Ser parte de torneos internacionales

La historia desde sus inicios. Cien años de pura pasión. Aquí, el retorno a Primera y su estreno en copas internacionales.

Ser parte de torneos internacionales

Los once que jugaron ante Palmeiras en el último partido disputado por Copa Libertadores. Foto: gentileza Club Godoy Cruz

Deportes Radio U El Suplementario / Centenario del Tomba / por Carolina Quiroga para Radio U / Publicado el 31 DE MAYO 2021

Luego de perder la Promoción ante Huracán y regresar a la B Nacional, Godoy Cruz, lejos de caerse, se sostuvo ante la adversidad y mantuvo la expectativa de que podía lograr nuevamente el ascenso. Así, con el Checho Batista primero y Daniel Oldrá después, volvió a ascender tras un año en la B Nacional.

Durante su permanencia en la segunda división del fútbol argentino, por segunda vez, Godoy Cruz jugó 38 partidos –el torneo había retomado su formato largo–, de los cuales ganó 19, empató ocho y perdió 11. Se coronó subcampeón del certamen, por debajo del líder San Martín de Tucumán, y logró la segunda plaza de ascenso directo a la Primera A. Esto fue en la temporada 2008-2009: tan solo un año después del descenso, el Tomba retornaba nuevamente al máximo escalafón. Nunca más volvió a perder la categoría; hoy 13 años después, aún con altibajos, la mantiene.

Durante su estadía en la segunda división, el Tomba se vio las caras con un viejo clásico: la Lepra. El primer encuentro se disputó en el Malvinas Argentinas y fue triunfo para Godoy Cruz por 3 a 2. En el partido de vuelta, unas fechas después, los de la Bodega eran candidatos serios para luchar el ascenso y quedarse con el campeonato. Por su parte, la Lepra debía ganar para no sufrir con los promedios. El encuentro terminó a favor del Expreso 1 a 0, con gol de David Fernández, y Godoy Cruz dio un paso importante para volver a la máxima categoría del fútbol argentino. El encuentro se recuerda hasta el día de hoy porque, en el partido previo, unos malintencionados ingresaron al club Godoy Cruz acabado el encuentro y se robaron la indumentaria del Tomba. David Fernández –que había marcado un gol en el primer partido– rescató sus botines rojos de todo el altercado. El Fideo volvió a usar los botines y a marcar un gol frente a los leprosos en su casa, en el Estadio Bautista Gargantini. Fue todo un desquite.

 

El retorno a Primera y los torneos internacionales

Después de la disolución de los antiguos Campeonatos Nacionales, Godoy Cruz se convirtió en el primer club de la región cuyana en alcanzar el ascenso a primera –luego siguió San Martín de San Juan–. Además, se adjudicó ser el equipo cuyano que más temporadas jugó en Primera División.

La mejor parte de esta etapa en la historia del Bodeguero se abrió con la participación en copas internacionales, otro capítulo dorado en las páginas del club. El team mendocino participó en las ediciones 2011, 2012, 2017 y 2019 de la Copa Libertadores, y las 2011 y 2014 de la Copa Sudamericana, que son, y serán por siempre, motivo de orgullo para la parcialidad tombina.

Todo comenzó en la antesala de la pretemporada de verano 2009-2010. Omar “El Turco” Asad asumió la dirección técnica que, meses después, se convertiría en la llave para el pase internacional.

El Torneo Clausura 2010 significó una excelente campaña para el club. Terminó tercero y cosechó 37 puntos, hecho que lo ubicó como el club indirectamente afiliado a la AFA con más puntos en un torneo corto, 44. De esta manera, bajo la dirección técnica de Omar Asad, Godoy Cruz clasificó a la Copa Libertadores por primera vez en su historia. Fue el quinto equipo del interior en clasificar a este certamen, el segundo no afiliado directamente a AFA en alcanzarlo –luego de Talleres de Córdoba en 2002– y el primero de origen mendocino en hacerlo.

En el Clausura siguiente el equipo repitió el logro –ya bajo la dirección técnica de Jorge Da Silva–, se ubicó tercero nuevamente, y obtuvo de ese modo la plaza para jugar la Copa Sudamericana 2011. Manteniendo un gran desempeño, el Tomba consiguió hacerse un lugar en la Copa Libertadores 2012. Dos años más tarde, Godoy Cruz volvería a hacerse un sitio en la Sudamericana 2014, aunque no pasaría de fase como en la primera edición en la que participó, donde avanzó a los octavos de final y allí quedó eliminado.

Fueron todas presentaciones dignas y destacables de un equipo que poco a poco se iba acomodando entre los grandes, pero ninguna se compara con la euforia que generó el 2017 en cuanto a certámenes internacionales. Con el cuarto lugar en la tabla de posiciones, el Tomba accedería nuevamente a jugar el torneo continental de la mano de su actual técnico, Sebastián Méndez. No obstante, los reveses del fútbol hicieron, ese año, que el Gallego dejara su cargo y que por él ingresara Lucas Bernardi, que con mucha convicción llevó al Tomba por primera vez en su historia a los octavos de final de la Copa Libertadores. La proeza se repetiría nuevamente en 2019.