Pobreza infantil, un flagelo con consecuencias a largo plazo

El dato más preocupante que difundió el Indec tiene que ver con los niños y niñas: uno de cada dos es pobre. Un sociólogo analizó qué implica este indicador para el futuro.

Pobreza infantil, un flagelo con consecuencias a largo plazo

Foto: Prensa Gobierno de Mendoza.

Sociedad Unidiversidad Niñez / por Mariano Rivas / Publicado el 01 DE OCTUBRE 2019

Los números que brindó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) este lunes dieron cuenta de un aumento significativo de la pobreza a nivel nacional, pero también ratificaron que el sector más afectado es la niñez. De acuerdo al informe que difundió el organismo, en Argentina el 52,6 % de los niños y niñas (de 0 a 14 años) son pobres. Esto es problemático no solo para la cotidianidad de estas personas, sino también para su futuro, de acuerdo a lo que un sociólogo explicó a Unidiversidad.

“El número específico de un niño de cada dos niños en la pobreza no va a ser un problema de una sola generación, sino que el daño va a ser intergeneracional”, explica Octavio Stacchiola, sociólogo y becario doctoral del Conicet.

En primer lugar, las consecuencias para la postergada infancia argentina se ven en la actualidad y también se plasmarán de acá a las próximas décadas, explicó Stacchiola. Y en segundo lugar, la situación de vulnerabilidad no solo va a afectar sus condiciones materiales, como los ingresos y las posibilidades económicas. “Va a significar deficiencias tanto en el aspecto de la salud como en el educativo a la hora de pensar en su calidad de vida”, señaló.

Sin discriminar por sector etario, el índice de pobreza que difundió el Indec es del 35,4 % en el primer semestre del 2019. Mendoza está por encima del promedio nacional, con 37,6 % de pobres. De un semestre a otro, hubo un aumento de 6,8 puntos en la pobreza, teniendo en cuenta que en el informe del Indec sobre el segundo semestre de 2018 el porcentaje de pobres en Mendoza era del 30,7 %.

A nivel nacional, circunscribiéndose a niños y niñas, el número trepa hasta el 52,6 %. En nuestra provincia, esos datos todavía no están disponibles, pero ateniéndose a mediciones previas de la DEIE, la niñez también siempre fue más pobre que la media de la población. Por ejemplo, en octubre de 2017, la Encuesta de Condiciones de Vida de ese organismo arrojó un 27, 1 % de pobres, pero entre niños y niñas de 0 a 14 años, el 39,3 % estaba sometido a esa condición. Y se trata de números oficiales de hace dos años.

En Mendoza, más de 380 mil personas son pobres

El Instituto Nacional de Estadística y Censo (Indec) informó que el índice de pobreza en Mendoza del primer semestre de 2019 alcanzó el 37,6%, más de dos puntos por encima de la media nacional, que se ubicó en 35,4%.

Los programas sociales: un paliativo que no alcanza

“Desde 1983, con la recuperación de la democracia, hasta la actualidad, sin distinguir la fuerzas políticas que han estado al mando, nunca se ha logrado perforar el 20 % de pobres. Por lo tanto, eso se ha transformado ya en una condición estructural de la democracia argentina que tiene que ver con la desigualdad”, explicó el sociólogo.

El de la pobreza es un problema complejo que debe atenderse con urgencia, por los chicos y chicas que hoy mismo no tienen qué comer y, a la vez, con una mirada a largo plazo. En ese contexto, ¿qué tan útiles son los programas sociales, como la Asignación Universal por Hijo (AUH)?

“Las dos problemáticas generales que tienen estos programas es que lo que se intenta hacer es un complemento a ingresos del hogar devaluados, es decir que parte de la premisa de que los ingresos de los jefes y jefas de hogar están deteriorados, y que entonces necesitan suplir este deterioro a partir de un ingreso extra”, planteó Stacchiola, y agregó: “Por otro lado, este tipo de paliativos que sirven para contener o para suplir una deficiencia a corto plazo no permite trabajar en un puente hacia un trabajo que les permita cumplir con todas las necesidades dentro del núcleo familiar”.

En ese sentido, el sociólogo dijo que se necesita mejorar el aspecto del trabajo en Argentina, pero que la situación del endeudamiento externo pone todavía más en riesgo eso: “Parece un panorama vidrioso porque el acuerdo con el FMI tiene dentro de su carpeta reformas laborales que van a ir en detrimento de estas necesarias mejoras de las condiciones laborales”.

Mendoza, una de las provincias con mayor pobreza infantil

Un nuevo informe de la Universidad Católica Argentina informa que entre un 47 % y 60 % de los niños de nuestro país son pobres. Las estimaciones de la Encuesta de la Deuda Social Argentina (EDSA) establecen que casi la mitad de la infancia pertenece a hogares que no logran reunir los ingresos necesarios para adquirir una canasta básica.

“Van de merendero en merendero”

Norma Moya, del comedor Arco Iris en el Barrio La Favorita, habló en “Te digo lo que pienso”, que se emite por Radio Nihuil, sobre cómo es el día a día en un establecimiento de esas características.

“A las 6 de la tarde hay merienda. El único día que se hace almuerzo es el día miércoles. Es la comida para un día. No puedo darles a los chicos para el mediodía y la noche, no llego”. También contó: “Acá no hay carne, no se les ha podido dar carne molida en todo el año (…) Está tan difícil la cosa que ya vengo hace dos semanas dando fideos hervidos con ensaladas y huevo picado arriba”.

Además de referirse a la dificultad para conseguir comida y de que no pueden recibir nada de parte del Banco de Alimentos por no tener la personería jurídica, Moya destacó que, además del comedor Arco Iris, en la Favorita hay “uno más que es al que le traen la comida y la reparte, y como cuatro merenderos más. La gente va a mi merendero el lunes y miércoles, a otro merendero acuden el martes y jueves, y así. Van de merendero a merendero”.