¿Puede el agua subterránea ser una solución para la crisis hídrica de Mendoza?

Según un informe de la ONU, la escasez del agua superficial por el cambio climático aumentará la dependencia de las aguas subterráneas, que constituyen el 99 % del agua dulce en estado líquido de la Tierra.

¿Puede el agua subterránea ser una solución para la crisis hídrica de Mendoza?

Foto: Blog del Agua

Medio Ambiente

Crisis hídrica

Unidiversidad

Emilio Murgo

Publicado el 06 DE ABRIL DE 2022

En tiempos de cambio climático, las aguas subterráneas tienen el potencial de proporcionar a las sociedades beneficios sociales, económicos y medioambientales. Sin embargo, pese a su enorme importancia, este recurso natural suele ser subestimado y no se utiliza de manera correcta. De hecho, en muchas ocasiones, tanto el agua superficial como el agua subterránea se gestionan de mala manera e incluso se sobreexplotan.

En este sentido, teniendo en cuenta la escasez de agua en muchas partes del mundo (claramente, Mendoza no es la excepción), no se puede pasar por alto el gran potencial que tienen las aguas subterráneas y la necesidad de gestionarlas de manera adecuada.

“El agua subterránea, básicamente, es un recurso muy importante que tiene su origen, en el caso de Mendoza, en las precipitaciones de nieve: por un lado, parte de esa nieve se derrite y forma nuestro ríos y arroyos; por otra parte, se infiltra en la cordillera y se incorpora a los suelos, que cuentan con ciertos espacios o poros para ir almacenando el agua. Es decir, nuestros acuíferos son como ‘esponjas’ que están debajo de nuestro suelo en los que se almacena agua", explicó a Unidiversidad Juan Andrés Pina, subdirector de Aguas Subterráneas del Departamento General de Irrigación.

En la provincia de Mendoza, hay agua subterránea en gran parte de su superficie. El problema es que no en todos los lugares es accesible de la misma manera. En algunos lados, el agua se encuentra muy cerca de la superficie, y hay otros donde se encuentra muy profundo, con lo que su extracción se hace más difícil y resulta más cara, ya que se requiere de más energía para poder extraerla”, señaló Pina.

Las aguas subterráneas constituyen la mitad del volumen de agua extraída para uso doméstico por la población mundial y alrededor del 25 % de toda el agua extraída para el riego, con las que se riega el 38 % de todas las tierras de regadío del mundo.

“Otra particularidad a tener en cuenta es la calidad del agua subterránea, dado que, a medida que se encuentra a mayor nivel de profundidad, va cambiando sus características y absorbe las sales del suelo, lo que produce que cambie la calidad del agua. Por ende, en algunos puntos de la provincia, se tiene una muy buena calidad de agua subterránea y se la puede utilizar para consumo; pero en otras zonas, no es apta ni siquiera para el riego. Esto se debe a la cantidad de sales y minerales, por lo que el agua solo sirve para dotar de bebida al ganado o regar determinados tipos de cultivos”, afirmó el subdirector de aguas subterráneas.

Según un informe publicado por la ONU, el agua subterránea compone aproximadamente el 99 % de la totalidad del agua dulce en estado líquido y está repartida por todo el planeta.

Cuántos pozos de agua hay en Mendoza

Desde la Superintendencia General de Irrigación, afirman que en la provincia de Mendoza hay habilitados alrededor de 20.000 pozos registrados, de los cuales 3000 son de uso común; de los otros 17.000, alrededor de 9000 son los que están activos. Estas perforaciones hacen uso de las aguas subterráneas para riego. De aquí, alrededor de 120 mil son hectáreas que se riegan con agua subterránea, y de ellas, la mitad (60 mil) utilizan solo este medio para el riego.

A la hora de analizar los permisos y los derechos al acceso de los pozos, Pina afirmó: “Por un lado, los nuevos permisos de perforación se tramitan con el Superintendente de Irrigación. Para ello, primero se realiza el trámite en sí, luego se avanza con el procedimiento administrativo y con la concesión (esto significa el paso definitivo por el cual se autoriza el uso del agua). Por el otro lado, se está gestionando y trabajando para que los permisos y los trámites salgan lo más rápido posible; para ello, las gestiones para la perforación de los pozos pueden hacerse de manera digital”.

Cómo saber cuánta agua le toca a cada poblador

“Lo que se hace es una análisis técnico que tiene que ver con la demanda de agua. En aquellos lugares donde no hay zona de restricción, lo que se busca es analizar qué se está demandando, qué agua requiere ese productor, y en función de esto, se analiza el volumen que se autoriza. En aquellas propiedades en las cuales ya hay perforaciones y estas ya cuentan con un derecho de agua superficial, lo que se busca es hacer una análisis integral de la propiedad para determinar cuál es la demanda hídrica total de la propiedad”, agregó.

¿Puede el agua subterránea ser una solución para la crisis hídrica?

Todas las previsiones del cambio climático nos dicen que la oferta de agua va a ser menor que la demanda actual, partiendo de la base de que llevamos más de 10 años en crisis hídrica. Los pronósticos afirman que va a ser peor, por lo que las recargas de nuestro acuíferos va a ser menor a la que estamos teniendo en estos momentos.

“Los acuíferos de la provincia han sufrido una retracción de agua en los últimos años y se prevé que los recursos para los próximos años van a ser escasos, es por ello por lo que necesitamos realizar un uso más eficiente del agua, tanto del agua superficial como del agua subterránea”, expresó Pina.

“Si nosotros somos altamente eficientes y tratamos de hacer el mejor uso posible del agua subterránea (también con el agua superficial), tenemos la posibilidad de lograr un desarrollo sustentable, en el cual podamos equilibrar el desarrollo económico, el productivo, las necesidad de la sociedad y el cuidado del medio ambiente”, finalizó el funcionario de Irrigación.

Fuente: ONU

puede el agua subterránea ser una solución para la crisis hídrica de mendoza crisis hídrica mendoza medio ambiente