempranas: ¿Por qué Argentina tuvo el diciembre más caluroso de todo el mundo? Foto: World Weather Attribution (WWA).

Sociedad

Cambio climático

Unidiversidad

Ernesto Gutiérrez

Publicado el 29 DE DICIEMBRE DE 2022

Este 2022 se caracterizó por ser un año mucho más caluroso y agobiante que los anteriores. De hecho, es algo que ha quedado de manifiesto en Mendoza como en el resto del país ya que, por primera vez en mucho tiempo, las denominadas “olas de calor” iniciaron su temporada a fines de noviembre, cuando, histórica y generalmente, han dicho presente recién durante el mes de diciembre. Pero, ¿a qué se debe este repentino cambio en las temperaturas?

Según el licenciado en Ciencias de la Atmósfera, doctor en Ciencias de la Atmósfera y los Océanos e investigador del Ianigla/Conicet, Juan Rivera, quien contribuyó en un estudio de la World Weather Attribution (WWA), “el cambio climático -causado por el hombre- hizo que la ola de calor récord en el norte de Argentina a principios de diciembre fuera aproximadamente 60 veces más probable”.

“Más allá de la contribución humana que determinó el estudio, existen también algunos mecanismos físicos propios de la dinámica de la atmósfera que son responsables de la ocurrencia de olas de calor en el centro y norte del país, como por ejemplo, los bloqueos atmosféricos, que favorecen a que masas de aire cálido se estacionen en una determinada región por un período prolongado de tiempo”, explicó.

Si bien el informe no profundiza en los mecanismos que generaron la ola de calor, detalló Rivero, es algo que queda para seguir analizando este evento, dado que involucra escalas temporales muy diversas.

“Cabe destacar que esta ola de calor ocurre en simultáneo con una sequía que viene afectando desde hace varios años en la región, lo cual es un ingrediente que también potencia los efectos de la ola de calor. Un ejemplo es lo que se vivió a mediados de noviembre de 2022, gran parte del norte y centro de Argentina y los países vecinos experimentaron temperaturas inusualmente altas. Más tarde, una segunda ola de calor a principios de diciembre dejó temperaturas que superaron los 40 grados en 24 estaciones meteorológicas, cuatro de ellas por encima de 45 grados”, detalló.

Para el investigador del Ianigla, existe una creciente preocupación en Argentina y América del Sur por las olas de calor, que se han vuelto más frecuentes y severas en las últimas décadas. Estos acontecimientos recientes son un claro ejemplo de ello.

“La estación de Rivadavia, ubicada cerca de la frontera con Bolivia y Paraguay, registró 46 grados de temperatura máxima durante el 7 de diciembre, convirtiendo a la región en una de las más calurosas del mundo durante ese día. Durante la ola de calor, nueve localidades del norte de Argentina registraron su temperatura máxima más alta de diciembre”, resaltó.

"En Mendoza, la estación Mendoza Aero registró el 5 de diciembre una anomalía de temperatura máxima de 8.1 grados por encima del promedio; mientras el 9 de diciembre, la mínima estuvo 8 grados por encima de la media Foto: Télam.

“En la provincia, la situación fue similar ya que las temperaturas máximas y mínimas estuvieron muy por encima del promedio durante el mes de diciembre -continuó-. Por ejemplo, la estación Mendoza-Aeropuerto registró el 5 de diciembre una anomalía de temperatura máxima de 8.1 grados por encima del promedio; mientras el 9 de diciembre, la mínima estuvo 8 grados por encima de la media. Son valores extremadamente altos. Valores similares se observaron según los registros de la estación San Martín, mientras que en Uspallata los incrementos alcanzaron los 9.3 grados el 11 de diciembre para la temperatura máxima y de 11 grados para la temperatura mínima del 8 de diciembre, muy por encima del promedio para la época”.

En todo el mundo, el cambio climático hace que las olas de calor sean más comunes, más largas y, claro está, más cálidas. Para cuantificar el efecto del cambio climático en las altas temperaturas en el norte y centro de Argentina y Paraguay, los científicos analizaron datos meteorológicos y simulaciones de modelos para comparar el clima actual, 1,2 grados más caliente que en 1850, con el clima del pasado.

“El análisis de atribución, como se los conoce a estos estudios, se centró en la temperatura máxima diaria para el período más caluroso de la semana del 4 al 10 de diciembre de 2022. Los resultados mostraron que el cambio climático hizo que un evento como la ola de calor registrada en nuestro país sea aproximadamente 60 veces más probable que ocurra y 1,4 grados más caliente. Además, se determinó que ahora se puede esperar un evento similar aproximadamente una vez cada 20 años, con un 5 % de posibilidades de ocurrir cada año, pero que sin los efectos de las emisiones humanas de gases de efecto invernadero, habría sido un evento extremadamente inusual”, manifestó.

En lo que respecta a la provincia, Rivero sostuvo que, por el momento los pronósticos estacionales indican mayores probabilidades de registrar temperaturas normales o levemente por encima de los valores normales. Foto: Télam.

Lo que viene  

Además de esta ola de calor registrada en los meses de noviembre y diciembre en el norte y centro de Argentina y América del Sur, la WWA analizó también que se puede esperar en un futuro cercano.

“Si las temperaturas globales continúan aumentando, los eventos como estos serán más frecuentes e intensos. Por ejemplo, si las temperaturas medias globales aumentan solo 0,8 grados, es decir, hasta un calentamiento total de 2 grados, una ola de calor tan caliente como esta sería aproximadamente cuatro veces más probable de lo que es ahora. Mientras que una ola de calor que ocurre aproximadamente una vez en 20 años sería de 0,7 a 1,2 grados más caliente que ésta", señaló.

En lo que respecta a la provincia, Rivero sostuvo que, por el momento, los pronósticos estacionales indican mayores probabilidades de registrar temperaturas normales o levemente por encima de los valores normales.

“Del mismo modo, las precipitaciones estarían en niveles normales o levemente por encima de los valores normales. Habrá que ver cuando se incorpore la información del mes de diciembre si se observa algún cambio en los valores pronosticados. Eventualmente, en el futuro habrá algún año en el que se registren nevadas abundantes, pero de acuerdo a las proyecciones climáticas esto será más la excepción que la regla. El estudio de atribución nos muestra el rol determinante de las actividades humanas en el cambio climático, sabemos perfectamente lo que hay que hacer: reducir drásticamente y de forma urgente las emisiones de gases de efecto invernadero. Solo eso nos permitiría evitar un futuro en el que las temperaturas se incrementen a niveles que causarían impactos irreversibles en el planeta”, selló el investigador.

 

ola de calor argentina diciembre mes más caluroso ianiglaconicet