Scioli, su rol clave en Producción y en el intento de unidad del Frente de Todos

El actual embajador de Brasil asumirá al frente del Ministerio de Desarrollo Productivo tras la finalización de la Cumbre de las Américas. Es una cartera crucial en la promoción del crecimiento, uno de los temas que siempre lo obsesionaron.

Scioli, su rol clave en Producción y en el intento de unidad del Frente de Todos

Daniel Scioli / Foto: Notinor Jujuy

Nacional

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 06 DE JUNIO DE 2022

El embajador en Brasil, Daniel Scioli, exvicepresidente de la Nación, exgobernador bonaerense y candidato a presidente por el Frente de la Victoria en las elecciones de 2015 que terminaron con el triunfo de Mauricio Macri, fue confirmado como ministro de Desarrollo Productivo en reemplazo de Matías Kulfas, en lo que promete ser un capítulo más de una prolífica carrera política iniciada en los años '90 en las filas del Justicialismo. Asumirá como ministro una vez que concluya la IX Cumbre de las Américas de Los Ángeles, Estados Unidos.

La designación de Scioli se produce luego de que el presidente Alberto Fernández le pidiera la renuncia a Kulfas, tras considerar "éticamente reprochable" la difusión de un informe 'en off' sobre el proceso licitatorio del gasoducto Néstor Kirchner. La jornada había comenzado con la acusación de la vicepresidenta Cristina Fernández a "funcionarios del propio gobierno" de "ejecutar ataques, sin dar la cara, mintiendo y utilizando periodistas".

En este contexto, la llegada de Scioli es una forma de refirmar la unidad del oficialismo que el viernes pasado exhibieron el Presidente y la Vicepresidenta cuando encabezaron en el predio de Tecnópolis un acto por el centenario de la creación de YPF.

La renovación del Gabinete, que sumó además a Agustín Rossi en la Agencia Federal de Inteligencia, fue el colofón de un día atravesado por la acusación de la vicepresidenta Cristina Fernández, quien se quejó de la nota en off y responsabilizó por ella a "funcionarios del propio gobierno del Frente de Todos" que "ejecutan ataques, sin dar la cara, mintiendo y utilizando periodistas".

Poco después, Fernández le solicitaba la dimisión a Kulfas pero antes subrayó desde su cuenta oficial de Twitter que consideraba "éticamente reprochable hablar en off en desmedro de otro" y que no avalaba "esos procederes"; la decisión fue comunicada a las 14:20 por la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti.

En los máximos niveles del Ejecutivo lamentaron que Kulfas deje la gestión pero consideraron una gran equivocación que se utilice un texto en off como réplica a lo que Cristina Fernández de Kirchner había planteado el viernes a la noche en Tecnópolis, donde solicitó que el Grupo Techint "haga acá, en Argentina, la chapa laminada que producen en Brasil para los caños" que se utilizarán en el gasoducto.

El contrapunto fue cobrando tensión, luego de que la empresa estatal Energía Argentina (exEnarsa) reprodujera íntegramente el off escrito a través de un comunicado en el que lo calificó como como una "nota carente de conocimiento técnico", en particular del proceso licitatorio, y donde además rechazó la acusación de que se había armado "un pliego de licitación a la medida de Techint".

Desde Energía Argentina señalaron que el trazado del gasoducto requiere de "alcances técnicos" específicos, que determinan "los espesores de los caños" a usar, y así respondieron uno de los puntos que les reprochaba la nota atribuida a la cartera de Desarrollo Productivo, el de -supuestamente- haber armado "un pliego de licitación a la medida de Techint" porque la chapa que ese grupo empresario fabrica en Brasil es de 33 mm de espesor cuando en Europa se utilizan caños de 31 mm.

"Previo a iniciar el proceso licitatorio, Energía Argentina procedió a solicitar a la Cámara Argentina de Fabricantes de Caños y Tubos de Acero que indicara qué empresas podían cumplir con dichos requisitos técnicos. La respuesta fue que solo SIAT S.A. cumplía", replicaron desde la empresa, y agregaron que a pesar de esto realizaron "un proceso licitatorio internacional para convocar a empresas extranjeras", pero finalmente solo SIAT S.A. presentó oferta.

