Si avanzaras un paso por cada labor de cuidado que realizás, ¿qué tan lejos llegarías?

La campaña “Contemos los cuidados”, encabezada por ONU Mujeres, convocó a veinte personas para evidenciar, mediante una dinámica lúdica, la desigualdad de género en materia de trabajos de cuidado. Estas tareas no solo se dedican a las infancias, sino también a personas mayores y con discapacidad.

Si avanzaras un paso por cada labor de cuidado que realizás, ¿qué tan lejos llegarías?

Experiencia social #ContemosLosCuidados. Foto: prensa

Sociedad

Sexo, género y diversidad

Unidiversidad

Julia López

Publicado el 18 DE NOVIEMBRE DE 2021

La campaña #ContemosLosCuidados apunta a visualizar y reconocer los trabajos domésticos y de cuidado para redistribuirlos en una organización social igualitaria. A través de una experiencia social con veinte participantes, quedó en evidencia que las mujeres y personas LGBTI+ son las que asumen la mayor carga sin ningún reconocimiento a cambio. 

El programa en el que se enmarca enfoca con perspectiva de género la crisis socioeconómica a raíz de la pandemia, y busca promover la autonomía económica de las mujeres y el cuidado de las personas mayores y con discapacidad en Argentina. ONU Mujeres encabeza la campaña, que también está organizada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD Argentina), el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad (MMGyD), PAMI y la Agencia Nacional de Discapacidad (Andis).

El spot de lanzamiento de la campaña muestra la dinámica que convocó a veinte personas de perfiles diversos –diferentes en cuanto a su género, edad, origen– para responder cincuenta preguntas sobre su experiencia con los cuidados. En una especie de pista rectangular, debían dar un paso hacia adelante si su respuesta era afirmativa. Se buscaba que pudieran reflexionar acerca de la sobrecarga, el tiempo dedicado a esos trabajos y el impacto de sus vidas.

Las preguntas eran variadas: “Durante tu infancia, ¿alguien te cuidó?”; “¿Tu principal cuidadora fue una mujer?”; “¿Cuidás a alguna persona que lo necesita?”; “¿Higienizás, bañás o vestís a alguien?”; “¿Trasladás a alguien a un centro de salud?”; “¿Llevás a la escuela o instituciones educativas o recreativas?”; “¿Realizás trámites para o con una persona mayor o con discapacidad?”.

Lo llamativo del video es que, con cada paso que van dando las personas, el trabajo de cuidado se puede realmente contabilizar y apreciar por parte de quienes participan. Quedó demostrado que las mujeres asumen la mayor carga. 

Es decir, se visualizó en una escala pequeña una realidad: que el 86 % del trabajo remunerado de cuidado está en manos de mujeres –son el 17 % de las mujeres asalariadas del país–. En promedio, ellas ocupan el doble de tiempo que los varones en trabajos de cuidado no remunerados –6,4 horas diarias, frente a las 3,4 de ellos–.

Esta herramienta audiovisual se planteó como un disparador sencillo para ayudar a conversar sobre estos temas y, a la vez, abrir un espacio de reflexión entre personas cercanas, amistades, familiares y colegas. El objetivo es poder discutir cómo está organizado el cuidado y buscar opciones para distribuirlo de manera igualitaria.

 

Vejez, discapacidad y corresponsabilidad

En la presentación de la campaña, participaron representantes de todas las agencias que la organizan. Verónica Baracat, coordinadora del programa país de ONU Mujeres en Argentina, aseguró que buscan “generar evidencia para el diagnóstico y formulación de políticas públicas efectivas” y la campaña se aboca a generar estrategias de sensibilización y comunicación, pensando especialmente en personas mayores y con discapacidad.

“Cuando hablamos de cuidados, muchas veces el foco está puesto en el cuidado de los niños y las niñas, y se olvida la sociedad de que las personas adultas mayores y con discapacidad también requieren cuidados, que llevan muchísimo tiempo y, en general, es un área donde faltan muchísimos servicios e infraestructura”, apuntó. 

Remarcó que las mujeres son las principales cuidadoras, ya sea con trabajo remunerado o no. Esas barreras que impone el patriarcado impiden que la población femenina y feminizada se pueda desempeñar y desarrollar en otros ámbitos.

En este sentido intervinieron Sebastián Amaro y Maite Blanco, en representación de PAMI. Contaron que Argentina es un país con un proceso de envejecimiento muy avanzado, ya que más de 7 millones de personas tienen más de 60 años –el 16 % de la población–. 

Con el envejecimiento, devienen situaciones de dependencias básicas y es sobre ese punto que hay que trabajar, intersectando la perspectiva gerontológica con la de género. El objetivo es apuntar a la corresponsabilidad en términos de género, pero también en términos generacionales, “sobre todo porque las personas mayores no solo necesitan cuidados, sino que también siguen brindándolos”. 

Captura del spot de la campaña #ContemosLosCuidados

Al visibilizar, reconocer y poner en valor el trabajo doméstico, se puede pensar en una organización más igualitaria en esta materia. “El hecho de ser mujer no es una condición que nos convierte necesariamente en cuidadoras”, puntualizó Blanco. 

De parte de la Andis, participaron Greta Pena y Verónica González. En Argentina, hay alrededor de 6 millones de personas con discapacidad, de las cuales 1,5 millones están certificadas y 1,1 millones reciben una pensión. Pena aseguró que la novedad es que la perspectiva de género incorpore la de discapacidad y viceversa. La propuesta es promover el modelo social de la discapacidad, que apunta a trabajar en la adaptación del entorno para favorecer la autonomía e independencia de las personas con discapacidad.

“Un porcentaje alto de nuestra población siempre está visibilizado desde una situación pasiva y receptora de beneficio social, y en esta campaña quisimos hacer hincapié en las cuestiones que tienen que ver con las personas con discapacidad en su rol de cuidadoras, en un rol activo”, señaló Pena. 

Diego Borisonik aseguró que el aporte a la campaña desde el PNUD era “poder hablar de varones”: “Al hablar de las desigualdades en materia de cuidados, era importante –para poder trabajar y poder abordar la corresponsabilidad– hablarles a los varones, trabajar en esa deconstrucción”. Uno de los lineamientos principales para desarticular esas desigualdades tiene que ver con la deconstrucción de estereotipos y roles de género. La reflexión gira en torno a la función que han ocupado hasta ahora los varones, qué cuidados han recibido de sus padres y madres, e interpelar para notar esta desproporción.

En el mismo sentido intervinieron Cristian Silva y Alejandra Anoro, del MMGyD. Aseguraron adoptar una “visión integral” y reconocieron que “la desigual distribución del cuidado está en el origen de muchas de las desigualdades de género”. El trabajo es promover “un cambio cultural”.

Fuente: Prensa Campaña #ContemosLosCuidados

quiénes dedican más tiempo a los cuidados trabajos de cuidado desigualdad de género