SIAT S.A., única oferente para el suministro de la chapa laminada, es controlada por Tenaris, compañía del grupo Techint que fabrica tubos y brinda servicios para la industria energética, mientras que para la adquisición de válvulas, añadieron desde Energía Argentina, "el proceso licitatorio aún se encuentra abierto y será declarado fracasado debido a que ninguna de las ofertas cumple con los plazos de entrega solicitados".

Con esas afirmaciones, la empresa a cargo de la licitación rechazó los dos cuestionamientos que contenía el informe en off, el supuesto favorecimiento a Techint y la adjudicación a "una importadora extranjera en lugar de un fabricante argentino que ofrecía precios y condiciones similares, incumpliendo el compre nacional".

En el mismo sentido de negar las críticas sobre el proceso licitatorio, se pronunció el secretario de Energía, Darío Martínez, quien reposteó desde sus redes la desmentida de Energía Argentina y remarcó que "las obras del gasoducto Néstor Kirchner se han realizado de acuerdo a todas las especificaciones técnicas y cumpliendo todos los plazos que demanda una obra tan importante".

El viernes, al finalizar el acto por el centenario de YPF en Villa Martelli, Kulfas se había referido al reclamo de la Vicepresidenta para que Techint traslade una línea de producción a la Argentina para fabricar en el país la chapa laminada y no importarla desde Brasil.

En diálogo con radio AM750, Kulfas dijo que IEA (nombre anterior de Energía Argentina) es conducida "por gente que tiene una relación muy cercana" con ella, y es "la empresa que hace la licitación (del gasoducto) y la que establece las condiciones".

La presidenta del Senado definió las críticas al proceso licitatorio como "ataques" de "funcionarios del propio gobierno del Frente de Todos" a los que consideró "muy injustos" y "dolorosos" pero "lo peor de todo", insistió, es que se ejecutan "sin dar la cara, en off, mintiendo y utilizando periodistas".

 

La carrera de Scioli y su desempeño en Brasil

Fernández tiene previsto partir hacia la Cumbre de las Américas este martes en horas de la mañana, acompañado por una comitiva reducida de colaboradores y un grupo de periodistas acreditados.

El mandatario le tomará juramento a Scioli a su regreso de la cumbre, en la que participará como gobernante de la Argentina y presidente pro-témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

El viaje presidencial a Los Ángeles para asistir a la cumbre, como también una serie de cuestiones que Scioli debe resolver en Brasil antes de retornar a la Argentina, contribuyeron a que la jura del actual embajador se postergue unos días. De ese modo, el excandidato presidencial de 2015 deberá suspender la labor diplomática para asumir una cartera clave en la promoción del crecimiento, uno de los temas que siempre lo obsesionaron.

Scioli obtuvo consideración pública a principios de los '90 al participar de competencias de motonáutica que en aquella década captaban la atención del público televisivo.

Esa notoriedad le valió obtener por parte del entonces presidente Carlos Saúl Menem un beneplácito para iniciar un recorrido público que comenzó en 1997 con una banca de diputado de la Nación por el Partido Justicialista

Con una historia que mezcla la épica deportiva, el pasado empresario, su empatía con los medios de comunicación, Scioli supo con esa experiencia barrenar los vaivenes del peronismo durante los últimos 25 años, al punto de convertirse en uno de los protagonistas de la política argentina.

Scioli fue definido a lo largo de los años por sus compañeros de militancia como "un hombre que no habla mucho" pero que "tiene una firme convicción de cumplir con lo que se propone, con mucha paciencia y siempre poniendo la otra mejilla a las críticas", lo que lo fue transformando en un dirigente con una imagen incombustible.

Aquel segundo hijo de un importante empresario de electrodomésticos dueño de "Casa Scioli", fue muchas veces subestimado por sus discursos pocos creativos o reiterativos con palabras comunes como "fe" y "esperanza".

Otro de los fuertes vientos que logró superar el exmotonauta fue la constante desconfianza de algunos dirigentes que lo apuntaban como "poco leal" al proyecto que inició en 2003 Néstor Kirchner y que lo tuvo como vicepresidente hasta 2007.

Nunca se alejó del kirchnerismo a pesar de las diputas internas que lo envolvieron en los doce años que ese espacio político gobernó Argentina.

Al hombre nacido el 13 de enero de 1957 y que vivió sus primeros años en el barrio porteño de Villa Crespo, muchos políticos y empresarios lo imaginaron enfrentado con Cristina Fernández cuando ejercía la presidencia, sin embargo, fue ella quien lo ungió como candidato del Frente de la Victoria en 2015.

Con su estilo que conjuga la clásica liturgia de un dirigente peronista con los modos de un empresario, siempre preocupado por mantener una buena relación con los medios, Scioli supo ganarse la confianza y el respeto del kirchnerismo y de los demás sectores que integran el peronismo.

Amante de la actividad deportiva e hincha de Boca Juniors, convirtió a su lugar en el mundo, Villa La Ñata -en el municipio de Tigre-, en una importante sede para el futsal profesional.

Como empresario también fue representante de Electrolux en Argentina; y en la función pública fue vicepresidente (2003-2007); gobernador bonaerense (2007-2015); diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires (1997-2002); secretario de Turismo y Deporte (2002); vicepresidente a cargo del PJ; pero a Scioli le faltaba un diploma universitario y en septiembre se recibió de Licenciado en Comercialización de la UADE.

El alumno que inició sus estudios primarios en el Colegio Ward, durante los años que vivió en Ramos Mejía, y que continuó la secundaria en el Carlos Pellegrini, cumplió la promesa que tenía con su fallecido padre José -su madre se llamaba Esther Méndez- y se graduó en la Universidad Argentina de la Empresa.

A pesar de sus relevantes cargos en la función pública, sus apariciones mediáticas y su historia deportiva, en la memoria popular todavía quedan las imágenes del trágico accidente náutico en 1989, que le provocó la pérdida total de su brazo derecho y lo marcó para toda la vida.

En 2015, en los días finales de la campaña electoral de cara al balotaje, protagonizó un memorable debate con Macri, en el que anticipó muchas de las medidas que tomaría en el gobierno el líder del PRO como el retorno al Fondo Monetario Internacional (FMI) y los despidos en el sector público y privado que se sucedieron en el gobierno de Cambiemos.

Volvió a la Cámara de Diputados en las elecciones legislativas de 2017, cuando ocupó el quinto puesto en la lista de candidatos de Unidad Ciudadana, que llevó como postulante a primera senadora a Cristina Fernández.

Alberto Fernández lo invitó a presenciar el primer debate presidencial de cara a las elecciones de 2019, y al mirar a cámara señaló a Macri y le espetó: "Hace cuatro años, hubo un candidato que mintió y otro que dijo la verdad. Uno está en este escenario, y el otro se encuentra en el auditorio".

Tras ganar esos comicios, Fernández lo designó como embajador en Brasil para manejar la relación con el principal socio comercial del país que se prefiguraba como conflictiva bajo la presidencia del derechista Jair Bolsonaro, pero Scioli supo mantener desde Brasilia una relación protocolar que aseguró la continuidad del vínculo comercial con el país vecino.

En función de ese desempeño como diplomático en Brasil, de su lealtad con el Gobierno y el kirchnerismo y de su templanza a la hora de hacer política y ejecutar decisiones, Scioli vuelve al Gobierno en un área clave para asegurar la recuperación de la economía y el crecimiento de la producción que se verifica tras la pandemia de coronavirus. Tendrá, en definitiva, una tarea importante para asegurar las chances del Frente de Todos de cara a los comicios del 2023.

Fuente: Télam y Martín Piqué para Télam

scioli ministerio de produccion brasil kulfas